¿QUÉ DICE LA BIBLIA ACERCA DE LA HOMOSEXUALIDAD?

¿Qué dice la Biblia acerca de la homosexualidad?

Hay personas que les gusta decir que la Biblia no condena la homosexualidad. Se citan y explican tanto los versículos usados fuera de contexto, como los que las personas usan para mostrar que la homosexualidad es algo equivocado. El mundo quiere cambiar las palabras de Dios y sus significados convirtiéndolas en algo más adecuado a sus deseos pecaminosos. Sin embargo, la verdad permanece: La Biblia condena la homosexualidad como un pecado. Vamos a mirar lo que dice:

  • Levítico 18:22: »No practiques la homosexualidad, al tener relaciones sexuales con un hombre como si fuera una mujer. Es un pecado detestable.
  • Levítico 20:13: »Si un hombre practica la homosexualidad, al tener relaciones sexuales con otro hombre como si fuera una mujer, ambos han cometido un acto detestable. Ambos serán ejecutados, pues son culpables de un delito de muerte.
  • 1ª Corintios 6:9-10: » ¿No se dan cuenta de que los que hacen lo malo no heredarán el reino de Dios? No se engañen a sí mismos. Los que se entregan al pecado sexual o rinden culto a ídolos o cometen adulterio o son prostitutos o practican la homosexualidad 10 o son ladrones o avaros o borrachos o insultan o estafan a la gente: ninguno de ésos heredará el reino de Dios.
  • Romanos 1:26-28: »Por esa razón, Dios los abandonó a sus pasiones vergonzosas. Aun las mujeres se rebelaron contra la forma natural de tener relaciones sexuales y, en cambio, dieron rienda suelta al sexo unas con otras. 27 Los hombres, por su parte, en lugar de tener relaciones sexuales normales, con la mujer, ardieron en pasiones unos con otros. Los hombres hicieron cosas vergonzosas con otros hombres y, como consecuencia de ese pecado, sufrieron dentro de sí el castigo que merecían. 28 Por pensar que era una tontería reconocer a Dios, él los abandonó a sus tontos razonamientos y dejó que hicieran cosas que jamás deberían hacerse.

Nota: Los pasajes anteriores son tomados de la Biblia, Nueva Traducción Viviente

La Biblia, claramente condena la homosexualidad. La misma, va contra el orden creado de Dios, el cual, creó a Adán, un hombre y a Eva, una mujer. Esto es lo que Dios ha ordenado como el medio norma por el cual llevamos a cabo el mandamiento de llenar la tierra (Gn 1:18). Lo que Dios ha establecido es lo que es correcto; no lo que el hombre pecador establece.

Sin embargo, la homosexualidad, a diferencia de otros pecados, tiene un juicio severo administrado por Dios mismo. Este juicio es simple: Dios los abandona a sus pasiones vergonzosas (Ro 1:26): “Entonces Dios los abandonó para que hicieran todas las cosas vergonzosas que deseaban en su corazón. Como resultado, usaron sus cuerpos para hacerse cosas viles y degradantes entre sí.” (Ro 1:24). Como resultado de esto, ellos no pueden ver más ni considerar sus hechos como vergonzosos, para posteriormente, pasar a promover su homosexualidad y condenar a otros porque no participan de su pecado. Por lo tanto, abandonados a sus propias pasiones vergonzosos, no habrá arrepentimiento y confianza en Jesús. Y sin Jesús, ellos no tendrán perdón. Y si perdón, no habrá salvación y sin salvación, solo habrá una condenación eterna en el infierno.

¿Cuál deberá ser la respuesta del cristiano al homosexual?

Solo porque alguien es un homosexual, no significa que no podamos amarlo(a) de acuerdo a al Escritura, o de orar por él/ella. La homosexualidad es un pecado y como cualquier otro pecado necesita ser tratado de la única forma posible: Ser llevado a la cruz  y arrepentirse por este pecado.

Entienda por favor, que no odio a los homosexuales. No me importaría si mi vecino(a) fuera homosexual. He tenido amigos homosexuales y los he amado de acuerdo a la Escritura de la misma forma como he amado a cualquier otra persona. Pero la Biblia dice que la homosexualidad es un pecado. Y como todos los que la practican son pecadores, las personas necesitan perdón. Y este perdón sólo puede ser encontrado en Jesús, que es el Señor, Salvador, el Rey resucitado. Como hombre cristiano amo a Jesús en sentido respetuoso y de confianza. ¿Por qué no lo pueden hacer Uds.? Jesús es, Dios en carne (Jn 1:1, 14) y murió para salvar a los pecadores y todos, somos pecadores.

Como cristianos debemos orar por la salvación de los homosexuales de la misma forma como lo haríamos por cualquier otra persona en pecado ya que, el hacerlo es la forma correcta. No queremos que nadie se pierda debido a su pecado. El ser humano es hecho a la imagen de Dios y en cierto sentido, ellos conservan todavía esa imagen aunque estén cometiendo un pecado grave. Por lo tanto, a los homosexuales, debemos mostrarles la misma dignidad como a cualquier otra persona con la que estamos en contacto. No los insulte. Tampoco los odie. Sin embargo, esto no significa que Ud. aprueba el pecado de ellos. No comprometa su testimonio por una opinión que es socialmente aceptable la cual, carece de piedad y verdad bíblica. Más bien, permanezca firme en la Palabra que Dios ha revelado y pacientemente, ámelo(a) como enseña la Biblia y ore por la salvación de él/ella.

