CONSEJOS PARA EDIFICAR A LÍDERES POTENCIALES (John C. Maxwell)

Hoy día muchas organizaciones fallan en aprovechar todo su potencial. ¿Por qué? Porque la única recompensa que dan a sus empleados es el salario. La relación entre el empleador y el empleado nunca se desarrolla más allá. Las organizaciones de éxito usan un enfoque diferente. En compensación por el trabajo que una persona hace, recibe no sólo su salario sino también el cuidado de las personas para quienes trabaja. El cuidado e interés en otros tiene la ventaja de transformar la vida de los individuos.

Cuando haya identificado a los líderes potenciales, usted debe empezar a trabajar en la edificación de ellos como los líderes en que se pueden convertir. Para hacerlo necesita una estrategia. Uso la fórmula CRAC como recordatorio de lo que los demás nece- sitan cuando empiezan con mi organización. Necesitan saber que puedo:

C reer en ellos
R elacionarme con ellos A nimarlos
C onfiar en ellos

La técnica CRAC es el principio del siguiente paso al desarro- llar a los líderes a su alrededor: cuidar a los líderes potenciales.

El cuidado e interés benefician a todos. ¿Quién no sería más estable y estaría más motivado si su líder creyera en él, se relacio- nara con él, lo animara y confiara en él? Las personas son más pro- ductivas cuando se cuida de ellas. Aun más importante, el cuidado crea una sólida base emocional y profesional entre los trabajadores que tienen liderazgo potencial. Después, mediante el entrenamiento y desarrollo, se puede edificar un líder.

El proceso de interesarse es más que sólo animar. Incluye el ejemplo. En efecto, la mayor responsabilidad del
líder en este proceso es ser ejemplo de liderazgo, de gran labor ética, de responsabilidad, de carácter, de receptividad, de constancia, de comunicación y de confianza en los demás. Él es ejemplo aun cuando esté en el camino de enseñar a quienes le rodean. El proceso de ejemplificar viene a ser mejor cuando un líder elige para sí un modelo personal que va a emular, y entonces se convierte en un ejemplo para los miembros de su equipo. En el siglo dieciocho, el escritor Oliver Goldsmith manifestó: «Las personas rara vez mejoran cuando no tienen otro ejemplo a seguir que ellos mismos». Como líderes debemos ser ejemplos para seguir.

Mark Twain bromeaba en cierta ocasión: «Hacer lo debido es maravilloso. Enseñar a los demás a hacerlo es aun más maravi- lloso… y mucho más fácil». Tengo un corolario para la idea de Mark Twain: «Hacer lo debido para guiar a otros es maravilloso. Hacer lo debido, y luego guiarlos es aun más maravilloso… y mucho más difícil». De la misma manera que Twain, reconozco que las autodis- ciplinas de hacer el bien y luego enseñarle a los demás a hacerlo son por naturaleza difíciles al hombre. Todo el mundo puede encontrar excusas para no darse a los que los rodean. Los grandes líderes conocen las dificultades, y aun así cuidan de su gente. Ellos saben que existen personas que responderán positivamente a lo que les brinda, y se concentran en esos resultados positivos.

Continue leyendo en: Desarrolle los líderes que están al rededor de usted de John C. Maxwell (978-0-88113-265-6 ) ©2008 por Grupo Nelson. Usado con permiso de Grupo Nelson.

NO RETROCEDAS JAMÁS

Un gran amigo, en un tiempo en que estábamos muy mal de salud, nos dijo: “Esto también pasará”. Y esas mismas palabras las sembramos en tu corazón: “No importa cuán difícil parezca tu problema, esto también pasará”.

La persistencia hace que nuestros fracasos se conviertan en escalones para subir. Los que perseveran ganan; y los ganadores nunca renuncian. La perseverancia es una marca esencial de un buen creyente, Lucas 8:15.

No conquistamos por la inteligencia; conquistamos por la perseverancia. ¡Por lo tanto, persevera! Michael Jordan lo expresó de esta manera: “He fallado más de 9.000 tiros en mi carrera. He perdido alrededor de 300 juegos. En 26 ocasiones me han depositado la confianza para hacer el tiro que define el juego y he fallado. He fallado una y otra vez en mi vida; y es por eso que he tenido éxito”.

