IGLESIA MANANTIAL DE VIDA CUENCA

Benditas serán en ti todas las familias de la tierra (Génesis 12:3)

DIOS CUENTA CONTIGO

Deja un comentario

Mateo 9:35-38  “Recorría Jesús todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo. Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor. (Marcos: y comenzó a enseñarles muchas cosas.) Entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, mas los obreros pocos. Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies.”

¿Qué motivaba a Jesús a recorrer TODAS las ciudades y aldeas?

¿Qué le empujaba a ir enseñando y predicando?

¿Qué hacía que Jesús entrara en cada sinagoga y se sentara en cada plaza a predicar y enseñar?

¿Qué motivaba a Jesús a entrar en casas donde después sería juzgado y señalado?

¿Por qué continuamente vemos a Jesús enseñando en plazas, fuentes, casas, bodas, barcas, rodeado de niños, religiosos, pecadores, cobradores de impuestos, autoridades, hombres y mujeres, ancianos y niños?

“Recorría Jesús todas las ciudades y (todas) las aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando las enfermedades y las dolencias en el pueblo”

Recorrer: Atravesar un espacio o lugar en toda su extensión o longitud; Registrar, mirar con cuidado, andando de una parte a otra, para averiguar lo que se desea saber o hallar.

¿Por qué? ¿Por qué Jesús? ¿Qué te motivaba? ¿Qué te empujaba a hacerlo?

Jesús nos llama a seguir sus pasos, a ser como Él. A andar como Él anduvo (lema). Hay un llamado para la Iglesia Manantial de Vida a imitar a Jesús, a ir donde él fue, a entrar donde él entró. En casas, plazas y mercados. ¿Por qué?

Porque allí estaba la gente, los pecadores, los necesitados.

Recorría Jesús todas las ciudades y aldeas enseñando, predicando y sanando… ¿Qué me dice a mí esto? ¿Qué te dice a ti?

–          Que todos eran importantes para Jesús

–          Que no quiere que nadie se pierda

–          Que había entonces una gran necesidad y la sigue habiendo ahora

–          Que no había mucha gente dispuesta a hacerlo

–          Que a Jesús le importa la gente

–          Que quería asegurarse que todos tuvieran la oportunidad de escuchar y de ver

–          Que debió llevarle mucho tiempo recorrer, predicar, enseñar, discipular, sanar, ministrar, escuchar, etc.

–          Y por lo tanto que esta era la prioridad de su vida.

¿Qué provocó que Jesús recorriera ciudades y aldeas predicando, enseñando y sanando?

I.                   VER LAS MULTITUDES

“…Y al ver las multitudes…” fue producto, resultado de la acción anterior, recorrer con el propósito de predicar y enseñar y sanar.”

Jesús entendía el propósito de su vida, de su recorrido por las calles, por las plazas, por las casas. Su propósito eran las multitudes, todos y cada uno, cada joven, cada familia, cada hombre o mujer.

Jesús vio las multitudes, se paró a contemplarlas, observó la gran cantidad de gente que aún no le conocía.

¿Qué le motivaba a Jesús a recorrer, a andar, a viajar, a salir de la comodidad? ¿Crees que Jesús podría haber tenido éxito si hubiera abierto una iglesia? ¿Se le llenaría? ¿Sería un predicador de avivamiento? Pero Él recorría lugares, ciudades aldeas, plazas, casas… PORQUE HABÍAN MULTITUDES FUERA NO DENTRO, FUERA.

El resultado de recorrer ciudades y aldeas fue ver las multitudes. Que diferente respuesta hubiera dado cualquier otro.

¿Qué viste al recorrer tantas ciudades y aldeas?

–          Bonitas calles, edificios y plazas

–          Fuentes, mares y ríos

–          Gastronomía, museos, cultura, etc.

Jesús vio las multitudes, nada más. Era su objetivo, su misión, su propósito.

¿Ves las multitudes? ¿Cómo las ves?

II.                CON COMPASIÓN

“Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas…” El resultado de ver las multitudes para Jesús, fue tener compasión de ellas.

¿Qué es compasión? RAE:Sentimiento de conmiseración y lástima”.

¿Era esta la clase de compasión que sentía Jesús? Por supuesto que no.