Finalmente, espero que comprenda, que si Ud. es homosexual, no lo odio ni tampoco lo juzgo. Pero, pecado es pecado y la solución se encuentra en Cristo. Y tranquilo… lo sé. Sé que tengo que tratar con mis propios pecados.

EL CRISTIANISMO Y LA HOMOSEXUALIDAD

El Cristianismo y la Homosexualidad

Los homosexuales y las lesbianas han ganado considerable espacio en lo político y lo social no sólo en Estados Unidos sino también en otros países del mundo. Ellos por decirlo así, han “salido”, abandonado sus closets y están tocando en sus hogares. A través de la televisión, de la radio, de los periódicos y revistas, están predicando la doctrina de ellos acerca de la tolerancia, la igualdad, la justicia y el amor. No quieren que las personas los perciban como anormales o peligrosos; quieren ser aceptados y quieren que Usted les de la bienvenida con brazos abiertos, amorosos, aprobando lo que ellos hacen.

En muchos estados de Estados Unidos gran cantidad de proyectos de ley han sido introducidos por los políticos en favor de la homosexualidad asegurando que la práctica de la homosexualidad es un derecho protegido por la ley. En estos proyectos de ley se han introducido declaraciones que afectan a los empleadores, a arrendatarios y a colegios. A las iglesias posiblemente se les pediría que contraten un número determinado de homosexuales y lleven a cabo cursos de entrenamiento para “sensibilizar” a las personas los cuales serian también “requeridos urgentemente” en varios lugares de trabajo. Incluso, hay una legislación que obligaría al estado a pagar por la defensa de los asuntos de los homosexuales en demandas mientras que se requiere que el lado no homosexual de los ciudadanos sea el que pague estas cuentas de sus bolsillos. ¿Es esto justo? Claro que no. Pero la justicia no es el tema principal aquí. Se trata de ingeniería social. Piense acerca de esto: la comunidad homosexual quiere protección legal para tener relaciones sexuales con personas del mismo sexo. Y si esto no fuera suficiente, quieren que el punto de vista de ellos sea enseñado en los colegios, promovido en estaciones de radio e incluido en toda clase de medios escritos. 

Aún así, la Iglesia Cristiana no se ha parado firme ante esta situación. Cuando se ha denunciado la inmoralidad política, el grito de “separación de la iglesia y del estado” se levanta entre los llamados “religiosos intolerantes.” Pero cuando la comunidad homosexual intenta usar el poder político para tratar de controlar la iglesia y trabajar de acuerdo a sus agendas enseñando la homosexualidad en los colegios, tal clase de grito por parte de los intolerantes no es escuchado desde los corredores sagrados de los medios publicitarios. ¿Por qué? Porque no es correcto, en cuanto a política se trata, estar al lado de los Cristianos.

¿Qué dice la Biblia?

La Biblia como la Palabra de Dios, revela el carácter moral de Dios y forma la moral del Cristiano. La Biblia tiene mucho que decir acerca de la homosexualidad.

  • Levítico 18:22: “No te echarás con varón como con mujer, es abominación.”
  • Levítico 20:13: “Si alguno se ayuntare con varón como son mujer, abominación hicieron; ambos han de ser muertos; sobre ellos será su sangre.”
  • 1ª Corintios 6:9-10: “¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idolatras, ni los adúlteros  ni los afeminados, ni los que se echan con varones, (“homosexuales” es la palabra que se usa en la NBEA (Nueva Biblia Estándar Americana) [New American Standard Bible])1 10ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios.”
  • Ro 1:26-28: “Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aún sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza. 27 y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío. 28 Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no conviene;”

Con tan claras declaraciones contra la homosexualidad, es difícil ver cómo los diferentes grupos pueden decir que la Biblia sostiene la homosexualidad. Pero ellos tratan de hacerlo al redefinir las palabras amor, matrimonio, sexo, homosexualidad, etc. Para poder llevar a cabo su objetivo. Pero la verdad es que Dios creó a un hombre y a una mujer, no a un hombre y a un hombre, ni tampoco a una mujer y a una mujer. Sin embargo, la Biblia es un libro poderoso y debido a esto es que los homosexuales tratan con frecuencia de equiparar sus fantasías degeneradas con la Biblia y la agenda de ellos. Pero esto nunca les funcionará. La Biblia no apoya la homosexualidad como ya hemos visto en las Escrituras anteriores.

A diferencia de otros pecados, este pecado sexual tiene un juicio administrado directamente por Dios Mismo: Dios los entregó a pasiones vergonzosas y a una mente reprobada. (Ro 1:26-28). Esto significa que el corazón de los homosexuales es endurecido por causa de este pecado. Como resultado, ellos no pueden ver más el error de lo que están haciendo. Sin estar conscientes de sus pecados, no habrá arrepentimiento; sin arrepentimiento, no habrá perdón y sin perdón, no habrá salvación.

¿Se les debería permitir a los homosexuales casarse?

En este clima políticamente incorrecto donde se renuncia a lo moral tan normalmente como para satisfacer los caprichos relativos de la sociedad, declarar que los homosexuales no deberían casarse es volverse impopular. ¿Se le permitiría a una mujer casarse con otra mujer? O ¿Se le permitiría a un hombre casarse con otro hombre? ¿Se les debería dar a los homosexuales protecciones legales y derechos especiales para practicar su homosexualidad? No. No se les debería permitir.

