IGLESIA MANANTIAL DE VIDA CUENCA

Benditas serán en ti todas las familias de la tierra (Génesis 12:3)

EL DIOS QUE VE, OYE Y DESCIENDE

Deja un comentario

“EL DIOS QUE VE, OYE Y DESCIENDE”
* Hechos 7:33-34
El pueblo de Dios llevaba 430 años de esclavitud en Egipto (Éxodo 12:40)
Generación tras generación fue pasando y muriendo sin que nada aparente ocurriera. Ningún libertador, ningún ápice de esperanza, de cambio, de ilusión por que algo aconteciera a su favor.
¿Fue Dios indiferente a la situación? ¿A la necesidad? ¿A los sufrimientos? Dios no es indiferente.
¿Se olvidó Dios de su pueblo? Dios no olvida.
¿Se complace Dios en verlos sufrir? Por supuesto que no.
¿Qué sucedió en el cielo durante esos 430 años? Aparentemente silencio, nada fuera de lo normal. (De la misma manera que hubo 400 años de silencio hasta que apareció Juan el Bautista.
400 años sin suceder nada, dan para muchas reflexiones, muchas dudas y muchos planteamientos.
¿Estaba Dios quieto, observando nada más, viendo el espectáculo sentado en su trono? La Biblia me dice que no: “Mi Padre hasta ahora trabaja, y yo trabajo.” (Jn. 5:17)
Entonces, si Dios no estaba quieto, ¿Qué hacía? ¿Qué esperaba?
Rick Warren: “Nada sucede hasta que alguien proporcione liderazgo”
– Mientras no apareció un hombre llamado Martín Luther King y dijo: “Tengo un sueño”, el movimiento de Derechos Civiles de E.E.U.U., no era nada.
– El programa de la NASA casi no existía hasta que el presidente J.F. Kennedy dijo: “Vamos a poner a un hombre en la luna antes que termine esta década.”
Rick Warren: “Nada sucede hasta que alguien proporcione liderazgo”
Entonces, ¿Qué hacía Dios? Esperando, y planeando, planeando y esperando, hasta que nació Moisés.
¿Cuántos Moisés hay aquí? Los hombres y mujeres como Moisés hacen que Dios se mueva, se manifieste.

