IGLESIA MANANTIAL DE VIDA CUENCA

Benditas serán en ti todas las familias de la tierra (Génesis 12:3)

ENFÓCATE EN LA ESPERANZA

1 comentario

cristo viene

INTRODUCCIÓN

Efe 1:15-17-23  Por esta causa también yo, habiendo oído de vuestra fe en el Señor Jesús, y de vuestro amor para con todos los santos, no ceso de dar gracias por vosotros, haciendo memoria de vosotros en mis oraciones, para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos, y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza, la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales, sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero; y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo.

 Tres cosas que necesitas saber:

  1. Cuál es la esperanza a que Él nos ha llamado
  2. Cuáles las riquezas de su gloria de su herencia en nosotros
  3.  Cuál es la supereminente grandeza de su poder para con nosotros.

Pero hoy sólo vamos a ver la primera…

 CUÁL ES LA ESPERANZA a que Él te llamó

Efesios 1:18 “alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado…”

 Esperanza:

  1. Confianza en que ocurrirá o se logrará lo que se desea: Tengo la esperanza de encontrar un trabajo.
  2. Objeto o persona en la cual se confía para obtener lo que se desea: Mi única esperanza es que amplíen el plazo; mis hijos son mi esperanza.
  3. Virtud teologal por la que se espera con firmeza que Dios dé los bienes que ha prometido.

 Sinónimos: confianza, seguridad, certidumbre, creencia, promesa, perspectiva, ilusión, optimismo

 Dicen que la esperanza es lo último que se pierde. Pero ¿de dónde viene este dicho?

Este dicho viene de la mitología griega, donde Prometeo decidió robar el fuego de los dioses a Zeus para dárselo a los humanos y así revestirlos de poder. Zeus colérico por lo sucedido creó a Pandora, una mujer modelada por varios dioses. Pandora fue enviada a casa de Prometeo y a pesar de los avisos, el hermano de Prometeo, Epimeteo, decidió casarse con ella. Como Pandora era muy curiosa, decidió abrir una caja que Epimeteo tenía en su casa. Esta caja contenía todos los males que podían perjudicar a los humanos y al abrirla, tales males comenzaron a expandirse sobre la tierra. Pandora asustada por lo sucedido corrió a cerrar la caja, pero ya todo había salido, menos la Esperanza. Corrió a comunicárselo a Prometeo y a su marido Epimeteo. Ella para consolarlos les dijo que lo único a lo que siempre podían acudir es a la esperanza, pues es lo único que había quedado en la caja y por lo tanto, lo último que se pierde.

Lo cierto es que muchas personas hoy día han perdido la esperanza en:

– La política

– La economía

– Los bienes materiales

– La familia

– La seguridad

– La salud

 Los fundamentos en los cuales muchas personas habían puesto sus esperanzas, están cayendo como torres de cartas. ¿Qué está sucediendo? ¿Quién es el causante de todo esto? ¿Cuál es el propósito (si lo hay) de todo esto?

 Dios está “permitiendo” Stg 1:13  Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie; Stg 1:17  Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación. 1Ts 5:9  Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo,

 Dios está permitiendo que los fundamentos sobre los cuales la gente tenía su esperanza caigan uno tras uno con el propósito de que la gente ponga su esperanza en la única Roca que no se mueve: Jesucristo (1ª Co. 3:11; Mt. 7:24)

 Dios quiere darnos espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de Él. Y lo hace alumbrando los ojos de nuestro entendimiento. Y lo hace para: que sepamos la esperanza a la cual nos ha llamado.

 NTV: Efe 1:17 y le pido a Dios, el glorioso Padre de nuestro Señor Jesucristo, que les dé sabiduría espiritual y percepción, para que crezcan en el conocimiento de Dios. (18) Pido que les inunde de luz el corazón, para que puedan entender la esperanza segura que él ha dado a los que llamó.

 Dios quiere que le conozcas, pero no de manera superficial. No por lo que te han contado de Él. No por lo que te enseñaron. Dios quiere que le conozcas porque Él mismo se revela a tu vida. Que tengas una revelación de quién es Él.