De una u otra manera, la perseverancia siempre produce frutos. “Un arquero quiso cazar la luna. Noche tras noche, sin descansar, lanzó sus flechas hacia el astro. Los vecinos comenzaron a burlarse de él. Inmutable, siguió lanzando sus flechas. Nunca cazó la luna, pero se convirtió en el mejor arquero del mundo”, Alejandro Jodorowsky.

Las personas de éxito son las que han sabido hacer lo que debían hacer, cuando debían hacerlo y sin importarles si les gustaba o no. Muchísimas personas comienzan algo y nunca lo terminan. Si quieres ver avances debes comprometerte con un proyecto y perseverar en él. No encontramos a ninguna persona en la Biblia que haya tenido éxito sin perseverancia. Recuerda, si quieres terminar primero, primero debes terminar.

“Esto también pasará”. Nuestros años de dolor y enfermedad pasaron, también tus dificultades pasarán. La depresión pasará. El dolor por la pérdida y el desengaño pasará. Habrá un mañana diferente. Un nuevo tiempo te espera. Levántate, sécate las lágrimas y regresa a la vida. Lo mejor está por delante. Tu mejor canción no se ha cantado. Tu mejor negocio no se ha concretado. Tu mejor libro está punto de escribirse. Si permaneces en el partido, Dios siempre tendrá un “después de esto”, para ti. Después de la pérdida, conocerás a la persona correcta. Después del despido, obtendrás un mejor empleo. Después de la enfermedad, saldrás más fuerte; después del desengaño, vivirás una vida bendecida, plena y feliz… A pesar del dolor, a pesar de la adversidad, debido a que sigues en el partido, Dios va a hacer que el resto de tu vida sea lo mejor de tu vida

ROMPIENDO EL SILENCIO

“Al abrir el alma y contar su problema, el enfermo hace como quien saca una piedra de su zapato. La piedra ha causado una llaga; sacarla no produce por sí sola la curación; suele ser la misma naturaleza la que cura la llaga por la capacidad de resiliencia, aunque, a menudo, debe ser ayudada externamente con cuidados adecuados. Pero si la piedra continúa dentro del zapato, todos los esfuerzos de la naturaleza o la ayuda que pretenda brindársele resultarán inútiles y la piedra seguirá ahondando la úlcera”, Miguel Ángel Fuentes.

Resiliencia es el fenómeno físico por el que los cuerpos retornan a su forma inicial después de haber sido sometidos a una presión que los deforma (por ejemplo un almohadón, después de haberse desinflado por el peso de la persona que se ha sentado encima de él, vuelve a recuperar su forma original cuando aquella se levanta). La resiliencia es la capacidad de superación personal en medio de las crisis. Se ha observado que, ante situaciones extremas, al principio, todas las personas reaccionan de forma muy parecida; pero después del impacto inicial, algunas se van fortaleciendo, mientras que otras se van debilitando. La diferencia radica en la resiliencia, es decir, en la capacidad de encontrar lo positivo en medio de la adversidad y usar lo experimentado para mejorar y superarse.

La caída de los muros del silencio sentencia el final de una etapa cargada culpa y vergüenza. Esto no sucede sin dificultad. Pero el resultado es invariablemente la libertad interior. No es fácil enfrentar públicamente el lado oscuro de nuestra naturaleza, pero es absolutamente necesario si se quiere curar una dolencia tan profunda como una experiencia sexual negativa en la infancia.

Oramos para que acudas con sinceridad a un consejero espiritual, abras tu corazón y te encuentres con el maravilloso consuelo de Dios.

EL AMOR SIGUE VIGENTE

unnamed

Los hombres son diferentes a las mujeres en expresar amor. El hombre que ama se siente orgulloso de la mujer que tiene a su lado y la presenta a cuantas personas pueda. Steve Harvey dice: “Si te ama está dispuesto a decirlo a todo el mundo. “Mira, te presento a mi mujer”, “la madre de mis hijos”, “mi novia”. En otras palabras, tendrás un título, un título que va más allá del “te presento a mi amiga”, o “te presento a…” (pon tu nombre en el espacio en blanco). Esto es porque un hombre que te ha colocado en el lugar más especial de su corazón, el hombre que siente algo real por ti, te dará un título. Ese título es su forma de hacer saber a quienes están cerca de él cuán orgulloso está de salir contigo y de que tiene planes para ti. Se ve a sí mismo en una relación a largo plazo, comprometido y se lo declara a todo el que pueda oírlo porque va en serio. Si te presenta como su amiga o por tu nombre, no tengas dudas: eso es lo que eres para él y nada más”.

