IGLESIA MANANTIAL DE VIDA CUENCA

Benditas serán en ti todas las familias de la tierra (Génesis 12:3)

LEVÁNTATE Y RESPLANDECE

10 comentarios

descarga

Hay momentos cuando la vida golpea más fuerte que nunca. La enfermedad, los problemas, el desaliento, la frustración, las caídas, etc, y es ahí dónde necesitamos escuchar la voz que nos dice “Levántate” y entonces… ocurre el milagro.

* Isaías 60:1-2 “Levántate, resplandece; porque ha venido tu luz, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti. Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad las naciones; mas sobre ti amanecerá Jehová, y sobre ti será vista su gloria.”

“¡Levántate y resplandece, que tu luz ha llegado! ¡La gloria del Señor brilla sobre ti!

Mira, las tinieblas cubren la tierra, y una densa oscuridad se cierne sobre los pueblos. Pero la aurora del Señor brillará sobre ti; ¡sobre ti se manifestará su gloria!”

I. LEVÁNTATE

Cuando Dios en este día nos dice “Levántate”, es porque aquí hay personas que se sienten hundidas, postradas o atribuladas por diferentes motivos o circunstancias.

Dios ha visto tu corazón, te ha visto cuando estás sólo, cuando oras. Ha visto lo que pasa por tu mente. Ha visto tus frustraciones, tus caídas, tus luchas. Tu desánimo.

Cada vez que Jesús se dirigió a alguien para decirle “levántate” encontramos a una persona atribulada por una enfermedad, por un problema que superaba sus fuerzas. Personas que habían perdido toda esperanza, la fe, el ánimo y la ilusión.

Personas que tras intentarlo una y otra vez, se habían conformado a su condición porque no hallaban la respuesta ni la salida.

* Juan 5:1-8 Encontramos la historia de un hombre que llevaba 38 años paralítico. 38 años con la esperanza de poder ser sano, de salir de su opresión. 38 años de desilusión, de desesperanza, de frustraciones, de preguntas sin responder, etc.

El v.6) “Cuando Jesús lo vio acostado, y supo que llevaba ya mucho tiempo así, le dijo: ¿Quieres ser sano?”

– Jesús lo vio. Para la gente era un enfermo más, un hombre con más con problemas, con debilidades. Pero para Jesús no pasó desapercibido. JESÚS TE HA VISTO, ha visto tu condición, tu estado. Jesús te ama y le importa como te sientes y lo que estás pasando.

– Jesús supo que llevaba mucho tiempo así. Jesús sabe lo que te ocurre, sabe por dónde estás pasando, sabe lo que te cuesta salir de tu situación, sabe que lo intentas, pero sin éxito, sabe que te duele estar así.

Jesús quería cambiar la situación de esta persona. No hay persona que tenga un encuentro con Jesús y no sea transformada. A Jesús le importaba lo suficiente como para preguntarle si quería ser sano, si quería salir de su situación, si quería ser libre.

¿Quieres ser sano? ¿Quieres ser libre? ¿Quieres experimentar el amor de Cristo? Aquí está Jesús esta mañana. Su sangre derramada nos recuerda que Él nos ama, Él te ama.

Levántate… Fueron las últimas palabras de Jesús antes de transformar la vida de aquel hombre. Por eso en esta mañana, Jesús te dice a ti: “Levántate”. Es tiempo de levantarse. Es tiempo de levantarse hermano, es tiempo de levantarse Iglesia.

* Lucas 5:17-26 Encontramos a otro hombre paralítico que dependía de sus amigos para ser llevado de un lugar a otro.

– Hay personas aquí quizás con una dependencia al pecado, a un vicio, dependen del afecto de alguien para sentirse amados, dependen de las cosas materiales, de tener amigos para sentirse aceptado.

– Dios te dice hoy: “Es tiempo de que te Levantes. Levántate.” Es tiempo de que salgas de esa dependencia.

Tú no necesitas nada más, sólo a Cristo, sólo su amor.

– No necesitas sentirte aceptado. Cristo ya te aceptó tal y como eres.

