IGLESIA MANANTIAL DE VIDA CUENCA

Benditas serán en ti todas las familias de la tierra (Génesis 12:3)

Líderes del Avivamiento

Deja un comentario

LÍDERES DEl AVIVAMIENTO
Al estudiar muchos movimientos pasados de Dios, encontré similitudes asombrosas entre los diferentes hombres que Dios usó para guiar a Su pueblo en tiempos de Reforma y avivamiento. El linaje espiritual de estos hombres se remonta a los “hombres poderosos” de los tiempos antiguos – Josué, Caleb, Moisés, Gedeón, Elías, Juan el Bautista, etc. – hombres de gran audacia y renombre – los apóstoles, y después por los siglos por Savonarola, Lutero, Whitefield, Wesley, Edwards, Finney, William Booth, Evan Roberts, Jonathan Goforth, John Sung, Smith Wigglesworth, etc. etc. Todos eran hombres que “pagaron el precio”, que habían pasado mucho tiempo a solas en secreto con Dios, y a menudo muchos años en el “desierto”, antes que fueron ungidos con poder de lo alto y enviados para liberar al pueblo de Dios de sus cadenas de cautividad y pecado. Repentinamente aparecieron, como de la nada, sin miedo, y con un mensaje abrasador que penetró directamente al corazón de sus oyentes. Así fue siempre y siempre será, con estos “ungidos” de Dios.
A.W.Tozer dijo: “Dios siempre tuvo Sus especialistas… que aparecieron en momentos críticos de la historia para reprender y exhortar en el nombre de Dios y de la justicia… Un tal hombre era drástico, radical, posiblemente violento a veces, y la multitud curiosa que le miraba, pronto le etiquetaba como extremo, fanático y negativo. Y en cierto sentido tenían razón. El tenía la mente puesta en un solo objetivo, era severo, sin miedo, y estas eran las cualidades que las circunstancias exigían. El chocaba a algunos, asustaba a otros y enajenaba a muchos, pero él sabía quien le había llamado y a qué fue enviado. Su ministerio apuntaba a la emergencia, y esto le señalaba como alguien diferente, un hombre aparte.”
El lugar de entrenamiento para tales hombres es a menudo muy dentro del “desierto” del quebrantamiento, del “no ser nada”, y de la muerte del yo. El historiador D’Aubigne escribió: “Una gran obra de Dios nunca se cumple por la fuerza natural de un hombre. Es de los huesos secos, de la oscuridad y del polvo de la tierra, que a Dios le place escoger los instrumentos por las que El derramará sobre la tierra Su luz, regeneración, y vida.”
Tales hombres eran a menudo las personas más controversiales de sus tiempos. Fueron amados por algunos y extremamente aborrecidos por otros. Normalmente fueron vistos como una amenaza contra la iglesia establecida, y por eso fueron tratados con muchas sospechas, e incluso odio, por aquellos que tenían el poder. Fueron hombres que habían batallado en oración, llegando al mismo trono de Dios. Ellos habían saboreado la gloria celestial, y se habían llenado de una visión y una pasión que va más allá de las palabras. Y ahora ellos eran hombres peligrosos – hombres llenos del fuego del amor y devoción a un Dios santo. Nunca más estarán contentos con una iglesia que no demostraría plenamente Su gloria y Su majestad ante el mundo moribundo. Nunca más permitirían que su Salvador quede abandonado, “herido en la casa de Sus amigos”.
Estos Reformadores y predicadores de avivamiento habían entregado todo a Dios, estaban dispuestos a pagar cualquier precio para ver a Dios levantarse y dispersar a Sus enemigos en la tierra. Ellos habían voluntariamente permitido que El les humillase y quebrantase, para que algún día serían verdaderos instrumentos de Su gloria. Ellos habían verdaderamente muerto a sí mismos, muerto al pecado, “muerto al mundo y todos sus juguetes, su pompa vana y sus deleites pasajeros.” Ellos vivían solo para Jesús, y Su palabra ardía en sus corazones como un fuego consumidor, y en sus bocas como una espada de dos filos. Los antiguos predicadores de avivamiento predicaban a menudo de manera muy fuerte acerca de “pecado, justicia y juicio”. Es que el Espíritu Santo convence de estas mismas cosas: “pecado, justicia y juicio” (Juan 16:8). El propósito de su prédica fue desatar el poder del Espíritu Santo que convence. Ellos querían despertar profundamente la conciencia de sus oyentes.
Los antiguos predicadores de avivamiento a menudo predicaban bajo una tal unción que la casa se llenaba de los llantos y sollozos de aquellos que fueron tocados por el Espíritu de Dios.
Los antiguos predicadores de avivamiento estaban tan llenos de la presencia de Dios, tan saturados con Su gloria, que el avivamiento les seguía dondequiera que iban. Ellos nunca se hubieran atrevido a predicar como lo hicieron, sin esta unción (porque “la letra mata, pero el Espíritu da vida”). ¿Pero cómo exactamente obtuvieron esta unción? Bien, como demuestran los relatos, fue mayormente por la ORACIÓN agonizante y persistente, que ellos alcanzaron este ámbito de verdadero “poder de avivamiento” en su ministerio.