¡Sabes que Dios existe! ¡Sabes que quien es Dios! ¡Sabes que Él te ama! ¡Sabes que Dios te ha salvado por medio de Jesucristo! ¡Sabes que irás al cielo! Pero lo que Dios quiere es que lo entiendas de tal manera que eso cambie tu manera de verlo todo.

 “Para que sepas cuál es la esperanza a que has sido llamado”

 Esperanza: confianza, seguridad, certidumbre, creencia, promesa, perspectiva, ilusión, optimismo

Del griego: elpis – elpo: esperar con anhelo; expectación; confianza.

 Es posible que la economía no esté a tu favor; que estés pasando por un proceso de enfermedad; que las personas en quien más confiabas te hayan fallado o abandonado; es posible que nada de esto mejore, pero debes saber, entender, que tu esperanza no está en esta tierra y en nada de esto sino en algo más grande y más poderoso. En alguien que no falla, que no miente y que siempre cumple sus promesas.

 Sal 11:1-4  En el Señor hallo refugio. ¿Cómo, pues, se atreven a decirme: “Huye al monte, como las aves”? Vean cómo tensan sus arcos los malvados: preparan las flechas sobre la cuerda para disparar desde las sombras contra los rectos de *corazón. Cuando los fundamentos son destruidos, ¿qué le queda al justo? El Señor está en su santo templo, en los cielos tiene el Señor su trono, y atentamente observa al *ser humano; con sus propios ojos lo examina.

 Efesios 2:12  En aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo.

 “Dios quiere que sepas cuál es la esperanza a que has sido llamado”

 ¿Lo sabes? ¿Lo has entendido? ¿A qué esperanza se está refiriendo? ¿Cuál es nuestra esperanza?

 El Cielo

* Col 1:5  a causa de la esperanza reservada para ustedes en el cielo.

NTV: Ambas cosas provienen de la firme esperanza puesta en lo que Dios les ha reservado en el cielo. Ustedes han tenido esa esperanza desde la primera vez que escucharon la verdad de la Buena Noticia. (6) Esa misma Buena Noticia que llegó a ustedes ahora corre por todo el mundo. Da fruto en todas partes mediante el cambio de vida que produce, así como les cambió la vida a ustedes desde el día que oyeron y entendieron por primera vez la verdad de la maravillosa gracia de Dios.

 La Salvación

* 1ª Ts 5:8 Pero nosotros, que somos del día, seamos sobrios, habiéndonos vestido con la coraza de fe y de amor, y con la esperanza de salvación como yelmo.

NTV: Pero los que vivimos en la luz estemos lúcidos, protegidos por la armadura de la fe y el amor, y usemos, por casco, la confianza de nuestra salvación. (9) Pues Dios escogió salvarnos por medio de nuestro Señor Jesucristo y no derramar su enojo sobre nosotros. (10) Cristo murió por nosotros para que —estemos vivos o muertos cuando regrese —podamos vivir con él para siempre.

 La Vida Eterna

* Tito 1:2 Nuestra esperanza es la vida eterna, la cual Dios, que no miente, ya había prometido antes de la creación.

* Tito 3:7  Así lo hizo para que, justificados por su gracia, llegáramos a ser herederos que abrigan la esperanza de recibir la vida eterna.

NTV: Por su gracia él nos declaró justos y nos dio la seguridad de que vamos a heredar la vida eterna».

 La Venida de Cristo

* Tito 2:11  En verdad, Dios ha manifestado a toda la humanidad su gracia, la cual trae salvación (12) y nos enseña a rechazar la impiedad y las pasiones mundanas. Así podremos vivir en este mundo con justicia, piedad y dominio propio, (13) mientras aguardamos la bendita esperanza, es decir, la gloriosa venida de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo.

NTV: v.13 mientras anhelamos con esperanza ese día maravilloso en que se revele la gloria de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo.

 “Dios quiere que sepas cuál es la esperanza a que has sido llamado”

¿Lo estás entendiendo? Tu esperanza no está aquí. No está en que mejore la economía. No está en que algún político mejore la situación. No está en el diagnóstico que el médico te dé. No está en las personas que te rodean.