¿Cómo te das cuenta si lo que sientes por tu pareja es verdadero amor? Pregúntate: ¿La extraño? ¿Pienso en ella cuando no estamos juntos? ¿Deseo estar junto a ella? Uno quiere pasar tiempo con la persona que ama porque el amor atrae, mientras que el odio separa. Debido al trabajo y al estudio (escribe José Luis), Silvita y yo sólo nos podíamos ver dos veces a la semana: el miércoles a la tarde, a la salida de la facultad y el domingo en el templo. ¡Imagínate! Esperaba ansioso que llegaran esos días. Aunque se decretara feriado nacional o el mundo se detuviera, yo estaba a la hora de mi cita. Disfrutaba estar con ella, pasear de la mano, tomar un helado o, simplemente, mirar vidrieras.

Pregúntate: ¿Quiero agradarla? Servir a la persona que amas es un placer. Yo quería hacer que Silvita se sintiera una reina. La cortejaba, trataba de cumplir sus deseos y hacer realidad sus sueños. Rosas amarillas, bombones de frutas y cuántas otras cosas me pidiera no eran para mí sacrificio, tampoco una obligación, sencillamente, un placer. Lo más lindo de todo es que sigo sintiendo las mismas cosas que sentía 26 años atrás. Deseo lo mismo para tu matrimonio.

Silvita y yo oramos para que Dios cumpla tu deseo de tener una hermosa familia

SI ERES SAL, ENTONCES SAL AHÍ FUERA

sal e terra

Mateo 5:13  Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres.

  1. VOSOTROS: ¿Quiénes? ¿A quién se está dirigiendo Jesús?
  • El versículo 1 nos habla de una multitud en la que podrían haber creyentes y no creyentes.
  • Pero también el versículo 1 nos dice que allí, junto a aquella multitud, estaban sus discípulos. (aprendices, alumnos) aquellos que le siguen con el propósito de ser como Él. Esto marca una diferencia, no habla de cualquier persona. Esto reduce el círculo. Jesús dice: “Vosotros, los que sois mis discípulos, los que estáis aprendiendo de mí, los que me seguís con el propósito de ser como yo, para vosotros son estas palabras.”
  • Pero los versículos 3 al 11 nos hablan de las bienaventuranzas, o mejor dicho de los bienaventurados.

Vosotros, los que sois bienaventurados, los que sois pobres en espíritu, los que lloráis por la injusticia del pecado, los que sois mansos, los que tenéis hambre y sed de justicia, los que sois misericordiosos, los que sois limpios de corazón, los que sois pacificadores. Para vosotros es esta palabra. Jesús está hablando a esta clase de personas. No habla al mundo en general, no habla a cualquiera que dice ser creyente, está hablando a personas que han adquirido un compromiso serio con Jesús, con ser como Él, con seguir sus pasos.

El versículo 10 y 11 habla de personas que están dispuestas a sufrir persecución por causa de la verdad, personas cuyo compromiso con Cristo es tan serio, que no les importa ser vituperados, perseguidos o que digan de ellos toda clase de mal mintiendo.

Mateo 5:13 Cuando Jesús dice vosotros se está refiriendo a este tipo de personas: Discípulos, seguidores de Cristo hasta el final, personas que han hecho un compromiso con el Evangelio, personas que se han comprometido a seguir a Jesús y obedecerle hasta el final, cueste lo que cueste.

 2. SOIS: Ser tiene que ver con la propia naturaleza. Es diferente decir “estoy que soy”. Pero aquí Jesús está afirmando nuestra identidad. Puedes usar un objeto, una cuchara para muchas cosas, pero es una cuchara. Cuando Jesús dice: “vosotros sois” está afirmando nuestra identidad, nuestra naturaleza, está afirmando el propósito para el cual fuimos creados.

