IGLESIA MANANTIAL DE VIDA CUENCA

Benditas serán en ti todas las familias de la tierra (Génesis 12:3)

POR ESO HAY QUE SALIR DE LA IMAGEN QUE YO TENGO DE DIOS 2º PARTE

Deja un comentario

4eb1b78b8d90e_o

  II.                ¿Cuáles son mis imágenes de Dios?

  Volvemos a recordar: A tu imagen Señor o…Tú a la mía

  1.      Raquel y Jacob

  Pero se acordó Dios de Raquel,  la oyó Dios, y le    concedió hijos. Concibió ella y dio a luz un hijo. Y  exclamó: Dios ha quitado mi afrenta; y le puso  por  nombre José, diciendo: Añádame Jehová  otro hijo?.Génesis 30: 23-24

Se  levantó pues Jacob y montó a sus hijos y a sus mujeres en los camellos, y puso en camino todo su ganado y todas lo que había adquirido…, para ir a Isaac su padre, en la tierra de Canaán. Como Labán había ido a trasquilar las ovejas, Raquel hurtó los ídolos de su padre. Gen 31: 17-19

¿No es ésta Raquel  que poco tiempo antes y podemos leerlo Dios se le revela a sí mismo como un Dios que escucha, que ama, que responde, que engendra vida en territorio estéril como lo era su vientre?

Se acordó de ella, dice en Crónicas 16: 12: Acordaos de las maravillas que ha hecho.

Pero Raquel no se acordó, no tuvo memoria, anuló al Dios Omnipotente, Misericordioso,  al Dios dador y se hizo una imagen de un dios que dejó der omnipotente y  que necesitaba ayuda de los dioses de su pueblo.

¿Hoy ocurre lo mismo? Sí, el hombre contamina adulterando la imagen del Dios verdadero conviviendo con la iniquidad y perversidad que se le ha hecho cotidiana—esos ídolos que eran domésticos, aquello que  vemos natural, familiar, que no detectamos como nocivo, pero que lo es: prácticas, comportamientos y actitudes que no son correctas que desvirtúan a nuestro Señor.

¿Qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? ¿ qué armonía puede haber entre Cristo y Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo? ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Y vosotros sois el templo del Dios viviente…, Y no toquéis lo inmundo; Y yo os  recibiré, Y seré para vosotros por Padre, Y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso. Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios. 2ª  Corintios 6: 14-18; 7

Dijo Dios a Jacob: Levántate, sube a Betel y habita allí; y haz allí un altar a Dios…. Entonces Jacob dijo a los de su casa y a todos los que estaban con él: Quitad los dioses extranjeros que hay entre vosotros; purificaos y mudaos los vestidos Gen 35: 1-3

 Hubo varias tareas que Jacob ordenó realizar a su familia. En primer lugar, debían librarse de los ídolos o dioses extraños que se encontraban en su poder. Resulta impactante que les hubiera tenido que pedir semejante cosa. Cuando Jacob había huido de la casa de Labán con Raquel y Lea, Raquel había robado los ídolos familiares. Aparentemente había viajado en el camello sentada sobre los ídolos, colocados en la parte trasera sobre el resto del equipaje. En aquellos días Jacob ignoraba lo del robo. Más adelante, cuando los ídolos fueron descubiertos, hubiéramos esperado que, teniendo en cuenta su conocimiento de Dios y su relación con El, Jacob se habría librado de ellos. Recordemos que ya había tenido un encuentro con él en Betel. Pero él no había hecho tal cosa y, en consecuencia, es posible que su familia hubiera estado adorando a aquellos ídolos. Pero, al fin, por primera vez, Jacob ordenó que apartasen de sus pertenencias todo objeto de idolatría que erróneamente habían acumulado.

 Y Dios se apareció de nuevo a Jacob cuando volvió de Padán-aram, y lo bendijo. Y Dios le dijo: Tu nombre es Jacob ; pero ya  no te llamarás más Jacob, sino que tu nombre será Israel…Yo soy el Dios Omnipotente. Génesis 35: 9-11. DIOS SE DEFINE A SÍ MISMO. SE REVELA. Sólo cuando esto ocurrió Jacob recibe el nombre que Dios tenía para él, le dio identidad

  • 2.      Moisés

 “Entonces todo el pueblo se quitó los pendientes de oro que tenían en las orejas y los trajeron a Aarón. Él los recibió de sus manos,  le dio forma con buril, e hizo de ello un becerro de fundición. Entonces ellos dijeron: Israel, estos son tus dioses que te sacaron de la tierra de Egipto. Cuando Aarón vio esto, edificó un altar delante del becerro y proclamó: ¡Mañana será un día de fiesta dedicado a Jehová! Éxodo 32: 2-5

Y durante todo ese tiempo, Moisés se encontraba en el monte recibiendo la ley, las instrucciones y el proyecto para el tabernáculo. Un Dios que habla, que transmite, que quería habitar en medio de su pueblo

Y Aarón respondió: No se encienda la ira de mi señor; tú conoces al pueblo, que es propenso al mal. Porque me dijeron: Haznos un dios que vaya delante de nosotros; pues no sabemos qué le haya acontecido a este Moisés, el hombre que nos sacó de la tierra de Egipto. Y yo les dije: El que tenga oro, que se lo quite. Y me lo dieron, y lo eché al fuego y salió este becerro.”