La Biblia en forma clara condena la homosexualidad y el problema radica en que nuestra sociedad no está dependiendo de la Biblia para establecer sus verdades morales. En vez de esto, la sociedad depende de la moral humanista y relativista, sobre los que ha edificado su estructura ética.

El homosexualismo no es natural. Solamente observe los cuerpos masculino y femenino. Estos, están diseñados en forma inteligente para que hagan pareja. Se nota el diseño natural. No es natural unir o juntar a un hombre con otro hombre y a una mujer con otra mujer. Es como pretender tratar de unir dos tornillos y entonces declarar: “Miren. Es natural que dos tornillos estén juntos”.

Los homosexuales argumentan que la homosexualidad entre los seres humanos es natural debido a que esta clase de conducta ocurre en el mundo animal. También es cierto que vemos a los animales comerse viva a su presa y aún a sus propios cachorros. En esto, vemos salvajismo, crueldad y extrema brutalidad y sin embargo no condenamos tal clase de conducta en nuestra propia sociedad. Los proponentes del argumento del orden natural no deberían simplemente tomar y escoger las situaciones que mejor encajen en sus agendas. Estas tienen que ser consistente y no compararnos con los animales porque no somos animales. Somos hechos a la imagen de Dios.

¿Dónde terminará esto?

La protección social de una práctica sexual diferente a la establecida por Dios es ridícula. No creo que sea apropiado pasar leyes declarando que los homosexuales tienen “derechos” a tener sexo entre personas del mismo género y después pretender redefinir el matrimonio que incluya sus puntos de vista. Si ellos pueden hacer esto, ¿dónde terminará esto? ¿Qué acerca de la pedófila o la bestialidad? Estas son también prácticas sexuales. ¿Deberían ser también protegidas por la ley? Si la homosexualidad es legalmente protegida, ¿por qué no son protegidas también estas prácticas aberrantes?

¿Cuál debería ser las Respuesta Cristiana a la Homosexualidad?

Sólo porque alguien es homosexual no significa que no podamos amar a esa persona u orar por él/ella. La homosexualidad es un pecado y como cualquier otro pecado, éste necesita ser tratado con el único camino posible: necesita ser llevado a la cruz del calvario y arrepentirse de éste.

Los Cristianos deben orar por la salvación de los homosexuales de la misma forma como lo hacen por cualquier otra persona en pecado. Deben tratar a los homosexuales con la misma dignidad con la que tratan a otra persona debido a que, nos guste o no, ellos están hechos a la imagen de Dios. Sin embargo, esto no significa que los Cristianos tengan que aprobar el pecado de ellos. Los Cristianos no tienen que comprometer su testimonio por una opinión políticamente incorrecta la cual está moldeada por la culpa y el miedo.

De hecho, los siguientes versículos deberían mantenerse en mente cuando se trata con homosexuales:

  • Colosenses 4:5-6: “Andad sabiamente para con los de afuera, redimiendo el tiempo. 6 Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada uno.”
  • 1ª Timoteo 1:5: “Pues el propósito de este mandamiento es el amor nacido de corazón limpio, y de buena conciencia, y de fe no fingida.”

Usted no gana personas al Señor condenándolos y usando palabras inapropiadas. Esta es la razón por la cual Dios dice que hablemos con sabiduría, gracia y amor. Permitamos que el amor de Cristo fluya a través de nosotros para que los homosexuales puedan ver un amor verdadero y acercarse a Cristo en vez de alejarlos de Él.

Objeciones Respondidas

1. Si Usted quiere decir que la homosexualidad está equivocada basada en las leyes del A.T., entonces también debe confirmar todas las leyes en Levítico y Deuteronomio.

Las leyes del Antiguo Testamento están categorizadas en tres grupos: la civil, la sacerdotal y la moral. Las leyes civiles deben ser entendidas en el contexto de una teocracia o gobierno de Dios. Aún cuando la nación Judía en el A.T. era con frecuencia gobernada por un rey, era un sistema teocrático y las Escrituras eran usadas como guía de la nación. Esas leyes que cayeron bajo esta categoría no son aplicables al tiempo de hoy debido a que no estamos gobernados bajo una teocracia.

Las leyes sacerdotales tratan con los sacerdocios Levítico y Aarónico, los cuales fueron representativos del futuro y verdadero Sumo Sacerdocio de Jesús el cual se ofreció a Si Mismo como un sacrifico en la cruz. Debido a que Jesús cumplió todas las leyes sacerdotales, no hay ya necesidad de seguirlas y por lo tanto no son ahora aplicables.

De otro lado, las leyes morales no están abolidas y esto se debe, a que están basadas en el carácter de Dios el cual es santo y como Él no cambia, las leyes morales tampoco cambian. Por lo tanto, las leyes morales están todavía en efecto.

En el Nuevo Testamento no vemos un cambio en las leyes civiles o sacerdotales, pero sí un restablecimiento de la ley moral. Esta es la razón por la cual el Nuevo Testamento condena la homosexualidad como un pecado no asociado con la pena de muerte.

2. Que la homosexualidad es un pecado si se comete fuera de una relación establecida en el amor y la entrega. Pero una relación homosexual comprometida es aceptable a Dios. Este es un argumento incorrecto.