– No necesitas que te den afecto para sentirte amado/a, Cristo te ama y su amor es suficiente para ti.

Por eso Dios te dice hoy: “Levántate. Es tiempo de levantarse.”

* Marcos 3:3 Jesús le dijo a un hombre con la mano seca: “Levántate…”

* Marcos 5:41 Jesús le dijo a la hija de Jairo que había muerto: “Levántate…”

* Marcos 10:49 Le dijeron a un ciego “Levántate” cuando Jesús lo llamaba.

* Lucas 7:14 Nos cuenta la historia de una mujer viuda cuyo hijo había muero e iba a ser sepultado. La acompañaban mucha gente que iba llorando, haciendo duelo.

Pero Jesús detuvo aquel momento fúnebre, aquel momento de lamento, de muerte, de tristeza de derrota y con las palabras: “Levántate…” cambió la derrota en victoria, la muerte en vida y la agonía en esperanza.

– Fueron las palabras que escuchó uno de de los diez leprosos antes der salvado. Levántate (Lucas 17:19)

– Fueron las palabras que el cojo de la puerta del Templo escuchó de Pedro y Juan antes de que su vida fuese transformada. (Hechos 3:6)

– Fueron las palabras que Pablo escuchó después de tener un encuentro con Jesús en el camino y ser transformado. (Hechos 9:6)

– Fueron las palabras que Ananías escuchó antes de saber que oraría por aquel que llenaría el mundo del Evangelio. (Hechos 9:11)

– Fueron las palabras que Eneas escuchó antes de ser sano de ocho años de enfermedad. (Hechos 9:34)

– Fueron las palabras que Pedro pronunció hacia Dorcas antes de que la muerte fuese vencida por la vida. (Hechos 9:40)

– Fueron las palabras que Pedro escuchó antes de que sus tradiciones se cayeran haciéndose pedazos dando lugar a la salvación a los gentiles. (Hechos 10:13)

– Fueron las palabras que Pedro escuchó de un ángel y cuándo Pedro se levantó las cadenas de sus manos cayeron rotas. (Hechos 12:7)

– Fueron las palabras que Pablo pronunció sobre un hombre lisiado de los pies desde su nacimiento y este hombre acabó andando. (Hechos 14:10)

Por eso hermano/a, Iglesia es tan importante escuchar estas palabras que Dios te dice hoy: “Levántate”. Es tiempo de levantarse.  Entonces el pecado desaparecerá, lo enfermo ser tornará sano, el corazón endurecido es quebrado, los milagros ocurren, las personas son salvadas, lo que lleva tiempo muerto comienza a cobrar vida, las tradiciones, complejos o pensamientos arraigados caen y se derriban, las cadenas son rotas y lo torcido se endereza. Levántate en el Nombre de Jesús.

II. Y RESPLANDECE

“Levántate y resplandece…”

Resplandecer: Despedir rayos de luz; sobresalir, aventajarse a algo.”

Dios no te llamó a ser del montón. Eres un hijo una hija de Dios así que comienza a sobresalir, en tu trabajo, en tus estudios, en tu familia, en tu vecindario.

Daniel sobresalió en sabiduría, lo mismo que los tres hombres que le acompañaban.

José sobresalió, resplandecieron en una nación oscura, idólatra.

“Reflejar gran alegría o satisfacción.” Pero esto sucede cuando das el paso de levantarte y confiar en Dios. Comienzas a Resplandecer, comienzas a sobresalir por encima de los demás. Comienzas a sentir una satisfacción y alegría que nada puede darte.

“Levántate y Resplandece Iglesia”. Ha llegado tu tiempo, el tiempo de Dios para tu vida, para tu libertad, para su salud, para tu salvación, para que salgas del anonimato, para que comiences a ser Luz, a Resplandecer en medio de la oscuridad.

* Juan 1:5  “La luz en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no prevalecieron contra ella.”

Es la consecuencia de dar el paso de levantarte: Comienzas a Resplandecer por encima de toda la oscuridad que te rodeaba. Comienzas a vencer lo que antes te vencía.

