IGLESIA MANANTIAL DE VIDA CUENCA

Benditas serán en ti todas las familias de la tierra (Génesis 12:3)

¿QUIÉN ES ESE JESÚS? 1ª Parte

Deja un comentario

QuienEsJesusSe hizo una encuesta en internet con la pregunta ¿Quién es Jesús para ti? Y las respuestas fueron muy diversas.

* Fue un revolucionario; Una leyenda; Jesús fue un gran misionero enviado de Dios; Un descendiente de sangre del Rey David; Es un personaje que según algunos datos parece que si existió, pero le dieron poderes que no tenía y se volvió leyenda. Una persona como tú y yo de carne y huesos, y era hijo de Dios como también lo somos nosotros, ni más ni menos. Un personaje que corresponde a la síntesis de mitos de otros personajes de diversas culturas;  Un predicador del Siglo I de la Judea Romana; Es el protagonista de un cuento viejo mal escrito y mal estructurado; Un bonachón; Un gran político y orador; Un gran maestro…

* Para los musulmanes: Uno de los más grandes mensajeros para la humanidad.

* Para los T.J: No es el Dios Todopoderoso, más bien, un Dios poderoso.

* Para los adventistas Jesús es el arcángel Miguel

Es interesante que tres años de su vida hayan levantado las más grandes polémicas a lo largo de la historia y los más grandes cambios en la vida de las personas y en la sociedad. Como dice Bill Brigth  __¿Por qué tanto entusiasmo? ¿Por qué su vida y sus enseñanzas continúan transformando vidas hoy?__

¿Qué motivó a Napoleón Bonaparte a mencionar a Jesús con tanta admiración?

¿Porqué personas tan destacadas como Blas Pascal, Josefo, Erasmo, Fedor Dostoyevski, C.S. Lewis hablaron de Jesús con total admiración y credibilidad?

¿Y para ti? ¿Quién es Jesús?

* Mateo 16:13-19  “Viniendo Jesús a la región de Cesárea de Filipo, preguntó a sus discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre? Ellos dijeron: Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías, o alguno de los profetas. El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta rocaedificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos.”

I.                   LO QUE LA GENTE DICE DE JESÚS

¿Por qué estos tres hombres? ¿Qué tenían en común? ¿Qué tenía Jesús que les hiciera recordar a ellos? ¿Quién dice la gente que soy yo? Maestro, algunos dicen que eres Juan el Bautista

A.    Juan el bautista

Juan el Bautista fue descrito por Jesús mismo como “Una antorcha que ardía y alumbraba” (Juan 5:35)

Tenía la capacidad de arder (incendiar) y además alumbraba. Tenía un poder de atracción. Incendiaba a la gente con el fuego del Espíritu Santo. Atraía a la gente de todas partes, de Jerusalén, de Judea y de la provincia alrededor del Jordán. El fuego era una característica de Juan el Bautista.

Juan el Bautista era un hombre que no soportaba la injusticia, el pecado, la hipocresía. Ese celo, esa pasión ardiendo, ese fuego en su interior le hizo denunciar no sólo a los religiosos, a los publicanos o a los guardias sino también al mismo rey Herodes.

¿Quién dice la gente que soy yo? Maestro, algunos dicen que eres Elías

 B.     Elías

Elías es descrito comúnmente como el profeta del fuego. La palabra “fuego” aparece 15 veces bajo el ministerio de Elías.

– Mandó descender fuego del cielo en el Monte Carmelo para el sacrificio.

– El fuego apareció mientras él estaba escondido en la cueva (aunque Dios no estaba en ese fuego)

– En dos ocasiones el rey envió 50 soldados a prender a Elías y mandó descender fuego del cielo y consumió a los 100 hombres.

– En su ascensión (rapto) al cielo apareció un carro de fuego (aunque no fue en él donde se fue).

 Cuando Dios lo encontró en la cueva y le preguntó qué hacía allí, su respuesta fue: “He sentido un vivo celo por Dios…” ¿Por qué? Porque han matado a los profetas, han abandonado a Dios y han derribado los altares. (1ª Reyes 19:10)

 Elías, como dicen otras versiones (ardía en celo, ardía de indignación, se consumía por dentro por causa de la justicia)

Fue ese celo que le llevó a denunciar al rey, a la reina, a los profetas falsos, a convocar a los profetas de Baal, retarlos e incluso acabar con cada uno de ellos.

El fuego era un distintivo en la vida de Elías, así como el celo o la pasión por Dios y por su Justicia.

¿Quién dice la gente que soy yo? Maestro, algunos dicen que eres Jeremías.

 C.    Jeremías

¿Por qué Jeremías? ¿Qué similitud tenía Jeremías con Juan el Bautista, con Elías o con Jesús?

 * Jeremías 20:7-9  ¡Me sedujiste, Señor, y yo me dejé seducir! Fuiste más fuerte que yo, y me venciste. Todo el mundo se burla de mí; se ríen de mí todo el tiempo. Cada vez que hablo, es para gritar: “¡Violencia! ¡Violencia!” no deja de ser para mí un oprobio y una burla. Si digo: “No me acordaré más de él, ni hablaré más en su *nombre”, entonces su palabra en mi interior se vuelve un fuego ardiente que me cala hasta los huesos. He hecho todo lo posible por contenerla, pero ya no puedo más.

 Jeremías había sido llamado a denunciar a los sacerdotes su pecado, y al pueblo su rebelión. Tenía un ministerio difícil, incómodo que lo llevaba a serios problemas continuamente.

Llega un momento donde no quiere volver a hablar de Dios ni de su Palabra. Pero reconoce tener un (fuego ardiente) metido en sus huesos, su Palabra.

 Jeremías sentía lo mismo que Juan, que Elías, una pasión por Dios, por su Palabra, por la Justicia.

 El fuego era un distintivo en la vida de Jeremías, así como la pasión y el celo por Dios y su obra.

 D.    Jesús

¿En qué se parecía Jesús a ellos? ¿Qué veían en Jesús que les hacía recordar a estos hombres apasionados, encendidos, celosos de Dios y de la Justicia?

 * Juan 2:17  Entonces se acordaron sus discípulos que está escrito: El celo de tu casa me consume.”

Jesús había estado durante 30 años visitando Jerusalén, viendo cada año la misma depravación en el Templo. Viendo los robos, la malicia, el mercado, los pecados, la falta de temor de Dios y la irreverencia a las cosas santas. 30 años conteniendo el mismo fuego, la misma pasión y celo que sentían Juan el Bautista, Elías o Jeremías al ver los pecados del pueblo, de los sacerdotes y de los reyes. 30 años tratando de soportarlo como Jeremías, porque aún no había llegado su tiempo.

 Hasta que llegó el tiempo de su ministerio y después de limpiar declaró: El celo de tu casa me consume.” Está hablando de un calor interior, de un hervor, de un fuego que lo hacía hervir por dentro. Este fuego le consumía (devoraba, le comía por dentro)

 Cuando la gente veía a Jesús lo veían con pasión por Dios, celo por la obra de Dios, por la santidad, por la justicia. Lo veían como un hombre continuamente ardiente que atraía a religiosos, pecadores, publicanos, prostitutas, guardias del templo y centuriones romanos.

 Con razón lo comparaban con Juan, con Elías y con Jeremías.

¿Quién dice la gente que soy yo? Maestro, algunos dicen que eres un profeta, alguien con una palabra dura para los religiosos hipócritas, pero también con unas palabras llenas de compasión para los que reconocían sus pecados.

 * Mateo 16:15  “El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s