En la Biblia la homosexualidad nunca es definida como una conducta aceptable ni aún si ésta fuera practicada por individuos que tuvieran una relación “amorosa” entre sí. La homosexualidad siempre es condenada. Los actos homosexuales no son actos naturales y están contra el orden creado por Dios. Como declaré anteriormente en el artículo, sólo lo masculino y lo femenino están diseñados para encajar perfectamente. Esta fue la manera como Dios nos creó a nosotros y lo hizo de esta forma para que pudiéramos llevar a cabo Su mandamiento de fructificar y multiplicar la tierra con seres semejantes a ellos: masculino y femenino. La homosexualidad es una aberración contra el orden creado de Dios y a través de ésta práctica, sería imposible llevar a cabo el mandamiento dado por Dios a la humanidad.

Es irrelevante el argumento de que una pareja de homosexuales se entreguen el uno al otro fielmente, ya que ni el amor ni los sentimientos que se tengan entre sí podrán jamás cambiar las verdades morales. Si en una pareja no casada alguno de ellos ya se encuentra casado(a) con alguien más, cometen adulterio aún cuando el amor entre ellos sea genuino y estén entregados totalmente entre sí; el pecado de ellos no tiene excusa.

Ni la homosexualidad, ni el adulterio ni la fornicación pueden ser simplemente aceptados como moralmente correctas por el sólo hecho de que una pareja de homosexuales o las personas en el adulterio y la fornicación se “amen” entre sí y estén “comprometidos” en ese amor. El problema aquí es que el amor es usado como una excusa para violar las Escrituras. Segundo, esto significaría que cosas como la pedofilia serian aceptables y permitidas si la “pareja” tiene una relación de amor y compromiso entre sí. Tercero, la subjetividad de lo que significa “amar” a otra persona y el “compromiso” hacia otra persona no pueden ser usados para justificar toda clase de conducta aberrante.

3. Donde se menciona la homosexualidad en la Biblia no es igual a cómo la relacionamos en el siglo 21. Esto significa que es algo diferente en las personas de los tiempos bíblicos y no tiene nada que ver con la homosexualidad en los tiempos modernos.

Los cuatro versículos de la Biblia mencionados anteriormente refutan esta clase de idea. Miremos nuevamente lo que estos dicen y veamos si hay algo que no entienden. El primer versículo de Levítico dice que la homosexualidad es una abominación para un hombre que se acueste con otro hombre; de igual manera sería si dos mujeres tuvieran sexo. Obviamente, esto se está refiriendo a la relación sexual y ésta es definitivamente condenada. El segundo versículo en Levítico se refiere a la misma cosa. En 1ª Corintios se condena rotundamente la homosexualidad y finalmente, Romanos, describe claramente el acto homosexual contra naturaleza.

No nos engañemos: el punto de vista que tanto el Antiguo Testamento como el Nuevo Testamento tienen acerca de la homosexualidad es totalmente negativo y es frecuentemente condenado como pecaminoso.

Si las personas en el siglo 21 piensan o no que la homosexualidad es o no aceptable no tienen ninguna orientación si éste es o no un acto pecaminoso delante de Dios. Dios existe y Él es el estándar de justicia. Si alguien cree esto o no lo cree, se debe a que la moral proviene de un sistema de desarrollo que ha fluido en forma vaga e inexacta  y que no tiene una orientación basada en la verdad. En la Biblia, Dios ha condenado la homosexualidad como pecado. Y como pecado necesita arrepentimiento de la misma manera que cualquier pecado y el único camino disponible para recibir perdón es a través del sacrificio de Cristo Jesús en la cruz.

4. Que el pecado cometido por Sodoma fue realmente el pecado de inhospitalidad.

Este es un error común cometido por aquellos que sostienen la homosexualidad. El problema es que esta explicación no registra el ofrecimiento que hizo Lot de sus hijas a los hombres que habían rodeado su casa para evitar que los dos ángeles que se encontraban en ésta fueran violados por los habitantes homosexuales. Génesis 19:5 dice: “Y llamaron a Lot, y le dijeron: ‘¿Dónde están los varones que vinieron a ti esta noche? Sácalos, para que los conozcamos.’”

Esos hombres querían tener relaciones sexuales con los ángeles que habían aparecido en forma masculina. ¿Tiene sentido lógico decir que Dios destruyó las dos ciudades debido a que sus habitantes no fueron hospitalarios con los visitantes? Si este fuera el caso, ¿no debería Dios entonces, destruir cada hogar que no es atento con los visitantes?

Génesis 18:20 dice que el pecado en Sodoma y Gomorra “se aumenta más y más, y el pecado de ellos se ha agravado en extremo”. No ser hospitalario a alguien nunca ha sido considerado un pecado grave en exceso, particularmente en la Biblia. Pero ir en contra del orden creado por Dios es una violación de Su mandamiento de llenar y fructificar la tierra por medio de la homosexualidad; éste, es un pecado grave en exceso. De hecho, sabemos que es grave en exceso debido a que en Romanos leemos acerca del juicio de Dios sobre los homosexuales los cuales entregó a una mente reprobada para hacer cosas que no convienen. Éste es un serio juicio de Dios sobre el pecador ya que sin arrepentimiento no habrá salvación y sin salvación habrá condenación. Por lo tanto, el argumento de que Sodoma y Gomorra fueron destruidas por que sus habitantes no fueron hospitalarios no tiene sentido ni base bíblica.

HOMOSEXUALIDAD

¿Por qué escribir acerca del homosexualismo?