Compasión: Según el gr. “Sentir que las entrañas anhelan”

Necesitamos sentir compasión por las multitudes. Que Dios ponga en nosotros este sentir que nuestras entrañas anhelen ver un cambio en la gente, ver personas transformadas, ver personas rendidas a Cristo. Anhelar: “Tener ansia o deseo vehemente de conseguir algo”

A menos que Dios ponga en nosotros el deseo, el anhelo ferviente de ver a las multitudes siendo ganadas para Cristo, nada podremos hacer. No moveremos ni un solo dedo por ellas.

Jesús tuvo compasión, sintió compasión, las multitudes le provocaron la compasión, el anhelo profundo, ferviente.

A.    PORQUE ESTABAN DESAMPARADAS

Desamparar: Abandonar, dejar sin amparo ni favor a alguien o algo que lo pide o necesita. Ausentarse, abandonar un lugar o sitio.

Yo no quiero (como Iglesia) abandonar a la gente en su pecado, en sus problemas, en su condenación, en sus frustraciones, desilusiones, etc. Yo no quiero que la Iglesia deje sin amparo a las personas que están pidiendo o necesitando ayuda. No quiero que la Iglesia Manantial de Vida esté ausente de la vida de la gente, de la necesidad. No quiero que la Iglesia abandone a la gente porque nos han dicho que ya tienen su religión, porque nos han dicho que es gente dura. Yo no quiero que la Iglesia abandone su lugar, su sitio, que es ahí fuera.

Desamparadas: “relajarse” Da la connotación de alguien que se ha conformado con su situación, se han relajado en sus problemas, en su condenación. No hay quienes les despierten, les haga ver su necesidad. Quiero ser una Iglesia que no deje a la gente relajarse en sus pecados, que despierte la necesidad de Cristo, de lo eterno.

¿Cómo encontró Jesús a las multitudes cuando pasaba por las ciudades y aldeas?

–          Las encontró relajadas, desamparadas, abandonadas sin nadie que les alertara, les despertara o les provocara un cambio.

¿Cómo verá Jesús a las multitudes de Cuenca? Quiero que cuando Jesús mire a Cuenca, vea gente siendo despertada, gente siendo atendida, gente siendo provocada a un cambio, gente siendo salvada porque una Iglesia entendió el propósito, porque una Iglesia vio a las multitudes y sintió compasión por ellas.

B.     DISPERSAS

Habla de un movimiento repentino y rápido. ¿Qué puede hacer que una manada de ovejas se disperse de un lugar a otro rápidamente? Un lobo, o varios lobos.

¿Qué vio Jesús al observar a las multitudes? ¿Qué vio que le provocara tal compasión, tal anhelo? Estoy seguro que junto a esas multitudes de “ovejas” que estaban siendo dispersas, tuvo que ver a los lobos rapaces tratando de confundir, de matar, de desviar, de sacar partido o bocado de ellas.

Lobos vestidos de ovejas, falsos maestros, falsos profetas, fariseos y saduceos que decían conocer las Escrituras. Perversos que conocían la condición de la multitud, conocían la necesidad, el desaliento y aprovecharon para intentar sacar partido. Gente con apariencia de piedad, pero negando la eficacia de ella con sus propias vidas y ejemplos.

Jesús vio, contempló, observó multitudes desamparadas, sin que nadie les alertara, las atendiera y las defendiera de los lobos rapaces que estaban consiguiendo que aún más se dispersaran y se confundieran.

C.    COMO OVEJAS SIN PASTOR

–          Sin alimento, comiendo lo que encuentran, lo que el mundo les ofrece. Engordadas de mentiras, de vanidad, de falsas doctrinas, de religión, de tradición, pero desnutridas de la Verdad, del Evangelio y de Cristo.

–          Sin protección, de los lobos, de las sectas, de los engaños, del pecado, etc.

–          Sin dirección, caminando sin saber dónde ir, sin rumbo, sin propósito, sin una meta digna, sólo ser felices, vivir la vida, disfrutar al máximo para luego morir con la mentira de que descansarán en paz.

Jesús vino a ofrecerles todas estas cosas: Alimento, protección, dirección, una meta, un propósito, la Vida. No quería desampararlas, abandonarlas allí, en medio de tantos lobos. No quedó estático, pasivo.

III.             COMENZÓ A ENSEÑARLES (Marcos 6:34)

Comenzó: Indica  urgencia, indica saber lo que tiene que hacer. No esperó a nada más, a tener el deseo, el deseo, el anhelo ya estaba. ¿Cuándo vas a comenzar? ¿Qué más vas a esperar? ¿Vas a esperar el llamado? ¿El deseo? ¿A ver que hacen los demás? ¿Esperar a tener más tiempo? ¿Esperar a acabar la carrera? ¿A solucionar primero algunos asuntos? Jesús comenzó nada más ver a las multitudes, porque habían otros que se habían adelantado, los lobos rapaces ya estaban allí aprovechando la necesidad.