“HE VISTO”
He oído a mucha gente decir: “Dios no ve lo que sucede en el mundo.” “Dios no ve lo que yo estoy pasando.” ¿Es eso cierto?
Dios le dice a Moisés: “He visto la aflicción de mi pueblo.” En Éxodo 3 dice: “Bien he visto la aflicción…”
No sólo lo había visto en ese momento. Dios ve: “Pasado, presente y futuro.”
* 2ª Crónicas 16:9 “Sus ojos contemplan toda la tierra…”
* Salmo 14:2 “Dios mira a los hombres…”
* Salmo 33:13-14; 53:2; 102:19
* Génesis 7:1 “Dios vio a Noé como único justo”
* Génesis 31:2 “Dios vio lo que Labán había hecho a Jacob.”
* Juan 1:48 “Jesús le dijo a Natanael que lo había visto con antelación.”
* Génesis 16:17 “Agar puso nombre a un lugar “Tú eres Dios que ve”, porque allí, en la aflicción, Dios le vio.”
* Salmo 94:5 “El que formó el ojo ¿No verá?
Dios le dice a Moisés: “He visto la aflicción de mi pueblo”. Tengo una noticia para ti: “Dios te ha visto” Ha visto tu aflicción, tus problemas, tus necesidades, pero también ve cuando haces lo que no le agrada. Dios ve en todo momento.
Hay casi 7.000 millones de personas en el mundo y Dios conoce a cada uno por su nombre, cada uno de sus problemas.
En el texto original de Hechos 7, VER, significa: “Conocer, saber, comprender, entender.”
Dios entiende, te comprende, sabe y conoce tus problemas.
“Nada sucede hasta que alguien diga, vamos a hacer algo”
Pero no sólo ve y nada más, sino que además, Dios le dijo a Moisés:
II. HE OÍDO (SU GEMIDO)
* Éxodo 3:7 “He oído su clamor a causa de sus extractores”
Oír en hebreo: Oír inteligentemente.
Oír en griego: Oír, entender, escuchar.
¿Nos oye o escucha Dios siempre que oramos o a veces no? ¿Estaba Dios escuchando las oraciones que su pueblo hacía continuamente en Egipto? ¿Has sentido alguna vez que Dios no estaba escuchando tus oraciones?
* Salmo 94:9 “El que hizo el oído, ¿no oirá?”
* Salmo 34:17 “Claman los justos, y Jehová oye, Y los libra de todas sus angustias.”
* Génesis 21:17 “Dios oyó a Ismael cuando aún era un niño y lloraba por falta de agua.”
* Génesis 30:6 “Oyó el clamor de Raquel cuando clamaba por tener hijos”.
Dios oye y escucha nuestro clamor continuamente, pero también oye nuestras quejas, palabras deshonestas o las murmuraciones.
* Números 11:1 “Aconteció que el pueblo se quejó a oídos de Jehová; y lo oyó Jehová…”
* Números 12:2 “Y dijeron: ¿Solamente por Moisés ha hablado Jehová? ¿No ha hablado también por nosotros? Y lo oyó Jehová.”
¿Cuándo dejó Dios de oír las oraciones de Saúl? De modo que Saúl fue a una adivina para intentar hablar con Samuel que ya había fallecido.
* Juan 9:31 “Y sabemos que Dios no oye a los pecadores; pero si alguno es temeroso de Dios, y hace su voluntad, a ése oye.”
* 1ª Pedro 3:12 “Porque los ojos del Señor están sobre los justos, Y sus oídos atentos a sus oraciones.”
“Nada sucede hasta que alguien diga, vamos a hacer algo”
– ¿Acaso no escuchó Jesús a Bartimeo cuando clamaba?
– ¿No escuchó Dios el clamor de su pueblo cada vez que se apartaban de Él y eran subyugados en el tiempo de los Jueces?
– ¿No escuchó Dios a su pueblo cuando iban a ser exterminados en el tiempo de Ester?
– ¿No escuchó Dios a su pueblo cuando tuvieron hambre en el desierto? ¿Y cuando tuvieron sed? ¿No escuchó Dios a Jonás cuando clamó desde el Seol? ¿No escuchó Dios a Sansón aun habiendo pecado cuando quiso vengarse de sus enemigos?
Dios siempre te escucha si tú le escuchas a Él.
“Nada sucede hasta que alguien diga, vamos a hacer algo”
III. HE DESCENDIDO PARA LIBRARLOS
* Hechos 7:32-34 “Yo soy el Dios de tus padres, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac, y el Dios de Jacob. Y Moisés, temblando, no se atrevía a mirar. Y le dijo el Señor: Quita el calzado de tus pies, porque el lugar en que estás es tierra santa. Ciertamente he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he oído su gemido, y he descendido para librarlos.”
¿De qué sirve que Dios diga que me ve, o que oye mis oraciones si no hace nada al respecto? Lo que yo deseo es que Dios “haga algo.” Que descienda, que resuelva mis problemas, que pague mis deudas, que solucione los líos en los que yo me he metido.

Eso podría ser lo que hubiera pensado el pueblo de Israel mientras estaban en esclavitud. Entendían que Dios no les VEÍA, ni les OÍA, porque NADA HABÍA HECHO AL RESPECTO.
– Lo que nos da seguridad de que Dios nos oye y nos ve, es el ver que Dios actúa. Que Dios descienda para intervenir.
– Dios le dijo a Moisés: “He descendido para librarlos”. Dios ya había decidido actuar. No desciende por que sí, sino con un propósito.

* Éxodo 19:18 ¿Por qué sabía el pueblo que Dios había descendido sobre el Monte Sinaí? Porque veía que la montaña humeaba, ardía.
* 1ª Reyes 18:37 ¿Cómo supo Elías que Dios le había escuchado en el Monte Carmelo? Porque fuego había descendido.

Dios oyó vio la aflicción de este mundo y oyó su clamor. Como respuesta a ello, descendió en forma de hombre. Nació en el vientre de una mujer, creció, y cuando llegó el momento, actuó muriendo en una cruz librándonos de nuestro principal problema de nuestra principal esclavitud que era el pecado.