Por, Matt Slick

Necesitamos escribir acerca de la homosexualidad porque la Biblia habla acerca de este tema y es, además, un tema moral el cual, afecta a la sociedad. Por lo tanto, también afecta a las instituciones religiosas y sociales. Debido a que el homosexualismo va en aumento, continuará invadiendo nuestras iglesias, nuestros hogares, nuestras familias y esos mismos cambios afectan nuestro alrededor. Por lo tanto, necesitamos contar con defensas racionales y bíblicas para la posición cristiana, así como también un análisis de los problemas que la homosexualidad trae.

La Biblia, claramente condena la homosexualidad como un pecado y los cristianos que consideran seriamente las palabras de Dios deben también condenarlo como pecado. Considere estas palabras de la Biblia:

  • Levítico 18:22: “No te echarás con varón como con mujer; es abominación”.
  • Levítico 20:13: “Si alguno se ayuntare con varón como con mujer, abominación hicieron; ambos han de ser muertos; sobre ellos será su sangre”.
  • 1ª Corintios 6:9-10: “¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, 10 ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios”.
  • Romanos 1:26-28: “Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, 27 y de igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío. 28 Y como ellos no aprobaron tener en cuenta a Dios, Dios los entregó a una mente reprobada, para hacer cosas que no convienen”.

Los homosexuales quieren que otras personas los acepten como normales con sus modelos de conductas sexuales anormales.  Ellos están trabajando fuerte para cambiar la opinión moral, social y política para estar más en línea con lo que ellos quieren. Ellos no se conforman con ser ellos mismos; quieren que otros los acepten como filosófica, moral e ideológicamente válidos. Quieren cambiar la opinión de las personas. En breve, cambiarán la sociedad. Por lo tanto, es necesario escribir acerca de algo que puede afectar drásticamente la moral establecida en el mundo.

Entre más gane poder la agenda homosexual, más seremos todos afectados. Si una escuela pública o privada tiene temas a favor de los homosexuales, los cuales les enseñan a mis hijos, soy privado de mi derecho como padre de que a mis hijos no se les esté enseñando lo que es moralmente aceptable. Si yo quiero, en mi propia casa, alquilarle una habitación a alguien, los grupos de presión homosexuales podrían acusarme porque mostraría discreción basado en “orientación sexual”. Esto significa que mis hijos en mi propia casa podrían ser obligados a convivir en medio de una conducta inmoral la cual considero, es equivocada e inclusive peligrosa, como señalan las estadísticas de salud en el siguiente enlace (http://carm.org/statistics-hiv-aids-health). Por ahora y al menos, puedo rechazar pedófilos como inquilinos; pero quién sabe por cuánto tiempo será el caso.

Los cristianos penalizados han ido en aumento por sostener sus puntos de vista en temas homosexuales. Considere por favor, lo siguiente:

  • Los orfanatos de la iglesia católica romana han sido amenazados con acciones legales si ellos no aceptan parejas homosexuales para adoptar.1
  • En Colorado, Estados Unidos, las leyes a favor de los homosexuales están amenazando las iglesias.2La ley establece una excepción que permita a los grupos religiosos continuar enseñando, dentro de sus puertas, la condenación de la Biblia de la homosexualidad.” Piense en lo siguiente, ¿se permitiría a esos grupos predicar lo que ellos creen de acuerdo a la Biblia?“
  • En Canadá, un tribunal de derechos humanos ordenó a un pastor cristiano renunciar a su fe y nunca más expresar oposición moral contra la homosexualidad.”3
  • Un profesor en el estado de la Florida, Estados Unidos fue suspendido por publicar opiniones en contra de los matrimonios homosexuales en su página de Facebook, aunque fue un comentario personal, hecho en su tiempo libre, en su computador personal y en su propia casa. Pienso, que como están las cosas, expresar su opinión personal está en contra de la agenda homosexual.4

Estos breves ejemplos son suficiente evidencia de que es necesario escribir acerca de la homosexualidad y tratar, así sea un poco, con su intromisión en todas las áreas de la sociedad. Necesitamos estar conscientes de lo que está sucediendo y con suerte, necesitamos ser capaces de responderles a todos aquellos que se encuentran a favor de la homosexualidad.

Inglés

Why write about homosexuality?

by Matt Slick

We need to write about homosexuality because it is addressed in the Bible, it is a moral issue, and it affects society. Therefore, it also affects religious and social institutions. As the influence of homosexuality increases, it will continue to invade our churches, our homes, our families, and effect change around us. Therefore, we need to have rational and Biblical defenses for the Christian position as well as an examination of the problems that homosexuality brings.

The Bible clearly condemns homosexuality as a sin, and Christians who seriously follow God’s Word must also condemn it as sin. Consider these words:

  • Lev. 18:22, “You shall not lie with a male as one lies with a female; it is an abomination.”
  • Lev. 20:13, “If there is a man who lies with a male as those who lie with a woman, both of them have committed a detestable act; they shall surely be put to death. Their bloodguiltness is upon them.”
  • 1 Cor. 6:9-10, “Or do you not know that the unrighteous shall not inherit the kingdom of God? Do not be deceived; neither fornicators, nor idolaters, nor adulterers, nor effeminate, nor homosexuals, 10nor thieves, nor the covetous, nor drunkards, nor revilers, nor swindlers, shall inherit the kingdom of God.”
  • Rom. 1:26-28, “For this reason God gave them over to degrading passions; for their women exchanged the natural function for that which is unnatural, 27and in the same way also the men abandoned the natural function of the woman and burned in their desire toward one another, men with men committing indecent acts and receiving in their own persons the due penalty of their error. 28And just as they did not see fit to acknowledge God any longer, God gave them over to a depraved mind, to do those things which are not proper.”

