IGLESIA MANANTIAL DE VIDA CUENCA

Benditas serán en ti todas las familias de la tierra (Génesis 12:3)

JUGANDO SOBRE EL CAMPO DE MINAS

Deja un comentario

42fd8ac1b7

 INTRODUCCIÓN

Jugar en un campo de minas  puede ser peligroso porque no sabes  en qué momento una puede estallar, y luego, ya no habrá tiempo  para lamentarse.

 Romanos 2:4-8 ¿No te das cuenta de lo bondadoso, tolerante y  paciente que es Dios contigo? ¿Acaso eso no significa nada para ti? ¿No  ves que la bondad de Dios es para guiarte a que te arrepientas y  abandones tu pecado? (v.5) Pero eres terco y te niegas a arrepentirte y  abandonar tu pecado, por eso vas acumulando un castigo terrible para  ti mismo. Pues se acerca el día de la ira, en el cual se manifestará el justo  juicio de Dios. (v.6) Él juzgará a cada uno según lo que haya hecho. (v.7) Dará vida eterna a los que siguen haciendo el bien, pues de esa manera demuestran que buscan la gloria, el honor y la inmortalidad que Dios ofrece. (v.8) Pero derramará su ira y enojo sobre los que viven para sí mismos, los que se niegan a obedecer la verdad y, en cambio, viven entregados a la maldad.

v.16)  Y el mensaje que proclamo es que se acerca el día en que Dios juzgará, por medio de Cristo Jesús, la vida secreta de cada uno.

 El contexto anterior:

El versículo uno comienza con un “por lo cual” haciendo referencia al capítulo 1:18 al 32 donde está hablando del juicio por el pecado, no del mundo en general sino de personas con unas características particulares:

– Personas que han conocido a Dios (cristianos) (v.21)

– Cristianos que no le han glorificado en la tierra (v.21)

– Cristianos que no han sido agradecidos con Él por la salvación (v.21)

– Cristianos que sí han entendido perfectamente el justo juicio de Dios. (v.32)

* 1ª Corintios 2:14 dice que el hombre natural (que no tiene el Espíritu) no puede entender las cosas espirituales.

Por esta razón, el capítulo 2 comienza diciendo: “Por lo cual eres inexcusable,…” (Indefendible)

Da la connotación de alguien que trata de excusarse, trata de defenderse. Pero ¿De qué? ¿De quién? ¿Dónde? Evidentemente el texto y el contexto nos deja claro que se está refiriendo al juicio de Dios. Cuando estemos allí, delante de Dios (He. 9:27) y Dios que lo ve todo saque a la luz todas nuestras palabras, acciones e intenciones y seremos declarados culpables, la primera reacción nuestra será tratar de excusarnos, tratar de defendernos como lo hizo Adán, como lo hizo Eva y tantos otros, y por eso la Palabra nos está advirtiendo hoy, de que NO TENDREMOS EXCUSA, NO HABRÁ MANERA DE DEFENDERNOS, ¿por qué? Porque ya sabíamos, ya conocíamos a Dios, ya sabíamos lo que el pecado produce, ya sabíamos que Dios es Justo y que nos juzgaría. PERO ¿Qué ha pasado para que no reaccionáramos a tiempo? ¿Qué hizo que no tomásemos en serio a Dios y a sus advertencias? ¿Qué provoca que no tomemos en cuenta cada predicación, cada mensaje aquí expuesto? ¿Qué provoca que no pasemos corriendo al altar a abandonar nuestros pecados y huir de la ira de Dios?

Romanos 2:4  ¿No te das cuenta de lo bondadoso, tolerante y paciente que es Dios contigo? ¿Acaso eso no significa nada para ti?

 I. SU BONDAD, TOLERANCIA Y PACIENCIA

(Benignidad, paciencia, longanimidad)

Dios es bueno, benigno, tolerante y paciente, todo el mundo lo sabe, nosotros lo sabemos. Lo experimentamos cada día, en cada momento, al despertar y al acostarnos.

  • “Su misericordia es nueva cada mañana”  (Lamentaciones 3:23)
  • “Con amor eterno nos amó Dios y por ese amor, nos prolongó su misericordia” (Jeremías 31:3)
  • “El Señor es paciente con nosotros no queriendo que nadie se pierda…” (2ª Pedro 3:9)
  • “Por la misericordia de Dios no hemos sido consumidos” (Lam. 3:22)
  • “El Señor nos muestra su fidelidad cada noche” (Salmo 92:2)
  • “Cuando somos infieles, Dios permanece fiel” (2ª Timoteo 2:13)
  • “Dios es bueno; para siempre es su misericordia” (Salmo 100:5)
  • “Clemente y misericordioso, es lento para la ira, y grande en misericordia. El es bueno para con todos… (Salmo 145:8-9)

Romanos 2:4 ¿No te das cuenta? ¿No te das cuenta de esto? ¿No te das cuenta de que Dios es benigno, paciente, tolerante, misericordioso, fiel?