Era el deseo de Jesús llegar a todos, entrar en cada hogar, entrar en cada negocio, en cada familia, tocar a cada puerta. Si pudiera lo hubiera hecho. Vio la necesidad, pero aún Él entendió que era demasiada para uno sólo.

IV.             CONTÓ CON SUS DISCÍPULOS

Mateo 9:37-38 “Entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, mas los obreros pocos. Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies.”

Este “entonces” viene como consecuencia de lo anterior (ver las multitudes desamparadas y dispersas como ovejas sin pastor) Entonces, debido a esto… debido a que eran tantos, debido a que Él sólo no podía… apeló a sus discípulos.

Dios cuenta contigo, Jesús cuenta contigo.

A la verdad: Es una declaración seguida o acompañada de un contraste: “La gente está necesitada, desamparada, dispersa, en peligro, y aunque siento compasión, deseo y anhelo de predicarles a todos, de enseñarles, guiarles, protegerles, lo cierto es que son muchos, demasiados en comparación con los pocos obreros, con las pocas personas dispuestas.”

A.    ROGAD AL SEÑOR DE LA MÍES

La primera petición de Jesús es que roguemos, que pidamos al Dueño del campo: “Oye, nos has mandado a recoger la cosecha, a trabajar a tus campos, pero es demasiado trabajo, demasiados campos, para los pocos que somos. Necesitamos más gente.”

Jesús nos está diciendo que oremos a Dios, que le pidamos. Nos está revelando como pedir, como apelar a Dios, que tenemos que hacer.

Es como si fuésemos a una entrevista de trabajo, o pedir un aumento de sueldo y el hijo del jefe nos dijera: Dile esto y es tuyo. Haz lo que yo te diga y tendrás lo que buscas.

¿Estás orando por las multitudes?

¿Por qué Jesús cuenta con sus discípulos?

A.    PORQUE LA MIES ES MUCHA

Mies: 1) Cereal de cuya semilla se hace el pan. 2)  Tiempo de la siega y cosecha de granos. 3) Muchedumbre de gentes convertidas a la fe cristiana, o prontas a su conversión.

 –          Las multitudes están, son muchas, miles

–          Están desamparadas y dispersas, sin dirección, alimento ni protección

–          Jesús quiere salvarlas. Siente compasión hacia ellas, siente el deseo el anhelo de hacer algo. Pero no puede sólo y cuenta con sus discípulos.

Yo estoy dispuesto, algunos están dispuestos, ¿Luis estás dispuesto? ¿Jesse estás dispuesto? ¿Estás dispuesta Nelly, Rosa, Estiven, Dara…?

B.     PERO SON POCOS LOS OBREROS

Necesitamos cosechadores, trabajadores. Obreros dispuestos. Cuanto más seamos mejor.

“La respuesta de Jesús ante una multitud desamparada, dispersa, abandonada, desprotegida fue la demanda de obreros”

 CONCLUSIÓN

Yo estoy dispuesto, aquí hay gente dispuesta. ¿Y tú estás dispuesto? La estrategia de Dios para alcanzar a las multitudes es levantar obreros. Que Dios envíe, pero que Dios levante de aquí.

¿Estás dispuesto a ser levantado? ¿Estás dispuesto a prepararte? ¿Estás dispuesto a convertirte en un trabajador para Dios, para el Reino de los Cielos? ¿Estás dispuesto a predicar, aconsejar, discipular, guiar, escuchar, ministrar, invitar? Dios cuenta contigo, yo cuento contigo, con todos. Cuento contigo HECTOR FABIO, DIOVANA, KINO, RICHARD Y SILVIA. Cuento contigo DIEGO, JEAN CARLOS, MANUEL, DARLYN, JORGE, SARBIA,…(Pon tu Nombre)

¿Estás dispuesto? Yo quiero que te prepares, que te capacites, que te conviertas en un Cosechador de almas, en un guía, en un orientador, en un supervisor, en un protector de lobos rapaces. ¿Estás dispuesto a aprender? Dios cuenta contigo pero necesita una respuesta tuya. Yo cuento contigo, y necesito ver una respuesta tuya. ¿Estás dispuesto?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s