– ¿Ve Dios? ¿Dónde estarías ahora mismos si Dios no te hubiera visto?
– ¿Oye Dios? ¿Dónde estarías ahora mismo si Dios no hubiera escuchado tu clamor o el clamor de quienes oraron por ti?
– ¿Hace algo Dios, desciende cuando clamamos? ¿Dónde estarías ahora mismo si así no fuera?
¿Qué habría pasado si Dios hubiera tapado sus ojos y sus oídos ante la condenación del pecado? ¿Y si Dios no hubiera enviado a Jesús a morir por nosotros? Dios si VE, si OYE, si DESCIENDE para librarnos, pero…

“Nada sucede hasta que alguien diga, vamos a hacer algo”
Rick Warren: “Nada sucede hasta que alguien proporcione liderazgo”
El problema no es que Dios no vea o no oiga. El problema no es que Dios no quiera hacer nada, sino que NO ENCUENTRA A QUIEN ENVIAR.
IV. TE ENVIARÉ
* Hechos 7:34 “Ciertamente he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he oído su gemido, y he descendido para librarlos. Ahora, pues, ven, te enviaré a Egipto.”
– Dios esperó a que Moisés naciera y creciera para enviarlo como libertador a Egipto. Tenía todo un plan desarrollado, pero nada podía suceder hasta que “no hubiera liderazgo.” Moisés tuvo sus errores, pero estuvo dispuesto a ser usado por Dios.
– Cuando el pueblo de Dios era subyugado en el tiempo de los Jueces, nada sucedía hasta que: “Alguien era levantado por Dios para actuar.”
– En el tiempo de Isaías, Dios tenía un mensaje para su pueblo, pero nada sucedió hasta que el profeta dijo: “Envíame a mí, yo iré.”
– ¿Quería Dios salvar a Nínive? Pero nada sucedió hasta que alguien escuchó la voz de Dios y estuvo dispuesto a predicar. Jonás no fue perfecto, pero fue Dios lo usó.
Dios le dijo a Moisés: “Ciertamente he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he oído su gemido, y he descendido para librarlos. Ahora, pues, ven, te enviaré a Egipto.”
Voy a descender para librarlos, voy a actuar, a hacer algo, pero será a través de ti.
En Jueces 6 vemos como los Israelitas estaban sufriendo a mano de los Madianitas y eso les hizo clamar a Dios. Gedeón también clamó como un israelita más, lo que no sabía era que Dios lo iba a utilizar a él mismo.
– Dios ha oído el clamor de tu hermano y ha visto su aflicción, pero ¿Estás dispuesto a ayudarlo? ¿Estás dispuesto a dejarte usar por Dios para bendecirle, para hacer que su oración tenga respuesta?
– Dios ha oído el clamor de los Conquenses, y ha visto sus aflicciones, los divorcios, los abusos, las ataduras que están destruyendo vidas, etc.… Estamos orando por Cuenca para que Dios haga algo. Pero, ¿Estás dispuesto a ser tu quien sea enviado? ¿Vas a hacer algo para que Cuenca sea salva?
“Nada sucede hasta que alguien diga, vamos a hacer algo”
Rick Warren: “Nada sucede hasta que alguien proporcione liderazgo”
CONCLUSIÓN
Si la Biblia dice que Dios ve y ha visto las aflicciones de tu hermano y de Cuenca, es que es así.
Si la Biblia dice que Dios ha oído y oye las oraciones, las angustias, el clamor, es que es así.
Pero el hecho de que Dios descienda para hacer algo, para salvar, para solucionar el problema de tu hermano, para proveerle, para aconsejarle, para sanarle, eso… dependerá de ti.
2ª Crónicas 16:9 “Porque los ojos de Jehová contemplan toda la tierra, para mostrar su poder a favor de los que tienen corazón perfecto para con él.”
“Ciertamente he visto la aflicción de mi pueblo que está en Cuenca, y he oído su gemido, y he descendido para librarlos. Ahora, pues, ven, te enviaré a ti.”

¿Cuántos están dispuestos? ¿Cuántos quieren hacer que Dios descienda, actúe?
“Nada sucede hasta que alguien diga, vamos a hacer algo”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s