Una vez que los cristianos hayan seguido el llamamiento de Dios, y hayan pasado por el fuego de Su purificación, y hayan recibido Su unción poderosa, entonces llega el tiempo para que la comunidad entera experimente esta gran “invasión” del poder de Dios. Esto es cuando la “cosecha” realmente empieza. Este es el tiempo cuando la iglesia invadirá sin temor el reino de satanás bajo una unción poderosa, “liberando a los cautivos” mientras avanzan. Para aquellos que experimentaron la purificación y el perdón de Dios, un tal tiempo puede ser como el cielo en la tierra. Un escritor describió el avivamiento como “una comunidad saturada de Dios”.
Cuando un avivamiento se extiende a la comunidad de esta manera, es normal que los bares se transformen en reuniones de oración; que grandes números de criminales notorios se conviertan; y que los jueces se queden sin casos a juzgar. En realidad, estas son las cosas que la iglesia debería ver a gran escala todo el tiempo; pero en este momento, los “canales” de estas bendiciones están casi completamente obstruidos por el pecado dentro de la iglesia.
Un avivamiento a nivel mundial realmente debe estar inminente. ¿Pero cómo pueden los cristianos individuales prepararse para un tal movimiento poderoso del Espíritu de Dios? – La respuesta es sencilla: Para ser parte de un nuevo movimiento de Dios, es necesario que primero experimentes un AVIVAMIENTO PERSONAL en tu propia vida. Tú mismo debes primero ser “avivado”. Esto significa buscar a Dios con todo tu corazón, librar tu vida de cualquier “nube” que podría estar entre tú y Dios (y pedirle que el revele cualquier otra cosa que quiere tratar en ti), quebrantamiento, y oración “agonizante” (que Dios derrame Su Espíritu sobre ti y te llene con Su fe, Su amor, Su palabra, Su unción, etc.).
Antes que empiece un avivamiento, Dios invierte mucho tiempo (muchos años) entrenando a Sus “pioneros”, preparándolos (a menudo en algún lugar desconocido y apartado) para el día en que Su Espíritu será derramado, y ellos saldrán repentinamente del desierto y aparecerán en el escenario del mundo, con un mensaje abrasador y una audacia santa que encenderá un fuego en los corazones de todos quienes les escuchen.
Como dije, manifestaciones espirituales falsas son muy comunes en tiempos de avivamiento. Estas a menudo son causadas por creyentes que buscan un “toque”, una experiencia, una bendición, etc., en vez de buscar a Dios por causa de El mismo. Es muy peligroso para un cristiano, buscar alguna otra cosa aparte de una relación más profunda y más pura con Dios mismo. La búsqueda de “toques” o experiencias es solo emocionalismo, y puede resultar en grandes engaños espirituales. Como siempre, muchas de estas manifestaciones falsas serán carnales; y algunas serán directamente demoníacas.
Pero es importante recordar que Dios mismo a menudo hace cosas no usuales en tiempos de avivamiento. Por ejemplo, cuando hay un derramamiento repentino y masivo del Espíritu Santo, a menudo habrá tremendos gritos de desesperación por el pecado, o temblor bajo el temor de Dios; y después (cuando el arrepentimiento y el perdón hayan sucedido) erupciones de alabanza gozosa. También puede resultar en un “hablar en lenguas” en masa, caer bajo el poder de Dios, sueños, visiones, visitaciones de ángeles, etc.
Muchas de estas cosas son fácilmente falsificadas por el diablo, y por eso es vital que los líderes sean capaces de discernir entre lo falso y lo verdadero. El diablo intentará mezclar tantas manifestaciones falsas con lo que Dios hace, para que muchos observadores concluyan que el movimiento entero “no es de Dios”.
Sin embargo, si estas falsificaciones no causan problemas a gran escala, puede ser lo mejor si los líderes no llaman mucho la atención a eso. (Los intentos de “corregir” públicamente a alta voz un problema relativamente pequeño, puede a veces hacer que la gente se vuelva demasiado sospechosa de CUALQUIER cosa fuera de lo común, y esto frenará la obra del Espíritu Santo también.) Pero si las falsificaciones entran a gran escala, entonces será necesario que los líderes hagan una corrección abierta, usando toda la autoridad que Dios les dio. Si no hay esta autoridad y corrección, el diablo entrará rápidamente y podría tomar el control completo. Por eso no debe haber líderes “suaves” o que hagan compromisos en tiempos de avivamiento. ¡Satanás podría fácilmente manipularles para sus propósitos!
Yo creo que el liderazgo en el avivamiento venidero estará muy alerta para no animar el emocionalismo. No puedo imaginarme a ellos usando las técnicas de “tocar las cuerdas del corazón” que se ven tan a menudo hoy. Todo lo que es “show”, todo lo que es emocionalista, todo lo que es superficial – Dios lo odia. Pero todo esto es tan común hoy, que muy pocos cristianos siquiera pueden distinguirlo del cristianismo verdadero.
Los nuevos ministerios de avivamiento detestarán esta clase de manipulación emocional. Su prédica no será ninguna demostración de personalidad, astucia o “show”, pero “en demostración del Espíritu y de poder” (1 Cor.2:4). Y yo creo que también la nueva música que acompañará el avivamiento, será libre de la idea de manipular las emociones. Pero a pesar de todo esto, no dudo de que también este avivamiento será acusado de “emocionalismo” y “histeria”, como todos los que vinieron antes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s