While it is true that homosexuality is no greater sin than any other sin mentioned above, it differs from other sin in that those who commit it are endeavoring to have it declared an alternative lifestyle. Imagine if murderers, thieves, adulterers, or drunkards decided to declare their sin an acceptable behavior and demanded acceptance by society as normal. It would be laughable. But homosexuals want others in society to accept them as normal people with normal sexual behavior patterns. They are working hard to change moral, social, and political opinion to be more in line with what they want. They are not content to be by themselves. They want others to accept them as a philosophically, morally, and ideologically valid lifestyle. They want to change the opinions of people.  In short, they want to change society. Therefore, it is necessary to write about something that can so drastically affect the moral fabric of this country.

More importantly, if Christians begin to accept the lie that homosexuality is not sin, the only avenue through which homosexuals can hear the truth about how to avoid an eternity in Hell will be closed to them. Millions who are engaging in a behavior which God calls “abomination” (Lev. 18:22, 20:13) will be subject to his wrath, and many of them will never have had the opportunity to learn of the only way to avoid it–through faith in Jesus Christ and repentance. 

The more the homosexual agenda gains power, the more we are all affected. If a public school has pro-homosexual agendas taught to my children, I am robbed of my parental right to have my child not be taught that it is morally okay. If I want to rent a room in my own house to someone, the homosexual lobbyists might very well work against me because I would show discretion based on “sexual orientation.” This means that my children in my own home could be forced to be around a moral behavior which I consider to be wrong and even dangerous (ashealth statistics point out).  For now, at least, I can reject pedophiles as renters–but who knows how much longer that will be the case? 

Christians are increasingly being penalized for their views on homosexual issues. For example, consider the following:

  • Roman Catholic orphanages have been threatened with legal action if they don’t accept homosexual couples when considering adoption.1
  • In Colorado, pro-homosexual laws are threatening churches. 2 “The law provides an exemption allowing religious groups to continue teaching, inside their doors, the Bible’s condemnation of homosexuality.” Think about it, “allowing” religious groups to preach what they believe according to the Bible?
  • “In Canada, a human rights tribunal ordered a Christian pastor to renounce his faith and never again express moral opposition homosexuality”3
  • A Florida teacher was suspended for posting anti-gay views on marriage on his Facebook page that was his personal comment made on his personal time on his personal computer in his own home. I guess voicing your personal opinion isn’t okay with the homosexual agenda.4

These brief examples are evidence–enough that it is necessary to write about homosexuality and try to deal, if only a little, with its intrusion into all areas of society. We need to be made aware of what is happening. Hopefully, we will be able to answer the lies of the pro-homosexual movement.

¿QUÉ DICE LA BIBLIA ACERCA DEL ABORTO?

¿Qué dice la Biblia acerca del aborto?

Por, Ryan Turner

La Biblia no menciona específicamente la palabra aborto tal y como la conocemos en el mundo moderno; sin embargo, existen un número significativo de cosas importantes acerca de los niños no nacidos. Estas declaraciones bíblicas indican que los no nacidos, son personas. Por lo tanto, el aborto está equivocado ya que es asesinar a un ser humano. Una forma simple de nuestro argumento es la siguiente:

  • Premisa #1: Es equivocado asesinar a una persona.
  • Premisa #2: El no nacido es una persona.
  • Conclusión: Por lo tanto, es equivocado asesinar a un no nacido.

Premisa #1: Es equivocado asesinar a una persona.

Existen pocas objeciones a la idea de que es equivocado asesinar a una persona. Asesinar o cometer homicidio  es el tomar ilegalmente la vida de una persona, mientras que el matar es el tomar legalmente la vida de una persona. Para algunos pequeños ejemplos de pasajes bíblicos prohibiendo el asesinato, tenemos:

  • Génesis 9:6: “El que derramare sangre de hombre, por el hombre su sangre será derramada; porque a imagen de Dios es hecho el hombre.”
  • Mateo 15:19: “Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias.”
  • Mateo 19:18: “— ¿Cuáles? —preguntó el hombre. Y Jesús le contestó: —“No cometas asesinato; no cometas adulterio; no robes; no des falso testimonio;” (Nueva Traducción Viviente – NTV).
  • Marcos 10:19: “pero para contestar a tu pregunta, tú conoces los mandamientos: «No asesines; no cometas adulterio; no robes; no des falso testimonio; no estafes a nadie; honra a tu padre y a tu madre».” (Nueva Traducción Viviente – NTV).(Ver otros pasajes: Lucas 18:20; Juan 8:44; Hechos 3:14; Romanos 1:28-29; 13:9).

Premisa #2: El no nacido es una persona.

Es esta segunda premisa la que es discutida por muchos en nuestra cultura. Sin embargo, la Biblia enseña claramente que el no nacido es una persona debido a las siguientes razones:

Posee atributos personales

2.1. El no nacido posee atributos personales tales como el pecado y el gozo.

  • Salmo 51:5: “Pues soy pecador de nacimiento, así es, desde el momento en que me concibió mi madre.” (Nueva Traducción Viviente – NTV).
  • Lucas 1:44: “Cuando escuché tu saludo, el bebé saltó de alegría en mi vientre.” (Nueva Traducción Viviente – NTV).