¿No te das cuenta que Dios no quiere la muerte del impío (Ez. 33:11)? ¿No te das cuenta de que la razón por la cual Cristo renunció a su Gloria, se humilló, se despojó, se vació de todo su esplendor fuiste tú?

Pablo está preguntando a los cristianos de Roma (y a nosotros) ¿No hace estas cosas que te des cuenta? ¿Acaso esto no significa nada para ti?

  •  “El hecho de que sin amar a Dios, Él nos haya amado a nosotros, y que enviara a su Hijo Jesucristo para perdonar nuestros pecados” (1ª Juan 4:10) ¿Qué debería provocar esto en nosotros?
  • El hecho de que por amor a nosotros, Él fuese despreciado y rechazado, conociese el dolor más profundo, y fuese menospreciado ¿Qué debería provocar en nosotros?
  • El hecho de que Él llevase nuestras enfermedades y sufriera nuestros dolores, de que fuese azotado, herido y abatido por Dios mismo. El hecho de que Dios mismo, El Padre a su Hijo tuviera que castigarle por algo que Él no hizo ¿Qué significado tiene para nosotros?
  • Que fuese herido por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados y que Él cargase nuestro castigo para que nosotros estuviéramos en paz con Dios. El que nos haya sanado por sus llagas a pesar de descarriarnos como ovejas, de apartarnos por nuestros propios caminos, de que Dios lo hiciera culpable de todos nuestros pecados. ¿Qué debería provocar eso en nosotros?
  • Que fuese angustiado, afligido, y que aún así no abriese su boca, que fuese llevado al matadero como una oveja sin quejarse, que pasara por cárcel sin un justo juicio, que fuese cortado de esta tierra aunque nunca hizo maldad ni hubo engaño en su boca. Que Dios decidiera quebrantarlo y lo sujetara al padecimiento. ¿Qué significa esto para nosotros? ¿Qué debería provocar en nosotros?

PERO ¿Por qué aún sabiendo todas estas cosas y conociendo lo bueno que es Dios, lo bondadoso, lo misericordioso, paciente y fiel que es, hubo personas que al presentarse delante del Dios fueron declaradas culpables? ¿Por qué sabiendo que Dios no quiere la muerte ni la condenación de nadie, hay personas que habiéndole conocido, habiendo probado su bondad, serán condenadas a una eternidad en el Infierno?

¿Qué ha pasó para que no reaccionaran a tiempo? ¿Qué hizo que no tomaran en serio a Dios y a sus advertencias? ¿Qué provocó que no tomaran en cuenta cada predicación, cada mensaje expuesto? ¿Qué provocó que no pasaran corriendo al altar a abandonar sus pecados y huir de la ira de Dios?

PDT “Tienes que entender que Dios ha sido muy paciente y bondadoso contigo, esperando que cambies. Pero tú piensas que su paciencia nunca termina… …y no te das cuenta de que él es bueno contigo para que cambies tu vida.”

 BLS “Esto sería aprovecharte de Dios y de su inmensa bondad, paciencia y comprensión…       y no ver que esa bondad te quiere llevar a la conversión.”

 BLPH ¿Te es, acaso, indiferente la inagotable bondad, paciencia y generosidad de Dios y no te das cuenta de que es precisamente esa bondad la que está impulsándote a cambiar de conducta?

La razón por la cual los cristianos que menciona Pablo no reaccionaron a tiempo y la razón por la cual no tomaron decisiones de abandonar sus pecados a pesar de conocer a Dios y de entender que serían juzgados un día, es porque se aprovecharon de Dios, de su inmensa bondad, paciencia y comprensión (BLS), es porque pensaron que su paciencia nunca terminaría (PDT), es porque fueron indiferentes a la bondad de Dios, a su paciencia y generosidad (BLPH). Es porque menospreciaron su benignidad, su paciencia y su generosidad (RV60). (desestimaron, la despreciaron)

Gustaron de su bondad, la conocieron, la experimentaron. Sabían que lo justo era que Dios los castigara, pero vieron que Dios no lo hizo. Conocían que Dios aborrece el pecado, pero decidieron seguir practicándolo.

No habla de personas ignorantes de Dios. Está hablando de gente que ha gustado de la benignidad del Señor (1ª Pe. 2:3).

Está hablando de personas que fueron iluminadas, que gustaron del don celestial, que fueron hechos partícipes del Espíritu Santo, que gustaron de la buena Palabra de Dios, que experimentaron el Reino de Dios (Heb. 6:4-5)

 Esto les provocó justamente lo contrario, les hizo acomodarse, relajarse, les hizo JUGAR A SER CRISTIANOS sin darse cuenta de que LO ESTABAN HACIENDO SOBRE UN CAMPO DE MINAS.