No Aarón, no…fue construido, pero estaban diciendo que era el dios que los sacó de Egipto, estaba identificando a dios a través de un becerro, mucho peor que si directamente hubiese adorado  a los dioses egipcios

3.Serpiente de bronce

La victoria de Israel

Dios había escuchado, había dado la victoria sobre otros pueblos y los había entregado en sus manos, Dios que se revela escuchando a su pueblo y que da la victoria,  Pero en Números 21, versículo 5 en adelante vemos al pueblo diciendo: ¿Por qué nos hiciste subir de Egipto para que muramos en este desierto? Pues no hay pan ni agua, y nuestra alma tiene fastidio de este pan  tan liviano. Entonces Jehová envió contra el pueblo unas serpientes venenosas, que mordían al pueblo; y murió mucho pueblo de Israel. Entonces el pueblo acudió a Moisés y le dijo: Hemos pecado por haber hablado contra Jehová, y contra ti; ruega a Jehová para que aleje de nosotros estas serpientes. Moisés oró por el pueblo y Jehová le respondió: Hazte una serpiente ardiente, y ponla sobre un asta; y cualquiera que sea mordido y la mire vivirá. Hizo Moisés  una serpiente de bronce, y la puso sobre un asta; y cuando alguna serpiente mordía a alguien, miraba  a la serpiente de bronce, y vivía.

En 2ª Reyes 18: 1-4, bajo el reinado de Ezequías, leemos: Hizo lo recto ante los ojos de Jehová, conforme a  todas las cosas que había hecho David su padre. Quitó los lugares altos, quebró las imágenes, rompió los símbolos de Asera, e hizo pedazos la serpiente de bronce que había hecho Moisés, porque hasta entonces los hijos de Israel le quemaban incienso.

Ahora, este versículo menciona la serpiente de bronce que Moisés había levantado en el desierto, incidente que encontramos en el capítulo 21 del libro de Números. ¿Qué le ocurrió a esa serpiente que Moisés levantó? Bueno, la habían guardado. Naturalmente que era un objeto muy apreciado y por eso fue guardado en el templo. Pero, llegó el día en que los hijos de Israel empezaron a adorarla. En lugar de mirarla con fe, como sus padres la habían mirado para salvarse, cuando fueron mordidos por las serpientes venenosas en el desierto como un juicio de Dios por su rebelión, comenzaron a adorarla. Pero, ahora esta misma serpiente se había convertido en tropiezo. El pueblo había olvidado su significado. La serpiente era un símbolo de Cristo, según vemos en el evangelio según San Juan, capítulo 3, versículos 14 y 15, donde leemos: “Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado, para que todo aquel en él cree, no se pierda, sino que tenga vida eterna”. La serpiente de bronce, pues, fue un símbolo que fue cumplido por Cristo. Pero, ahora tenemos el caso de esta gente que ha comenzado a adorar esta serpiente, en vez de adorar a Dios. Le estaban quemando incienso a la serpiente de bronce. Ahora, ¿qué hizo el rey? Ezequías la rompió en pedazos para librarse de ella. Una manifestación del poder de Dios se eleva como un dios. Fue hecho objeto de culto. Acordémonos de sectas y falsas corrientes teológicas como la teología de la prosperidad y la confesión positiva, creando un dios siervo al servicio del ser humano para cumplir lo que le ordena en base a milagros y poder tergiversados de la Palabra.

En Juan, capítulo 2: 23-25, nos dice: mientras Jesús estaba en Jerusalén, en la fiesta de la Pascua, muchos creyeron en su nombre al ver las señales que hacía

Muchas personas que leen esto, dicen: “¡Qué maravilloso resulta ver que muchos creyeron en Él!” Pero,  no fue nada maravilloso, porque, en ninguna manera, esta era la fe salvadora. Ellos, simplemente, no tenían más remedio que reconocer la realidad de los milagros que Él hacía. Porque, observemos lo que se dice en los versículos 24 y 25: Pero Jesús mismo no se fiaba de ellos, porque los conocía a todos; y no necesitaba que nadie le explicara nada acerca del hombre, pues él sabía lo que hay en el hombre

Esta multitud tenía interés en Jesús, y cuando le vieron hacer los milagros, creyeron. Tenían que creer. ¡Habían visto los milagros! Pero Jesús no se fiaba de ellos. No creyó que su “creencia” fuera genuina, porque conocía a todos. Conocía las profundidades del corazón de las personas y no necesitaba que nadie le informase sobre la naturaleza humana.

