IGLESIA MANANTIAL DE VIDA CUENCA

Benditas serán en ti todas las familias de la tierra (Génesis 12:3)

Y ORAREN Y BUSCAREN MI ROSTRO

Deja un comentario

Y oraren y buscaren mi rostro
—¿De verdad quieres que mis oídos estén atentos Salomón?— —Si mi pueblo orare—
¿Cómo va a Dios a escuchar si no hay oración? Dios no nos invita a orar, nos exhorta a hacerlo. No hay vida cristina si no hay oración. Una buena definición de la oración sería: “orar es depender de Dios”. Cuando oro estoy reconociendo que yo no puedo, que dependo de Dios, de que Él actúe. Estoy dejando a un lado la autosuficiencia y suplicando el favor de Dios. Por esa razón, después de humillarse, de reconocer nuestros errores, nuestra falta de dependencia, Dios nos invita a orar. Si mi pueblo orare y buscare mi rostro. No es un llamado a aquellos que no conocen al Señor sino más bien, es un mensaje dirigido a aquellos que confiesan ser hijos de Dios. El mejor tiempo invertido es aquel que pasamos orando. Nunca será un tiempo perdido cuando estamos orando, a menos que lo estemos haciendo de una manera religiosa. Hacemos demasiadas cosas sin orar. Damos por hecho que sabemos hacerlas y gloria a Dios por los talentos, por las habilidades que podamos tener, pero cuidado con excluir a Dios sin darnos cuenta de nuestras actividades. La oración es dependencia de Dios, y todo cristiano debería orar en su corazón antes de emprender cualquier cosa. Hoy día se predica mucho sin oración, se enseña sin haber orado antes. No podemos sustituir la oración por el conocimiento ni por la preparación. Un sermón sin oración serán tan sólo palabras muertas, tal y como expresa E.M. Bounds: “Las palabras que dirija sin oración en el púlpito o fuera de él, son palabras muertas”
¿Cuánto tiempo pasas orando cada día? No hay avivamiento sin oración, nunca lo hubo ni nunca lo habrá. Algunos oran. Otros se benefician de esas oraciones. Pero unos crecerán y otros seguirán igual de fríos. ¿La diferencia? LA ORACIÓN.
La idea de Dios aquí al hacer el llamado a orar es según el original, un llamado a Interceder, pedir, rogar, suplicar. Orar uno por otros, en las vigilias, en tu habitación. Orar por otro es olvidarte de ti. Es tomar la carga por la necesidad, por los perdidos. Oramos por nosotros, por nuestra casa, ropa, dinero, novia/o, coche, etc., y está bien pero Jesús dijo: “Buscad primero el Reino de Dios, su justicia, y todas las demás cosas serán añadidas” (Mateo 6:33)
¿Quería Dios escuchar las oraciones de ese lugar? Sí, claro que sí. Dios estaba deseando escuchar a Salomón y a cada uno de los que en ese Templo iban a levantar oración. Había escogido ese lugar para habitar, para manifestarse, pero era necesario que el pueblo aprendiese a orar, a interceder unos por otros. —¡¡Cuidado Salomón, que esta casa no se convierta en un lugar donde cada uno pide por sí mismo. Quiero que intercedáis, que os acordéis de las necesidades de los demás, que no seáis egoístas a la hora de pedir!!— Dios le está advirtiendo a Salomón sobre el peligro de perder de vista el verdadero propósito por el cual habían construido ese Templo. Que no sucediera como cientos de años después cuando Jesús visitó el Templo de Dios esperando ver un lugar de oración, y lo que vio fue una cueva de ladrones. “Mi casa, casa de oración será llamada.” (Mateo 21:13) Fue el clamor de Jesús al ver que en la casa de Dios no se estaba cumpliendo el verdadero propósito para el cual se había levantado. Y es esto lo que precisamente Dios está demandando a Salomón, que sea una casa de oración.
Muchas veces podemos caer en el erro de convertir la iglesia en todo menos en casa de oración. Vamos a recibir respuesta a nuestras oraciones, a escuchar una Palabra de Dios, a ser sanados, confortados, a tener comunión unos con otros, etc. Y todo esto está bien, es estupendo. Pero no es suficiente, Dios quiere que en el lugar donde nos congregamos, se ore, se interceda. Como decía Leonard Ravenhill: “Una cosa maravillosa es hablar a los hombres de Dios, pero otra cosa más maravillosa es hablar a Dios de los hombres.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s