IGLESIA MANANTIAL DE VIDA CUENCA

Benditas serán en ti todas las familias de la tierra (Génesis 12:3)

EL SENTIR DE CRISTO

Deja un comentario

descarga

Filipenses es la carta del gozo. Este libro lo escribe el apóstol Pablo desde la prisión en Roma. Con esta carta Pablo alienta a los creyentes en Filipos a que estén siempre gozosos en el Señor, especialmente en medio de las pruebas y persecuciones.

El apóstol Pablo muestra en el primer capítulo como él se goza que sus prisiones y su padecimiento hayan redundado en que el evangelio llegara a Roma (Fil.1:12-14)

Quiero que sepáis, hermanos, que las cosas que me han sucedido, han redundado más bien para el progreso del evangelio, de tal manera que mis prisiones se han hecho patentes en Cristo en todo el pretorio, y a todos los demás. Y la mayoría de los hermanos, cobrando ánimo en el Señor con mis prisiones, se atreven mucho más a hablar la palabra sin temor.

 Pablo muestra en estas líneas, la negación absoluta de sí mismo por causa del evangelio. Había un sentir claro en el apóstol: morir así mismo para que otros vivieran en Cristo. En los versículos del 21 al 24 encontramos este sentir de Pablo de forma clara y contundente.

Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia.

Más si el vivir en la carne resulta para mí en beneficio de la obra, no sé entonces qué escoger.

Porque de ambas cosas estoy puesto en estrecho, teniendo deseo de partir y estar con Cristo, lo cual es muchísimo mejor; pero quedar en la carne es más necesario por causa de vosotros.

En el cap. 2:1-4 el apóstol Pablo les dice a los filipenses, y de alguna manera también nos dice a nosotros, que su gozo sería completo hallando en ellos (nosotros) el mismo sentir.

Por tanto, si hay alguna consolación en Cristo, si algún consuelo de amor, si alguna comunión del Espíritu, si algún afecto entrañable, si alguna misericordia, completad mi gozo, sintiendo lo mismo, teniendo el mismo amor, unánimes, sintiendo una misma cosa.

 Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo;  No mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros.

 Proposición del sermón: ¡¡HAYA PUES EN NOSOTROS ESTE MISMO SENTIR!!!

Interrogante: ¿Qué sentir?

Oración transicional:

 El gozo de Pablo sería completado viendo la unidad del cuerpo de Cristo en un mismo sentir  … EL SENTIR QUE HUBO EN CRISTO. Vamos a ver en este texto la descripción del apóstol de cómo es el sentir de Cristo.

I.- EL SENTIR QUE HUBO EN CRISTO JESÚS

A) SE DESPOJÓ (2:5-6)

Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse,  sino que se despojó a sí mismo

Siendo en forma de Dios…

La Palabra forma en este texto, viene del griego “morfe” la cual significa forma, naturaleza.

Por lo tanto la palabra “forma” aquí significa la verdadera esencia de Jesús, revelándonos que esa esencia divina nunca cambia. La deidad es su esencia o naturaleza. Jesús dijo: “Yo y el Padre uno somos” (Jn. 10:30)

¿Cree alguno que Jesús ya existía con el Padre desde antes de la fundación del mundo? La respuesta es: “Ahora, pues, Padre, glorifícame tú al lado tuyo, con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese” (Jn. 17:5)

Jesús dijo: “Antes que Abraham fuese, Yo Soy” (Jn.8:58) Recordándonos este texto al Yo Soy que se presentó a Moisés en la zarza ardiente.

En el texto de filipenses dice que no estimó ser igual a Dios. No dice parecido a Dios o ser como un Dios, dice IGUAL. Igual es IGUAL, LO MISMO, es decir: JESUS ES DIOS.

Jesús siendo 100% Dios en su naturaleza, no estimó, no tuvo en primer lugar, no amó más su condición divina, sino que nos amó más a nosotros. Por ello decidió despojarse, Jesús se subordinó o rebajó voluntariamente a fin de traer redención al hombre.