Jesús está hablando a la Iglesia, está hablando a personas que han decidido voluntariamente seguirle, personas que han hecho un compromiso con Cristo, con su Palabra.

Jesús está hablando a personas que deberían haber entendido que se espera de ellos, deberían haber entendido que significa ser cristianos o discípulos de Jesús. Otra cosa es que no lo estemos llevando a cabo, pero ser, somos, y por lo tanto se espera de nosotros que nos comportemos conforme a lo que somos.

Ef. 4:1 Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados

 3. LA SAL DE LA TIERRA

Vosotros sois la sal de la tierra.

  • Si decidiste creer en Jesús, eres la sal de la tierra.
  • Si decidiste ser discípulo de Jesús, eres la sal de la tierra.
  • Si estás siguiendo a Jesús con el propósito de ser como Él, eso te convierte en sal de esta tierra. No se si lo estás llevando a cabo, pero lo eres, eres sal. No se si entendiste lo que significa ser discípulo de Jesús, seguidor de Él, pero se espera de ti que seas sal de la tierra.

 ¿Qué propiedades tiene la sal? ¿Qué efectos produce cuando se usa?

 La sal da sabor, la sal conserva, la sal produce sed, la sal es un generador del apetito y estimula la ingesta de alimentos.

 Al decirnos Jesús, que nosotros, sus discípulos, sus seguidores, los que hemos hecho un compromiso serio con Él, somos la sal de la tierra,  lo que realmente está diciendo es:

 SABOR: Vosotros tenéis la responsabilidad de dar sabor a esta tierra. Marcáis la diferencia. Hacéis que una cosa insípida, poco apetecible recobre valor, recobre importancia, tenga atracción.

Muchas personas han perdido el sabor de la vida, o por la vida. Han dejado de disfrutar de esta vida por la falta de valores, de ética, de amor, de respeto, etc., y se espera de la Iglesia, de los cristianos, de los que dicen ser discípulos de Jesús, que marquen la diferencia, que hagan que esas personas piensen diferente. Se espera de nosotros que tengamos ese efecto sobre la sociedad, porque somos la sal de esta tierra.

 CONSERVA: Si Jesús dice de nosotros que somos la sal de la tierra, lo que está queriendo decir es que tenemos la responsabilidad conservar, de evitar que la corrupción continúe. Es normal que la carne por sí sola se corrompa, pero no es normal que la sal deje de hacer su función.

 Leonard Ravenhill decía: Así como va la Iglesia va el mundo.  Y tenía razón pues es la Iglesia la que tiene no sólo la responsabilidad, sino la capacidad de conservar, de evitar que el pecado se extienda.

  • Jesús no se refirió a ningún grupo político como sal de la tierra.
  • Jesús no dijo a los fariseos (religiosos) que ellos eran la sal de la tierra.
  • No habló a ninguna ONG, ni a ninguna asociación, ni a ningún grupo social, no fue a ellos a quienes llamó la Sal de la tierra, fue a la iglesia, a los cristianos, a sus discípulos. Pero todas estas asociaciones, ONGs, grupos políticos, etc., están haciendo esta función, porque la verdadera sal no está ejerciendo su función.

 PRODUCE SED: Cuando Jesús dice de nosotros que somos la sal de la tierra, está esperando que tengamos la capacidad de hacer que las personas deseen a Jesús, que es el Agua de Vida. ¿Produce tu vida en la gente deseos de conocer a Jesús? ¿Tu manera de hablar, de pensar de actuar hace que la gente quiera conocer a Jesús?

 GENERA APETITO: Tenemos a toda una sociedad que ha perdido el apetito por las cosas de Dios, por escuchar la Palabra de Dios, pero cuando Jesús se dirige a nosotros como la sal de la tierra está esperando que produzcamos en la gente, hambre por Dios.

La sal, da sabor, conserva, produce un cambio, genera una diferencia, marca la diferencia, la sal debería provocar un efecto positivo en la sociedad, porque esa es su razón de ser, su propósito.

 A veces nos preguntamos cuál es el propósito de Dios para mi. Y encontramos un montón de creyentes luchando por puestos en la iglesia, por ser predicadores, apóstoles o por tener un nombre o título. Todo porque no han entendido que su principal razón de ser es ser sal en la tierra, dar sabor, conservar de la corrupción, marcar una diferencia positiva, han perdido su propósito en la tierra y quieren encontrarlo en los títulos, en los nombres, en las posiciones.

