IGLESIA MANANTIAL DE VIDA CUENCA

Benditas serán en ti todas las familias de la tierra (Génesis 12:3)

TIEMPO DE JUEGO Y TIEMPO DE DESCANSO 2º parte

Deja un comentario

mapa cuenca

II EL TERRENO DE JUEGO: LA GRAN COMISIÓN. (Mr. 1:38)

En el versículo 38 del texto de referencia de esta mañana podemos leer:

El les dijo: Vamos a los lugares vecinos, para que se predique también allí; porque para esto he venido.

Un partido de fútbol no solo tiene descanso, un partido de fútbol también tiene un tiempo de juego donde dos equipos se enfrentan, donde los jugadores han de correr, esforzarse y trabajar para conseguir la victoria final. No todo es descanso hermanos, el descanso es bueno, venir cada domingo a la iglesia es bueno y necesariopero no todo es descanso.

Fíjense lo que dice el final de este versículo: porque para esto he venido, dijo el Señor Jesús… y para esto, ¡para esto nos ha llamado!, ¿para qué creen que nos ha llamado?: Mt. 28:19: Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones

Tomemos el ejemplo de Jesús, el que se nos muestra en Mr. 1:35-38, cómo también fue el ejemplo que siguieron el resto: primera iglesia, los apóstoles, Pablo, Timoteo, etc.

Veamos el ejemplo de la iglesia primitiva.

Cuándo recibieron el poder del Espíritu Santo, ¿se quedaron todos allí maravillados y gozando de su presencia? Jesús les dijo esperen aquí y esperaron hasta que fueron llenados con el ES, pero ¿qué hicieron?, ¿se quedaron en el aposento alto, en ese lugar de descanso, todo el tiempo diciendo ¡que gozo Pedro, Tomás, Juan,.. es esto de hablar en lenguas!, ¡qué hermosura es esta de estar lleno del ES!?, y trasladado a nuestros días podemos decir “¡que gozo hermano fue el culto de este domingo ha sido una bendición, el ES se movió como nunca y me llenó, el Señor me restauró!”. ¿Se quedaron todo el tiempo en el aposento alto?… EN ABSOLUTO, para nada se quedaron en el aposento alto, para nada se quedaron con su descanso del culto del domingo, ¡salieron a las calles, predicaban, estaban con el pueblo!

Este es el segundo punto de esta mañana: hay que salir a jugar y EL TERRENO DE JUEGO: LA GRAN COMISIÓN. Está bien descansar, perfecto el que podamos venir a la iglesia, pero también es necesario salir al terreno de juego, ¡hemos fichado voluntariamente por el equipo de Jesús!, somos sus jugadores, y Él cuenta con nosotros.

Veamos el proceso de la iglesia primitiva:

Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, (v.47)  alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. (Hch. 2:46-47)

¿con quién tenían favor…? CON TODO EL PUEBLO, salían a las calles, no se quedaban únicamente con la experiencia del aposento alto o de la comunión unos con otros, todo lo contrario, esto era complementario y les servía como tiempo de descanso y preparación, renovar fuerzas para luego salir al pueblo, salir a la calle, conectar con la sociedad en la que vivían: Mt. 28:19

Y por la mano de los apóstoles se hacían muchas señales y prodigios  en el pueblo (¿Dónde…?); y estaban todos unánimes en el pórtico de Salomón (¿dónde estaban todos unánimes?… en el “punto de luz”, en las “Noches de Poder”)… (v.13) más el pueblo los alababa grandemente. (Hch. 5:12-13)

¿Quién los alababa?: EL PUEBLO.

Pero había entre ellos unos varones de Chipre y de Cirene, los cuáles, cuando entraron en Antioquía, hablaron también a los griegos, anunciando el evangelio del Señor Jesús. (Hch. 11:20)

Fueron más allá que la iglesia de Jerusalén. Les hablaron aquellos que no conocían el evangelio, no se quedaron solo con su experiencia en el templo, no se quedaron hablando o teniendo comunión con los que ya conocían a Jesucristo… ¡fueron más allá! Salieron a jugar bien duro al terreno de juego, hubo persecución, ¡no fue fácil! Este es el proceso de la iglesia primitiva.

Más ejemplos: PABLO.

Miren que nos dice en su carta a los Romanos:

de manera que desde Jerusalén (CUENCA), y por todos sus alrededores (PUEBLOS) hasta Ilírico, todo (TODO, TODO, absolutamente TODO) lo he llenado del evangelio de Cristo. Y de esta manera me esforcé a predicar el evangelio, (Rom. 15:19-20) continúa el apóstol.