El despojarse de Jesús, fue una renuncia de su gloria externa a favor del hombre. Jesús no dejó de ser Dios en su naturaleza, pero se vació a sí mismo de las glorias visibles y externas de su Deidad.

Éxodo 34 relata la aventura de Moisés que estuvo con Dios en una montaña durante 40 días. Moisés usaba un velo a causa del brillo de su rostro cuando apareció ante el pueblo. Los hebreos tuvieron temor de acercarse a su líder. La excesiva gloria del Hijo de Dios hizo necesario que él usara el velo de la carne humana cuando vino a la tierra.

JESÚS RENUNCIÓ, SE DESPOJÓ DE SU GLORIA POR AMOR A TI Y A MÍ. ¡¡HAYA PUES EN NOSOTROS ESTE MISMO SENTIR!!

B) SE HUMILLÓ (2:7-8)

Tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo.

 El tomó “forma de siervo, hecho semejante a los hombres”. Aunque Jesús no se despojó de su divinidad en la experiencia de la encarnación, se convirtió en verdadero hombre. Jesús experimentó un nacimiento virginal sobrenatural en cuanto hombre (Lc. 1:35)

Los evangelios revelan su hambre, sed, tristeza y gozo. Una traducción del pasaje de Juan 11:35 dice que “Jesús prorrumpió en llanto” frente a la tumba de lázaro. Conoció la amargura de la tentación, pero fue “sin pecado” (He. 4:15). Él comprende nuestra forma de vida, porque vivió como hombre, se identificó con nosotros.

 Se humilló primeramente tomando la semejanza de hombre. Siendo Dios, estando su condición muy por encima del hombre, se humilló, se puso a nuestro nivel. He aquí la paradoja:

 Dios creó al hombre a su semejanza, el hombre por voluntad propia destruye la semejanza de Dios en él; Dios decide tomar semejanza de hombre para que al hombre le sea restaurada la semejanza de Dios en él.

¡¡¡ESE ES NUESTRO DIOS!!! ¡¡¡TANTO NOS AMÓ JESÚS QUE SIENDO DIOS SE HIZO HOMBRE!!!

¡¡¡HAYA PUES EN NOSOTROS ESTE MISMO SENTIR!!!

C) FUE OBEDIENTE (2:8)

 Haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.

 Jesús enfrentó el lúgubre Getsemaní y el cruel Gólgota. El soberano de todo y todos se volvió el Siervo de todos. Jesús descendió desde la corona de la gloria a la cruz del Gólgota. Sustituyó el esplendor del cielo por la burla, el escarnio y el oprobio de la humanidad. Isaías escribió:

 “No hay parecer en él, ni hermosura; le veremos, mas sin atractivo para que le deseemos. Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado y no lo estimamos… Derramó su vida hasta la muerte y fue contado con los pecadores habiendo él llevado el pecado de muchos, y orado por los transgresores” (Is. 53:2-3, 12)

 La muerte de Jesús no fue una muerte común. Las palabras “muerte, y muerte de cruz” hablan de su muerte cruel y vergonzosa. Ocupó el lugar de un criminal y fue clavado en la cruz en nuestro lugar.

A Jesús nadie le quitó la vida, Él la entregó, pero no sin saber lo que le esperaba. Recordemos que aunque se hizo hombre seguía teniendo su naturaleza divina. Cuando Jesús estaba orando en el Getsemaní, en su omnisciencia, sabía muy bien lo que le esperaba. Por ello su oración fue agonizante y sudando sangre dijo:

“Padre, si es posible pase de mi esta copa” “pero no sea mi voluntad sino la tuya” Jesús fue obediente a la voluntad del Padre. Era necesario un sustituto que tomara nuestro lugar, el sustituto debía de ser sin mancha, sin pecado. Sólo Jesús cumplía ese requisito un Dios-hombre, sustituto de toda la humanidad, sin mancha sin pecado.