Muchas veces que se mencionó la palabra “Levántate” también vemos que una mano se extendía para ayudar. Dios está extendiendo su mano en esta mañana y te dice: “Levántate y comienza a Resplandecer”. ¿Cuántos van a coger su mano extendida?

* Isaías 59:1 “He aquí que no se ha acortado la mano de Jehová para salvar, ni se ha agravado su oído para oír;”

Dios te ha visto, ha visto tu aflicción, tu ansiedad, tus luchas, tus pruebas, Jesús te ha visto, para él no pasas desapercibido, no eres uno más. Entregó hasta la última gota de su sangre por tu nombre y apellidos, para redimirte, salvarte, sanarte y levantarte. Pero necesitas dar el paso de coger su mano y comenzar a andar.

CONCLUSIÓN

Pastor, son muchos años así, muchos años de desilusión, de frustración, de pruebas, de luchas, de caer, de ceder al pecado. ¿Por qué habría de ser diferente esta vez?

Isaías 60:1-2 “porque ha venido tu luz, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti. Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad las naciones; mas sobre ti amanecerá Jehová, y sobre ti será vista su gloria.

(NVI) ¡Que tu luz ha llegado! ¡La gloria del Señor brilla sobre ti! Mira, las tinieblas cubren la tierra, y una densa oscuridad se cierne sobre los pueblos. PERO la aurora del Señor brillará sobre ti; ¡Sobre ti se manifestará su gloria!

Jesucristo hizo posible tu libertad. Jesucristo hizo posible tu sanidad. Jesucristo te amó, y te sigue amando y demuestra su amor sobre ti extendiéndote su mano y diciéndote: ¿Quieres levantarte? Coje mi mano. Tu sólo no puedes. ¿Quieres ser libre, sano, transformado? Coge mi mano y Levántate.

Deja que en esta mañana pronuncie estas palabras sobre ti para que ocurra el milagro: “Levántate, levántate, levántate te dice el Señor y comienza a Resplandecer” Levántate y su Gloria vendrá sobre ti. Levántate y comienza a experimentar el poder transformador de Jesús, de su Gloria.

¿Cuántos deciden levantarse hoy? ¿Cuántos se van a agarrar a la mano de Dios que hoy se extiende sobre este lugar?

Anuncios

10 pensamientos en “LEVÁNTATE Y RESPLANDECE

  1. Gracias por esta palabra!! la he buscado por largo tiempo ! fui hace tiempo a una convención en Margarita , y Dios a través de una pastora y tres personas diferentes me dio esta palabra! Isaías 60, todo en un lapso menor de 4 horas !! si puede añadir algún comentario adicional le agradezco…. Dios les siga bendiciendo…

    Me gusta

    • Que bueno. Nos alegramos de ver como el Señor es fiel y habla a sus hijos. Y es una satisfacción para nosotros que le haya sido de bendición. Le animamos a seguir recibiendo cada semana la Palabra a través de esta página. Un abrazo

      Me gusta

  2. El consumo de drogas como cualquier otro vicio es debido al vacío interior que sentimos y la mejor o única opción es acudir a Cristo. Cristo rompe las cadenas, te hace libre y como dice la Biblia: el que está en Cristo se convierte en una nueva persona, deja atrás todo lo viejo y todo se convierte en nuevo. Necesitas a Cristo, no religión sino Cristo. Busca una Iglesia Evangélica en tu ciudad y contacta con el pastor. El te guiará a salir del pozo de las drogas.

    Me gusta

  3. Hola ¿podrías decirme desde donde me escribes? Desde la distancia me es difícil ayudarte pero podría ponerte en contacto con alguien de tu ciudad.

    Me gusta

  4. Amen, gracias por esta enseñando, pues he decidido levantarme y resplandecer, porque ya llegado su luz a mi vida, Gracias Jesús por tanto amor inmerecido.

    Me gusta

  5. Gracias por bendecir mi vida a traves de este mensaje.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s