En cualquier momento podría venir el “Esposo”, en cualquier momento podrían ser llamados a presentarse ante Dios como dice en Lucas 12:20 “Necio, (sin sentido, ignorante, imprudente) esta noche vienen a pedirte tu alma…”

 Entonces ¿Qué debería haber provocado en ellos? ¿Qué debería provocar en nosotros el hecho de saber que Dios nos ama, que es bondadoso con nosotros, paciente, bueno, fiel y misericordioso?

II. EL PROPÓSITO

Romanos 2:4 “¿O menosprecias las riquezas de su benignidad, paciencia y longanimidad, ignorando que su benignidad te guía al arrepentimiento?

 NTV ¿No te das cuenta de lo bondadoso, tolerante y paciente que es Dios contigo? ¿Acaso eso no significa nada para ti? ¿No ves que la bondad de Dios es para guiarte a que te arrepientas y abandones tu pecado?

 PDT “Tienes que entender que Dios ha sido muy paciente y bondadoso contigo, esperando que cambies. Pero tú piensas que su paciencia nunca termina y no te das cuenta de que él es bueno contigo para que cambies tu vida.”

 BLS “Esto sería aprovecharte de Dios y de su inmensa bondad, paciencia y comprensión y no ver que esa bondad te quiere llevar a la conversión.

 BLPH ¿Te es, acaso, indiferente la inagotable bondad, paciencia y generosidad de Dios y no te das cuenta de que es precisamente esa bondad la que está impulsándote a cambiar de conducta?

* 2ª Pedro 3:9  “El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.”

 * Hechos 17:30  “Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan;”

 * Juan 8:4-5  “le dijeron: Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo de adulterio.  Y en la ley nos mandó Moisés apedrear a tales mujeres.Tú, pues, ¿qué dices?”

 La Ley ordenaba que se apedreara, la Ley ordenaba la muerte para tales pecados, era lo justo, la consecuencia, lo que se debía esperar, y aquella mujer ya lo sabía, y aún así decidió arriesgarse, decidió JUGAR SOBRE AQUEL CAMPO DE MINAS, pero ¿Cuál fue la respuesta de Jesús?

 * Juan 8:10-11  “Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó? Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más.”

 Su vida fue puesta en manos de Jesús. Si Jesús se hubiera pronunciado a favor de la Ley, aquella mujer hubiera sido apedreada hasta morir, y hubiera sido justo, y nadie le hubiera podido decir nada, porque era lo normal y lo establecido. PERO Jesús fue amoroso con ella, misericordioso, paciente, tolerante, bueno. No la juzgó en base a sus actos. ¿Pero qué quiso conseguir Jesús con eso? QUE ABANDONARA SU PECADO, QUE DEJARA DE PECAR, QUE DEJARA DE JUGAR SOBRE AQUEL CAMPO INFECTADO DE MINAS.” ¡¡VETE, Y NO PEQUES MÁS.”

Juan 5 nos cuenta la historia de un hombre que por 38 años estaba paralítico (posiblemente por causa de sus pecados v.14) PERO Jesús no lo juzgó, no lo dejó bajo las consecuencias de su pecado. Lo amó, tuvo compasión de él y lo sanó, pero ¿Con qué propósito? V.14 “Mira, has sido sanado; no peques más, para que no te venga alguna cosa peor.”

Este es el propósito de la bondad de Dios contigo. Este es el propósito por el cual Jesús murió. Este es el propósito por el cual leemos Isaías 53 sobre los sufrimientos de Jesús. Este es el propósito de que Jesús se despojara de su Gloria, de que abandonara su Trono, se hiciera hombre, se humillara, se dejara escupir, azotar y clavar en una cruz junto a dos criminales: PARA GUIARTE AL ARREPENTIMIENTO –  PARA QUE ABANDONES TU PECADO – PARA QUE CAMBIES TU VIDA – PARA QUE TE CONVIERTAS DE VERDAD – PARA QUE CAMBIES DE CONDUCTA – PARA QUE SEAS SALVO.

Pero el apóstol Pablo se ha encontrado con personas que No se dejaron guiar al arrepentimiento, que No quisieron abandonar sus pecados, que No cambiaron sus vidas, que No se convirtieron de verdad a Dios, que No cambiaron su conducta. Y por lo tanto, como un último intento, no queriendo que perezcan, procura hacerles reaccionar con la realidad del Justo Juicio de Dios, con las consecuencias que sufrirán.