 4.Saúl y la hechicera de Endor.

 Porque como pecado de adivinación  es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación 1ª Samuel 15: 23-26.

Saúl el ungido del Señor, aquel al que Dios había elegido, al que había llevado a la victoria, ahora lejos de Dios, cuya comunicación con el Altísimo le había sido negada como consecuencia de sus iniquidades, Dios se niega a hablarle . En el vs 26 le dice Samuel: por cuanto rechazaste la Palabra de Jehová. En 1ª Samuel 28 vemos que, con obstinación, acude a una hechicera para poder tener comunicación con Dios, despoja a Dios de su soberanía, se declara el mismo con autoridad para forzar a hablar al Señor. La imagen de Dios no es una marioneta que se mueve bajo hilos o donde se introduce la mano para mover su boca.

 5.    Judas

En el evangelio de Juan, capítulo 12, en los primeros versículos, leemos que Judas estuvo en Betania junto con Lázaro después del milagro que oró Jesús en éste, al volverlo a la vida, fue el que viendo que María, hermana de Lázaro,  ungía sus pies comentó el  que hubiese sido mejor que se entregase ese dinero a los pobres. Estuvo con Jesús, vio milagros, escuchó sus palabras, palabras que decían continuamente: tus pecados te son perdonados, pero Judas Iscariote no vio al Dios Perdonador, al Dios Redentor, se condenó el mismo, arrebató la soberanía de Dios que da y quita la vida y se quitó la vida de su propia mano.

6.    Echando suertes

Hechos 1, a partir del vs 21 vemos como Jesús había prometido: y recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo. La promesa iba a ser cumplida, pero los discípulos hicieron los siguiente para sustituir a Judas:

Entonces propusieron a dos: a José, llamado Barsabás, que tenía por sobrenombre Justo, y a Matías. Y orando, dijeron: Tú, Señor, que conoces los corazones de todos, muestra cual de estos dos has escogido, para que tome la parte de este ministerio y apostolado, del cual cayó Judas por transgresión, para irse a su propio lugar. Entonces echaron suertes sobre ellos, y la suerte cayó sobre Matías; y fue contado con los once apóstoles.

Echar suertes era una costumbre a través de la cual se tomaban decisiones en el Antiguo Testamento, pero ya había pasado ese viejo sistema, ya no era legítimo porque Jesús había venido, había prometido la venida de su Santo Espíritu.

No vemos cómo el echar suertes pudiera tener relación con la dirección del Espíritu Santo, ni que Dios pudiera revelarse por este procedimiento. Esa no es la forma cómo Dios guía. Surge entonces la pregunta: ¿Fue pues Matías el que ocupó el lugar de Judas? Más bien, cuando el Señor Jesucristo mismo lo consideró oportuno, nombró a alguien para ocupar el lugar de Judas Iscariote. Resulta significativo que no volveremos a encontrar en el relato ninguna otra mención a Matías. Nada quedó registrado sobre su ministerio, si realmente lo tuvo. Ahora también creemos que aquel que el Espíritu de Dios eligió, no fue otro que Pablo el apóstol. Alguien podría preguntar con qué autoridad hacemos esta afirmación. Escuchemos lo que el mismo apóstol Pablo dijo en su carta a los Gálatas capítulo 1, versículo 1: “Pablo, apóstol (no por disposición de hombres, ni por hombre, sino por Jesucristo y por Dios el Padre que lo resucitó de los muertos)”. Lo que Pablo dijo fue que había sido escogido por Dios el Padre y por el Señor Jesucristo.

 ¿Cómo fue elegido? Por medio del Espíritu Santo.

Los apóstoles se precipitaron en tomar decisiones, veían a Dios echando suertes, y a veces Dios quiere hablar porque se revela como Dios que habla, pero echamos mano de vestigios de nuestro pasado, sistemas, cosas que ya nos son útiles y nos adelantamos a la soberanía del Dios de la acción, el resultado, es que se despoja a Dios como guía, Dios habla pero a veces acallamos su voz con la nuestra, o vemos en las circunstancias la voluntad del Señor, quizás esas circunstancias también sean consecuencias de nuestras decisiones acallando su voz, es decir, deseamos que nos guíe pero no lo permitimos, porque apresuradamente decidimos nosotros,  en cierta manera, suplantamos su autoridad por la nuestra.

 7.    Ananías y Safira

Negaron la omnisciencia de Dios, tenían la imagen de un dios ciego y pretendieron engañarle. Podemos leerlo en Hechos  5

 Cuando quitamos uno de sus atributos o algún rasgo de su carácter,  negamos y anulamos su deidad

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s