 ¿Nos es poco ser llamados hijos de Dios (Juan 1:12)? ¿Nos es poco ser llamados amigos (Jn 15:15) de Jesús? ¿Nos es poco ser llamados sal y luz (Mt 5:13-14) de este mundo? ¿Nos es poco ser llamados Templo del Espíritu Santo (1 Co 3:16; 6:19)? ¿Nos es poco ser llamados herederos de Dios y coherederos con Cristo (Ro 8:17)?

 Mateo 5:13 Vosotros, mis seguidores, mis discípulos, aquellos que me seguís con el propósito de ser como Yo, vosotros que estáis dispuestos a sufrir, a llorar, a ser vituperados por mi causa, vosotros, sois la sal de la tierra.

 Mateo 25:31-46 Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria, (32) y serán reunidas delante de él todas las naciones; y apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos. (33) Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda. (34) Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo. (35) Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; (36) estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí. (37) Entonces los justos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos, o sediento, y te dimos de beber? (38) ¿Y cuándo te vimos forastero, y te recogimos, o desnudo, y te cubrimos? (39) ¿O cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti? (40) Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis. (41) Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. (42) Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber; (43) fui forastero, y no me recogisteis; estuve desnudo, y no me cubristeis; enfermo, y en la cárcel, y no me visitasteis. (44) Entonces también ellos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, sediento, forastero, desnudo, enfermo, o en la cárcel, y no te servimos? (45) Entonces les responderá diciendo: De cierto os digo que en cuanto no lo hicisteis a uno de estos más pequeños, tampoco a mí lo hicisteis. (46) E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.

 Jesús está esperando que la Sal se comporte como tal, que haga su función. Sino fueses sal, no se esperaría de ti tal efecto, pero somos sal y se espera de nosotros que nos comportemos como tal.

La manera práctica de ser sal, de marcar la diferencia, de vivir el cristianismo no es encerrarse en un templo y tratar de no contaminarse con el mundo hasta que Cristo venga.

La manera práctica de ser sal es permitir a Dios que coja el salero, y lo sacuda sobre la tierra, es salir del salero, es salir de la religiosidad con el propósito de afectar positivamente.

La sal de la tierra tiene que tener contacto con la tierra, y con tierra nos referimos a sus moradores, a la gente, a los vecinos, familiar, amigos y enemigos.

La manera práctica de ser sal está descrita en este pasaje de Mateo 25: Se espera de la sal, que de de comer al que tiene hambre, se espera de la sal que de beber al que tiene sed, se espera de la sal que recoja al forastero, se espera de la sal que vista al desnudo, se espera de la sal que visite al enfermo y se espera de la sal que vaya al prisionero.

¿Qué pretendía Jesús de nosotros al llamarnos sus discípulos? ¿Qué esperaba de Jesús de aquellos que decidían seguir sus pasos? ¿Cuál fue el propósito de Jesús al llamarnos sal de esta tierra?

¿Esperaba Jesús que demostrásemos ser cristianos ayunando, orando más que nadie, o no faltando a una sola reunión? El profeta Isaías 58 nos da la respuesta.

Lo que espero de vosotros al llamaros Sal de esta tierra es:

  • que pongan en libertad a los que están encarcelados injustamente
  • que alivien la carga de los que trabajan para ustedes
  • que dejen en libertad a los oprimidos (ya sea por la enfermedad, por la economía, por la tristeza o el pecado)
  • que suelten las cadenas que atan a la gente
  • que compartan su comida con los hambrientos
  • que den refugio a los que no tienen hogar
  • que den ropa al que la necesite
  • que no se escondan de sus parientes cuando precisen ayuda

Vosotros sois la sal de la tierra, y esto es lo que espero que hagáis.

Lo que buscáis orando sin cesar, ayunando, haciendo vigilias, lo que buscáis en vuestros cultos de avivamiento a puerta cerrada, lo encontraréis cuando comencéis a dejar de centraros en vosotros mismos y pongáis la mirada en el propósito por el cual os he escogido.