La obediencia de Jesús le llevó a sufrir la cruz como hombre. La burla, el menosprecio, el castigo, el escarnio y la tortura física. La cruz era la pena de muerte que el imperio romano practicaba en aquellos tiempos, esta era la pena más fuerte a la que se sometía a lo más bajo de la sociedad (los asesinos, violadores y ladrones) Era la tortura más atroz a la que se podía someter a un ser humano.

Pero recordemos que Jesús no sólo sufrió la cruz como hombre, sino también como Dios. Cuando él oraba en el huerto de Getsemaní, él sabía que todo el pecado de la humanidad vendría sobre Él. Pues Jesús en aquella cruz, se convertía en el cordero sacrificado en el altar para el perdón del pueblo. Pero en esta ocasión sería un último y único sacrificio. El sacrificio perfecto, hecho una vez y para siempre.

Jesús, siendo Dios Santo  y uno con el Padre desde su  existencia, se hizo pecado por nosotros y tuvo que sufrir la separación del Padre por un momento, cuando clamo: Elí, Elí, lamasabactani (Padre, porque me has abandonado) El Padre no puede tener comunión con el pecado, y cuando todo el pecado de la humanidad cayó sobre Jesús, el Padre tuvo que apartar de él su rostro, hasta que Jesús tomara victoria sobre el pecado y la muerte.

 La obediencia, a Jesús le costó un alto precio. SU OBEDIENCIA TRANSFORMÓ ALGO TAN HORRENDO COMO ERA LA CRUZ EN AQUEL TIEMPO, EN ALGO TAN HERMOSO PARA NOSOTROS HOY.

Hoy vemos hermosa la cruz porque en ella encontramos, el amor, la gracia, el perdón.

Muchos entonces menospreciaron el sacrificio de Jesús, porque no sabían, no entendían ¡¡¡no menospreciemos hoy la cruz!!! … “porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad…¿cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado?” ¡¡¡NO MENOSPRECIEMOS HOY LA CRUZ”

 EL SENTIR DE JESÚS FUE NEGARSE ASÍ MISMO Y MORIR EN NUESTRO LUGAR PARA QUE NOSOTROS TUVIÉRAMOS VIDA. ¡¡¡HAYA PUES EN NOSOTROS EL MISMO SENTIR!!!

 II.- POR LO CUAL… (Vr. 9)

  Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre.

 Por lo cual, debido a …. que se despojó, se humilló y fue obediente. Dios Padre lo exaltó hasta lo sumo. El poder satánico de la muerte no pudo retenerle en la tumba, sino que se levantó de entre los muertos y el Padre le dio un nombre que es sobre todo nombre. No hay título que se iguale al del Señor Jesucristo. Su nombre está por decima de cualquier otro.

 La salvación es en el nombre de Jesús. Un ángel anunció a José: “Y llamarás su nombre Jesús porque él salvará a su pueblo de sus pecados” (Mt. 1:21)

El poder se encuentra en el nombre de Jesús. Los setenta discípulos volvieron gozosos de una misión diciendo: “Señor, aun los demonios se nos sujetaban en tu nombre” (Lc. 10:17)

La respuesta a la oración está en el nombre de Jesús. El dijo: “Todo cuanto pidiereis al Padre en mi nombre os lo dará” (Jn. 16:23)

 ¡NO HAY NOMBRE COMO EL NOMBRE DE JESUCRISTO!

 Este “por lo cual” me maravilla ante Jesús, pero también me lleva a una reflexión:

 Para volver a la gloria del Padre Jesús tuvo que pasar por la cruz. Hoy día nos quieren vender un evangelio sin cruz, sin sacrificio. Un evangelio en el que poder alcanzar la gloria de Dios, sus bendiciones, sus promesas, pero sin coste alguno, sin negación, sin sacrificio. ¡¡¡ESE NO ES EL EVANGELIO DE CRISTO!!!