2.2. Es descrito con pronombres personales

La Biblia, también usa pronombres personales para describir a los bebés no nacidos:

  • Jeremías 1:5: “Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones.”
  • Mateo 1:20-21: “Mientras consideraba esa posibilidad, un ángel del Señor se le apareció en un sueño. «José, hijo de David —le dijo el ángel—, no tengas miedo de recibir a María por esposa, porque el niño que lleva dentro de ella fue concebido por el Espíritu Santo. 21 Y tendrá un hijo y lo llamarás Jesús,[a] porque él salvará a su pueblo de sus pecados»”. (Nueva Traducción Viviente – NTV).

2.3. Jesús: Un bebé en la concepción

Con relación a la concepción de Jesús, Mateo 1:20, dice: “Mientras consideraba esa posibilidad, un ángel del Señor se le apareció en un sueño. «José, hijo de David —le dijo el ángel—, no tengas miedo de recibir a María por esposa, porque el niño que lleva dentro de ella fue concebido por el Espíritu Santo.” El hecho de que el ángel le dice a José, que “…porque el niño que lleva dentro de ella fue concebido por el Espíritu Santo”, indica que Jesús era, efectivamente un niño al momento de la concepción.

2.4. Llamados hijos

Los no nacidos son llamados hijos:

  • Lucas 1:41, 44: “41 Al escuchar el saludo de María, el bebé de Elisabet saltó en su vientre y Elisabet se llenó del Espíritu Santo. 44 Cuando escuché tu saludo, el bebé saltó de alegría en mi vientre.” (Nueva Traducción Viviente – NTV).

2.5. Protegido por la misma pena que para los adultos

Tal vez el argumento más fuerte contra el aborto, y desde la misma Escritura, es el hecho de que la misma pena, aplicable a alguien que mata o hiere a un niño no nacido, es aplicable a la persona que mata o hiere a un adulto.

  • Éxodo 21:22-23: “Si algunos riñeren, e hirieren a mujer embarazada, y ésta abortare, pero sin haber muerte, serán penados conforme a lo que les impusiere el marido de la mujer y juzgaren los jueces. 23 Mas si hubiere muerte, entonces pagarás vida por vida,”

Esto es un indicativo fuerte de que la Ley Mosaica veía al no nacido como personas a las que valía la pena proteger y guardar con derechos de adultos.

2.6. Llamados por Dios antes del nacimiento

Los no nacidos son aun llamados por Dios antes del nacimiento. Casi haciendo eco de la comisión profética de Jeremías en Jeremías 1:5, Isaías dice:

  • Isaías 49:1: “Oídme, costas, y escuchad, pueblos lejanos. Jehová me llamó desde el vientre, desde las entrañas de mi madre tuvo mi nombre en memoria.”

2.7. Los no nacidos son conocidos personalmente por Dios como cualquier otra persona

Además, los conoce íntimamente de la misma forma como conocería a cualquier otra persona. Describiendo a David el Salmo 139, dice:

  • Salmo 139:15-16: “No fue encubierto de ti mi cuerpo, Bien que en oculto fui formado, Y entretejido en lo más profundo de la tierra. 16 Mi embrión vieron tus ojos, Y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas Que fueron luego formadas, Sin faltar una de ellas.”
  • Jeremías 1:5: “Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones.”

Conclusión

Definitivamente, la Biblia enseña que el no nacido es una persona debido a que posee atributos personales, es descrito con pronombres personales, Jesús es llamado “niño” desde el momento mismo de la concepción, los no nacidos son llamados hijos y protegidos por las mismas leyes que protegen a los adultos; son llamados por Dios antes del nacimiento y con conocidos personalmente por Dios como cualquier otro adulto. Debido a que el aborto es asesinar a una persona, moralmente está equivocado (Gn 9:6; Ro 1:28-29).

Fuentes

  • Norman Geisle, Teología Sistemática.

Nota: A menos que se indique lo contrario, las citas bíblicas son tomadas de la RV60.

DIFERENCIAS ENTRE CRISTIANISMO Y CATOLICISMO

¿Cuál es la diferencia entre el cristianismo y el catolicismo?

Por, Matt Slick

Existen grandes diferencias entre la teología cristiana y la teología católica romana. Dos de las diferencias más importantes, tiene que ver con la salvación y María. En la teología cristiana, la salvación es solo por fe en soloCristo, sin incluir la colaboración de obras. De otro lado, la salvación en la iglesia católica romana, se obtiene a través del bautismo de niños, del guardar los mandamientos, y de participar en los sacramentos. Mientras que la teología cristiana afirma que la justificación es, solo por fe, en la sola persona de Cristo, la teología romana, la niega. Debido a que estas posiciones son opuestas, ambas, no pueden ser verdaderas.

El catecismo de la iglesia católica (CIC), afirma:

  • 2068 El Concilio de Trento enseña que los diez mandamientos obligan a los cristianos y que el hombre justificado está también obligado a observarlos (cf DS 1569-1670). Y el Concilio Vaticano II afirma que: “Los obispos, como sucesores de los Apóstoles, reciben del Señor […] la misión de enseñar a todos los pueblos y de predicar el Evangelio a todo el mundo para que todos los hombres, por la fe, el bautismo y el cumplimiento de los mandamientos, consigan la salvación” (LG 24).
  • 2027 Nadie puede merecer la gracia primera que constituye el inicio de la conversión. Bajo la moción del Espíritu Santo podemos merecer en favor nuestro y de los demás todas las gracias útiles para llegar a la vida eterna, como también los necesarios bienes temporales.