Is. 58:8-9 Entonces su salvación llegará como el amanecer, sus heridas sanarán con rapidez, su justicia los guiará hacia adelante y atrás los protegerá la gloria del Señor. Entonces cuando ustedes llamen, el Señor les responderá, “si, aquí estoy”, les contestará enseguida.

V.10-12) Alimenten a los hambrientos y ayuden a los que están en apuros. Entonces su luz resplandecerá desde la oscuridad, y la oscuridad que los rodea será tan radiante como el mediodía. El Señor los guiará continuamente, les dará agua cuando tengan sed y restaurará sus fuerzas. Serán como un huerto bien regado, como un manantial que nunca se seca. Reconstruirán las ruinas desoladas de sus ciudades. Entonces serán conocidos como reconstructores de muros y restauradores de casas (o de hogares si prefiere llamarlo así).

Es interesante que todas estas cosas las buscamos a través de mucha oración, mucho ayuno, mucho estudio y mucho congregarnos. Y Dios nos está diciendo que todo esto será el resultado de vivir una vida enfocada fuera y no dentro. Y cuando Jesús dice en Mt 5:13  que somos la sal de la tierra,  está diciendo que la verdadera espiritualidad tiene que ver con una vida centrada en los intereses de los demás y no en los nuestros. Y que no hay mayor catalizador del poder de Dios que una vida entregada al servicio práctico del Evangelio.

CONCLUSIÓN

Mi conclusión es que:

  • Que la falta de respuestas a nuestras oraciones no es por no orar lo suficiente.
  • La falta de poder de Dios no es debido a la falta de ayuno.
  • El hecho de que la gente no se de cuenta de que somos diferentes no es debido a la ropa que llevamos o la cantidad de cultos que tengamos.
  • Si afectamos o no a nuestra sociedad, no tiene que ver con nuestra religiosidad, con cuantos versículos me sé de memoria o cuantos años llevo siendo cristiano.

Lo que se espera de nosotros es que seamos sal en esta tierra, en esta sociedad, en mi barrio, en mi ciudad, en mi colegio o en mi trabajo o en mi familia.

Pero si la Sal pierde su sabor, si la Sal deja de ser útil, si la Sal deja de cumplir su propósito, Jesús nos pregunta, a nosotros, a sus discípulos, a la Sal de esta tierra ¿Para qué sirve? No sirve más para nada.

El Señor está demandando una respuesta a la Sal ¿Vas a hacer tu función? ¿O vas a perder tu propósito?

Isaías 58 fue escrito hace unos 2700 años aprox., y nos indica que aquel tiempo había gente:

  • Que estaba encarcelada injustamente (espiritualmente hablando)
  • Gente cargada y trabajada
  • Gente oprimida
  • Gente atada a cadenas.
  • Gente hambrienta
  • Gente sin hogar
  • Gente sin ropa
  • Y gente necesitada de ayuda.

Y la demanda hacia su pueblo era que atendiera esta necesidad.

Mateo 25 fue escrito alrededor de 2000 años aprox., y nos indica a pesar del pasar del tiempo seguía habiendo:

  • Gente con hambre
  • Gente con sed
  • Gente forastera sin hogar
  • Gente desnuda sin ropa
  • Gente enferma
  • Y gente encarcelada

Y la demanda hacia los cristianos seguía siendo que atendiera esta necesidad.

2000 años después sigue habiendo personas con hambre, con sed, con falta de ropa, personas oprimidas, personas sin hogar, necesitadas de ayuda, de compasión, personas encarceladas u oprimidas.

Y la demanda hacia su Iglesia, sigue siendo la misma. Vosotros sois la Sal de la tierra y espero de vosotros que respondáis a esta necesidad.

Gracias a las asociaciones, a las ONGs, a los gobiernos y a toda la gente que se dedica a suplir las necesidades de los demás, pero el llamado a ser Sal de esta tierra, fue exclusivamente para ti y para mí.

¿Cuántos se comprometen delante de Dios a responder a la necesidad? No tienes otra opción, o eres Sal o no lo eres. O cumplimos nuestro propósito, o dejamos de tener propósito.

Santiago 2:14 Nuestra fe debe dar como resultado, acciones.