 Seguir a Jesús nos da el derecho de ser llamados hijos de Dios, sí, y también nos ofrece un lugar de autoridad juntamente con él, nos hace sentar en lugares celestiales, sí, pero él mismo dijo: quien quiera seguirme niéguese así mismo y tome su cruz.

 ESE ES  EL SENTIR QUE HUBO EN JESÚS, ES EL SENTIR QUE HUBO EN PABLO Y ES EL SENTIR QUE DICE LA ESCRITURA QUE HA DE HABER EN NOSOTROS. ¡¡¡HAYA PUES EN NOSOTROS ESTE MISMO SENTIR!!!

… Y ESTE SENTIR TIENE UN PARA…

III.- PARA QUE…

Aun la exaltación de Jesús tiene un PARA. Aunque Él sólo por el hecho de ser Dios merecía ser exaltado, aun y con eso su exaltación no hubiera tenido valor y sentido para Él sino hubiese ido seguida de un propósito.

“Para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre”  (2:10-11)

 La victoria de Jesús sobre la muerte y su exaltación a los cielos a la diestra del Padre, es el sello de la redención. Pues esa victoria y su ascensión muestran que verdaderamente era el Hijo de Dios y además es el broche de victoria de su plan para salvarnos, Jesús debía de vencer sobre el pecado y sobre la muerte, para librarnos del poder del pecado y de la muerte.

 El Padre lo exaltó, y un día los ateos, los agnósticos y todos los demás confesarán que Jesús es supremo. Las lenguas de todos los que blasfeman a Jesús reconocerán algún día que él es el Señor. El orgulloso que se ha negado a aceptar su ofrecimiento, se arrodillará en su presencia. Ese día de confesión será muy tarde para muchos. ¡¡PERO HOY JESÚS SIGUE DANDO OPORTUNIDAD PARA ARREPENTIMIENTO!!

 De la misma manera que el Padre levantó a Jesús, él también nos ofrece a sus hijos un lugar y una posición exaltada. Nos ha hecho reyes y sacerdotes, nos ha dado un lugar de autoridad, nos ha sentado en lugares celestiales juntamente con Cristo. Pero nunca debemos de olvidar que al igual que Jesús, nuestro levantar también tiene un para.

Todo cuanto Dios nos da, todo con cuanto nos bendice, todos los dones con los que nos capacita, y aun el poder y la autoridad que ha delegado a su iglesia, no es tan solo para nuestro deleite, es PARA… para anunciar el año agradable, las buenas noticias, para dar vista a los ciegos y pan al hambriento para traer libertad a los cautivos, PARA AQUELLOS QUE ESTÁN ALLÍ FUERA.

 Si el propósito de Jesús hubiere sido tan solo nuestra salvación y propio deleite, ya estaríamos todos en su presencia. Si aun estamos aquí es porque Dios tiene propósito con nosotros y aun hay muchos que no están preparados para su venida.

 ¡¡NO PODEMOS PERDER EL VERDADERO ENFOQUE DE LA CRUZ!! EL SENTIR DE CRISTO TUVO UN PARA ¡¡¡HAYA PUES EN NOSOTROS ESTE MISMO SENTIR!!!

CONCLUSIÓN:

El apóstol Pablo ya se sentía dichoso y gozoso de sufrir por la causa de Cristo, porque “la cruz que él tomó” estaba siendo en beneficio del Reino de Dios, llenó Asia del evangelio. Pero aun así, Pablo nos dice: completad mi gozo, ¿Cómo? teniendo vosotros el mismo sentir.

Y estoy más que segura que esto también completaría el gozo de Cristo y aun el gozo de todos aquellos que se han negado así mismos por el evangelio de Cristo. El gozo de esos testigos que encontramos en hebreos 12, los que ya han partido con Cristo nos pasaron el testigo, nos toca a nosotros correr la carrera, despojándonos y siendo obedientes hasta la muerte COMO CRISTO.

¡¡¡HAYA PUES EN NOSOTROS EL MISMO SENTIR!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s