Con relación a María, y dentro del cristianismo, María es una mujer bendecida quien llevó en su vientre alMesías. Sin embargo, la Biblia enseña claramente, que María era una pecadora como cualquier ser humano y que necesitaba de un salvador:

  • Lucas 1:47: “Y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador”.
  • Romanos 3:23: “por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios”.

De otro lado, el catolicismo romano, eleva a María a una posición injustificada donde ella, por ejemplo, puede escuchar los rezos e inclusive conocer los pensamientos de las personas alrededor del mundo, de forma simultánea, en sus diferentes idiomas. También enseñan que para llegar a Jesús sólo se logra a través de María. Y esto, es problemático ya que contradice las mismas Escrituras, y muestra otra gran diferencia entre la teología cristiana de las Escrituras y la teología romanista.

  • CIC 969 “Esta maternidad de María perdura sin cesar en la economía de la gracia, desde el consentimiento que dio fielmente en la Anunciación, y que mantuvo sin vacilar al pie de la cruz, hasta la realización plena y definitiva de todos los escogidos. En efecto, con su asunción a los cielos, no abandonó su misión salvadora, sino que continúa procurándonos con su múltiple intercesión los dones de la salvación eterna […] Por eso la Santísima Virgen es invocada en la Iglesia con los títulos de Abogada, Auxiliadora, Socorro, Mediadora” (LG 62).
  • CIC 966 “Finalmente, la Virgen Inmaculada, preservada inmune de toda mancha de pecado original, terminado el curso de su vida en la tierra, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria del cielo y enaltecida por Dios como Reina del universo, para ser conformada más plenamente a su Hijo, Señor de los señores y vencedor del pecado y de la muerte” (LG 59; cf. Pío XII, Const. apo. Munificentissimus Deus, 1 noviembre 1950: DS 3903). La Asunción de la Santísima Virgen constituye una participación singular en la Resurrección de su Hijo y una anticipación de la resurrección de los demás cristianos:
    • «En el parto te conservaste Virgen, en tu tránsito no desamparaste al mundo, oh Madre de Dios. Alcanzaste la fuente de la Vida porque concebiste al Dios viviente, y con tu intercesión salvas de la muerte nuestras almas (Tropario en el día de la Dormición de la Bienaventurada Virgen María).

Estas diferencias y muchas otras, son tan profundas, particularmente en el área de la salvación delante de Dios, que la iglesia romana no puede decir que sea cristiana. Es apóstata.

A continuación hay una tabla que compara las posiciones en varios temas, de la teología cristiana y romanista:

Tema Cristianismo Catolicismo
Autoridad La autoridad final es, y será, la Palabra de Dios. La autoridad final es el papa y el magisterio. El papa es infalible cuando habla “desde la silla”.
El clero El celibato no es un requisito. El celibato es un requisito.
Comunión El símbolo de Cristo en la cruz. Los elementos (el pan y el vino), se convierten, a través del ritual y autoridad del sacerdote en el cuerpo y la sangre reales de Cristo.
Liderazgo El bíblico, y sin papa. El papa, mas no la Biblia, es la autoridad final.
María Es considerada una mujer honorable y bendecida, pero niega la apropiación y función mediadora de ella. María es supremamente enaltecida.
“…preservada inmune de toda mancha de pecado original… y enaltecida por Dios como Reina del universo…” (CIC 966); “Por eso la Santísima Virgen es invocada en la Iglesia con los títulos de Abogada, Auxiliadora, Socorro, Mediadora” (CIC 969); “…nos dirigimos a la “Madre de la Misericordia”, a la Toda Santa… (CIC 2677); “…bajo cuya protección se acogen los fieles suplicantes en todos sus peligros y necesidades…” (CIC 971); “María por gracia ha sido exaltada sobre todos los ángeles y hombres a un lugar donde el Hijo de ella es segundo” (Concilio Vaticano II, pág. 421); aplastó la cabeza de la serpiente (Papa Pío IX, Ineffabilis Deus).
El purgatorio Niega la existencia del purgatorio. CIC 1030 Los que mueren en la gracia y en la amistad de Dios, pero imperfectamente purificados, aunque están seguros de su eterna salvación, sufren después de su muerte una purificación, a fin de obtener la santidad necesaria para entrar en la alegría del cielo.
Santos Todos los cristianos son llamados santos. Los santos son personas especiales que no han pasado por el purgatorio, y han sido declarados por la iglesia católica romana como santos.
Sacramentos La manifestación visible de la obra de Dios a través del bautismo y la comunión. Un medio de gracia y su infusión en el romanismo. Los siete sacramentos de esta iglesia consisten del bautismo, la confirmación, la comunión, la confesión, el matrimonio, las órdenes sagradas, y la unción de los enfermos.
Salvación Por gracia, solo por fe en la sola persona de Jesús. A través del bautismo, guardar los mandamientos (CIC 2068), la penitencia y los sacramentos de la iglesia romana.
Escritura 66 libros en el canon escritural; no incluye los apócrifos. 73 libros en la Biblia; contiene los apócrifos.
Tradición La tradición está subordinada a las Escrituras. La tradición es igual a las Escrituras.