20110206207611_216952958321083_7247386_n

EL ESPÍRITU SANTO GUIANDO TU TRABAJO

Principios para el Exito por Daniel<br />
                                Gonzalez

“Y lo he llenado del Espíritu de Dios, en sabiduría y en inteligencia, en ciencia y en todo arte, 4 para inventar diseños, para trabajar en oro, en plata y en bronce, 5 y en artificio de piedras para engastarlas, y en artificio de madera; para trabajar en toda clase de labor.”
Éxodo 31.3-5

Muchas veces creemos que el Espíritu Santo guía solamente las cuestiones “espirituales”, sin embargo todo lo que hace un hijo de Dios es espiritual, pues el Espíritu Santo mora en él.

Cuando hablamos de nuestro trabajo o profesión, daría la impresión que muchos creyentes separan esta área de su vida y no dejan que sea guiada por el Espíritu Santo.

El trabajo de cada uno de nosotros debe ser una excelente oportunidad de testimonio a otros. Para esto es imprescindible que el Espíritu Santo guíe lo que hacemos.

En primer lugar, el Espíritu Santo te llena de sabiduría, de inteligencia y de conocimiento en todo arte.

  • Sabiduría para manejarte en la empresa para la cual trabajas, de la mejor forma posible.
  • Inteligencia para utilizar los recursos, el tiempo y el esfuerzo de la mejor manera.
  • Conocimiento en todo arte, para entender el mercado en el que te desenvolves y para relacionarse con tus clientes.

En segundo lugar, El Espíritu Santo te da la capacidad de inventar diseños, ya que una mente guiada por él, es renovada e innovadora en todo lo que hace.

  • En lo laboral, busca desarrollar su trabajo de forma más simple y productiva.
  • En lo comercial, crea distintas estrategias y métodos de comercialización.
  • En lo profesional, desarrolla creatividad de forma continua.

En definitiva, el Espíritu Santo debe guiar tu trabajo, para que puedas trabajar en toda clase de labor, y hacerlo de manera sobresaliente para poder ser de bendición.

Si hasta hoy has estado estancado laboral, profesional y comercialmente, quizás necesites pedirle al Espíritu Santo que te guíe de manera especial en esto.

Yo bendigo tu vida para que el Espíritu Santo que mora en vos guíe toda tu vida, incluyendo esta área tan importante para tu desarrollo personal.

LEONES QUE SABEN LADRAR (PASTOR DANIEL GONZÁLEZ)

Principios para el Exito por Daniel<br />
                                Gonzalez

Aún hay esperanza para todo aquel que está entre los vivos; porque mejor es perro vivo que león muerto. Porque los que viven saben que han de morir; pero los muertos nada saben, ni tienen más paga; porque su memoria es puesta en olvido”.
Eclesiastés 9.4-5

Debemos enfrentar la vida imitando al león en su coraje y seguridad, sin embargo, muchas veces conviene actuar como perro para lograr mejores resultados.

Aquí el principio apunta a seguir viviendo y no morir, es decir, a lograr lo que nos hemos propuesto y no desperdiciar una oportunidad.

Porque por superior que sea el león, muerto carece de valor.

Y por inferior que sea el perro, vivo sigue siendo de utilidad.

Es fundamental saber actuar en la vida de acuerdo a la situación que nos toca enfrentar.

  • Frente a un hecho de inseguridad, apuntar a preservar la vida.
    Es mejor pasar por cobarde pero seguir viviendo.
  • Frente a una oportunidad laboral, tener distintos tipos de currículum.
    A veces un currículum muy elevado nos impide conseguir el trabajo.
  • Frente a una compra, desarrollar perfil bajo.
    Una imagen ostentosa hace que terminemos pagando más las cosas.
  • Frente a una negociación, no intimidar a la otra parte.
    Ser fuertes en una negociación a veces impide que esta se concrete.

En estos y otros casos, a veces conviene pasar por menos, y lograr los objetivos, que demostrar más y entorpecer los mismos. Es decir, es más valioso un perro que sigue viviendo que un león que está muerto.

También deja implícito que el que actúa con esta sabiduría no necesita demostrar nada a nadie, y esto le facilita la concreción de sus objetivos.

Yo bendigo tu vida con sabiduría de parte de Dios para actuar de acuerdo a cada ocasión y para que puedas recibir la mejor paga en cada situación.