III. LA CONSECUENCIA

*Romanos 2:5-11  “Pero por tu dureza y por tu corazón no arrepentido, atesoras para ti mismo ira para el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios, el cual pagará a cada uno conforme a sus obras: vida eterna a los que, perseverando en bien hacer, buscan gloria y honra e inmortalidad, pero ira y enojo a los que son contenciosos y no obedecen a la verdad, sino que obedecen a la injusticia;  tribulación y angustia sobre todo ser humano que hace lo malo, el judío primeramente y también el griego, pero gloria y honra y paz a todo el que hace lo bueno, al judío primeramente y también al griego; porque no hay acepción de personas para con Dios.”

 El apóstol Pablo describe aquí tres cosas: 1) La actitud del hombre 2) su consecuencia y 3) el Juicio:

1) La RV60 los describe como personas duras que no quisieron arrepentirse.

La TLA los describe como personas que insisten en desobedecer a Dios y no quieren arrepentirse.

La NTV los describe como personas tercas y que se niegan a arrepentirse y a abandonar su pecado.

La DHH lo describe como personas que no quieren volverse a Dios.

La BLPH los describe como personas tercas y obstinadas.

No es de extrañar que la carta a los Hebreos por TRES veces diga: “Si oyereis hoy su voz,  no endurezcáis vuestros corazones.”

Podemos ver el corazón de Dios continuamente queriendo advertirnos, librarnos de su ira:

1ª Corintios 10:6-11 “Mas estas cosas sucedieron como ejemplos para nosotros, para que no codiciemos cosas malas, como ellos codiciaron. Ni seáis idólatras, como algunos de ellos, según está escrito: Se sentó el pueblo a comer y a beber, y se levantó a jugar. Ni forniquemos, como algunos de ellos fornicaron, y cayeron en un día veintitrés mil. Ni tentemos al Señor, como también algunos de ellos le tentaron, y perecieron por las serpientes. Ni murmuréis, como algunos de ellos murmuraron, y perecieron por el destructor. Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos.”

Pero no quisieron oír, no quisieron cambiar de actitud ni arrepentirse.

2) La consecuencia:

atesoras para ti mismo ira para el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dio; por eso vas acumulando un castigo terrible para ti mismo; harán que Dios les aumente el castigo; estás amontonando castigos sobre ti para aquel día de castigo.

 ESTÁS JUGANDO SOBRE UN CAMPO REPLETO DE MINAS

 Pablo está tratando de mediar entre Dios y ellos, de advertirles, está tratando de decirles las mismas palabras que a los Corintios: “Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios.” 2ª Corintios 5:20

 ¿Por qué Pablo? ¿Por qué debemos abandonar nuestro pecado? ¿Por qué debemos de dejar de ser duros, tercos y obstinados? ¿Por qué tenemos que cambiar de actitud? ¿Por qué tenemos que arrepentirnos?

Pablo termina este mensaje con una conclusión:

3) El juicio:

Romanos 2:16  “Y el mensaje que proclamo es que se acerca el día en que Dios juzgará, por medio de Cristo Jesús, la vida secreta de cada uno.

 RV60 “en el día en que Dios juzgará por Jesucristo los secretos de los hombres, conforme a mi evangelio.”

“Conforme a mi Evangelio…” Yo no sé en cual Evangelio has creído, o cual te predicaron, pero el Evangelio que yo he recibido, dice que Dios nos juzgará por medio de Jesucristo.

1ª Juan 2:1 Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo. Pero los versículos anteriores hablan de la necesidad de “confesar nuestros pecados y de apartarnos de ellos.”

– El Juez: Mateo 5.25; Lucas 12:58; Hebreos 12:23 nos hablan de que Dios es el Juez Justo.

– El acusador: Ap. 12:10 nos habla de Satanás como el acusador.

– El abogado: 1ª Juan 2:1 nos habla de Jesús como el Abogado.

Tendrás un abogado en el día del juicio, ¡¡sí!! Pero me pregunto si dirá ¿Te conozco o no te conozco? ¿Entra al gozo de tu Señor o apártate de mí hacedor de maldad, al fuego eterno preparado para Satanás y sus ángeles?

¿Por qué los Evangelios hablan más del Infierno que de cualquier cosa?

Porque Dios te ama, y no quiere que seas ignorante de estas cosas, pero Él no puede hacer nada más por ti. Te toca a ti decidir, cambiar de actitud, abandonar tus pecados, volverte a Él.

CONCLUSIÓN

La semana pasada se predicó sobe Filipenses 2:5-11 y se nos habló de todo lo que Cristo hizo por nosotros, de ese sentir que hubo en Él y que debería haber en nosotros. Y la conclusión de ese testo la encontramos en el versículo siguiente, en el 12) “Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor,”

 ¡¡Sal de ese campo de minas llamado PECADO!! ¡¡Sálvate!! ¡¡Abandona tu actitud!! ¡¡Abandona tu pecado!! Su misericordia aún está vigente hoy para ti ¿Cuántos la van a abrazar? Ven a Jesús y búscale ahora que tienes tiempo, que puede ser hallado.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s