¿Pueden ver?, ¿pueden captar ese anhelo y pasión de Pablo?, ¿ese amor por las almas? Él como todos nosotros fue encontrado, fue rescatado por el Señor, camino de Damasco: ¿Señor que quieres que haga? Le dijo, Levántate y entra en la ciudad, le respondió el Señor. Levántate y entra en la ciudad de Cuencanos dice el Señor a nosotros ahoraPablo obedeció, no pudo hacer otra cosa que OBEDECER. No se quedo todo el tiempo, descansando en casa de Judas, fue necesario ese tiempo de descanso, por supuesto, pero recibió el Espíritu Santo y que nos dice la Palabra: En seguida predicaba a Cristo (Hch. 9:20)

La mayoría o todos los que estamos aquí decidimos voluntariamente fichar por el equipo del Señor (¡Jesús team!) En el equipo que jugamos nuestro entrenador es Jesús y su estrategia nos la dejó bien claraVamos a los lugares vecinos, para que se predique también allí; porque para esto he venido, y para esto nos ha llamadoid y haced discípulosY será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin. (Mt. 24:14)

Jesús como buen entrenador, nos capacita, nos enseña en el “vestuario” aquí en el templo, y en el terreno de juego.

 CONCLUSIÓN.

Todo es necesario; en la tarea hablar de Cristo: es necesario jugar y es necesario descansar.

No podemos estar todo el tiempo en el terreno de juego porque terminaríamos exhaustos y cansados, sin fuerzas. Ni tampoco podemos estar todo el tiempo en el vestuario descansando y tomando un “refrigerio” que solo es para nosotros, para nuestra comodidad, pensando en nuestro yo: “fue un culto de bendición hermano, el Señor se movió y su Espíritu Santo me lleno, he salido restaurado, renovado”. Muy bien, ¿y…?, te llenó pero no solo para restaurarte, para limpiarte, para recargarte,… también te llenó para que bogues mar a dentro; como nos decía el Señor la semana pasada.

En el DESCANSO los jugadores toman agua, en Manantial de Vida se bebe de la Fuente de Vida, la Palabra, debemos beber con intensidad de la Palabra. Venimos a alimentarnos y tomar fuerzas para la siguiente parte. Es también el tiempo donde el entrenador (DIOS) nos recuerda la estrategia, la misión del porqué estamos jugando ese partido.

En el TERRENO DE JUEGO: Comunica, habla, conecta con la gente de Cuenca, porque ellos podrán ver que en ti, en nosotros, hay (o debe haber) algo diferente. Miremos el ejemplo de Jesús y sus discípulos, ya lo hemos leído en Marcos 6:30-33, o en el pasaje central de esta mañana (v.37) todos te buscan. No temas y predica porque Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros? (Ro. 8:31). Mira el ejemplo de lo que le pasó a Isaac, después que Abimelec lo echara de su tierra, éste acudió donde él estaba para decirle: Hemos visto que el Señor está contigo, le dijo Abimelec a Isaac (Gn. 26:28). Abimelec vió que Dios estaba con él, y acudió a él para hacer pacto.

¿No sabes cómo jugar?, ¿no sabes qué posición tomar en el terreno de juego? Habla con el pastor, busca cada día tu momento con el Señor, acude a un Grupo de Vida, estudia la Palabra en Apolos, hazte voluntario de Asoc. JABES,… conecta con la gente, con la sociedad en la que el Señor te ha puesto, da testimonio en tu trabajo, en tu barrio, entre tus vecinos, etc. ¡sal al terreno de juego y no te quedes solo en el vestuario! ¡Habla y predica las Buenas Nuevas!! En este partido no hay suplentes, en este partido no hay banquillo, en este partido ¡todos jugamos!

¿No sabes en qué posición del campo tienes que jugar? Quizá en la defensa, mejor de portero, quizá de centrocampista,… ¿no lo sabes?, pues habla con el entrenador, Jesús, y el te dirá donde, Él te ha dado dones y talentos para que los pongas en acción, Él te ha dado una posición en el terreno de juego acorde con esos dones y talentos… ¡sal al terreno de juego y no te quedes solo en el vestuario! Al igual que no todos los futbolistas llevan las mismas botas de fútbol para jugar, cada uno tiene unas botas personalizadas, adecuadas a su estilo de juego, de la misma manera todos tenemos un estilo de juego (dones) personalizado y una posición específica en la que mejor vamos a jugar.

¡Echa las redes! porque somos carta de Cristo […], escrita no con tinta, sino con el Espíritu del Dios vivo… (2Cor. 3:3) Somos cartas de recomendación de Cristo para todos los que leen nuestra vida.

¿Cómo has jugado la primera parte?, ¿te estás preparando…, en esta mañana, aquí en el vestuario, para la segunda parte? Espero que este tiempo de esta mañana, en el “vestuario” de Dios, hayas podido descansar, quitarte cargas, estirar tus músculos, etc. porque cuando salgas por esta puerta debería comenzar la segunda parte del partido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s