 * Flp 3:18 Pues ya les dije varias veces y ahora se los repito de nuevo con lágrimas en los ojos: hay muchos cuya conducta demuestra que son verdaderos enemigos de la cruz de Cristo. (19) Van camino a la destrucción. Su dios son sus propios apetitos, se jactan de cosas vergonzosas y sólo piensan en esta vida terrenal. (20) En cambio, nosotros somos ciudadanos del cielo, donde vive el Señor Jesucristo. Y esperamos con mucho anhelo que él regrese como nuestro Salvador. (21) Él tomará nuestro débil cuerpo mortal y lo transformará en un cuerpo glorioso, igual al de él. Lo hará valiéndose del mismo poder con el que pondrá todas las cosas bajo su dominio. (NTV)

 Efesios 1:15-18 “Por esta causa también yo, habiendo oído de vuestra fe en el Señor Jesús, y de vuestro amor para con todos los santos, no ceso de dar gracias por vosotros, haciendo memoria de vosotros en mis oraciones,  para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado,”

 El cielo, la vida eterna, el regreso de Jesucristo, la Nueva Jerusalén, la morada de Dios.

 * Apocalipsis 21:1-7 Entonces vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra habían desaparecido y también el mar. (2) Y vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén, que descendía del cielo desde la presencia de Dios, como una novia hermosamente vestida para su esposo. (3) Oí una fuerte voz que salía del trono y decía: «¡Miren, el hogar de Dios ahora está entre su pueblo! Él vivirá con ellos, y ellos serán su pueblo. Dios mismo estará con ellos. (4) Él les secará toda lágrima de los ojos, y no habrá más muerte ni tristeza ni llanto ni dolor. Todas esas cosas ya no existirán más». (5) Y el que estaba sentado en el trono dijo: «¡Miren, hago nuevas todas las cosas!». Entonces me dijo: «Escribe esto, porque lo que te digo es verdadero y digno de confianza». (6) También dijo: «¡Todo ha terminado! Yo soy el Alfa y la Omega, el Principio y el Fin. A todo el que tenga sed, yo le daré a beber gratuitamente de los manantiales del agua de la vida. (7) Los que salgan vencedores heredarán todas esas bendiciones, y yo seré su Dios, y ellos serán mis hijos.

 Apocalipsis 21:9 Entonces uno de los siete ángeles que tenían las siete copas con las últimas siete plagas se me acercó y me dijo: «¡Ven conmigo! Te mostraré a la novia, la esposa del Cordero». (10) Así que me llevó en el Espíritu a una montaña grande y alta, y me mostró la ciudad santa, Jerusalén, que descendía del cielo, desde la presencia de Dios. (11) Resplandecía de la gloria de Dios y brillaba como una piedra preciosa, como un jaspe tan transparente como el cristal. (12) La muralla de la ciudad era alta y ancha, y tenía doce puertas vigiladas por doce ángeles. Los nombres de las doce tribus de Israel estaban escritos en las puertas.

 Apocalipsis 21:19  Los cimientos de la muralla de la ciudad estaban decorados con toda clase de piedras preciosas: el primero con jaspe, el segundo con zafiro, el tercero con ágata, el cuarto con esmeralda, (20) el quinto con ónice, el sexto con cornalina, el séptimo con crisólito, el octavo con berilo, el noveno con topacio, el décimo con crisoprasa, el undécimo con jacinto y el duodécimo con amatista. (21) Las doce puertas eran doce perlas, y cada puerta estaba hecha de una sola perla. La calle principal de la ciudad era de oro puro, como cristal transparente. (22)  No vi ningún templo en la ciudad, porque el Señor Dios Todopoderoso y el Cordero son su templo. (23)  La ciudad no necesita ni sol ni luna que la alumbren, porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lumbrera. (24)  Las naciones caminarán a la luz de la ciudad, y los reyes de la tierra le entregarán sus espléndidas riquezas. (25)  Sus puertas estarán abiertas todo el día, pues allí no habrá noche. (26)  Y llevarán a ella todas las riquezas y el honor de las naciones.

 “Dios quiere que sepas cuál es la esperanza a que has sido llamado”

 CONCLUSIÓN

 Col 3:1-4  Ya que han sido resucitados a una vida nueva con Cristo, pongan la mira en las verdades del cielo, donde Cristo está sentado en el lugar de honor, a la derecha de Dios. Piensen en las cosas del cielo, no en las de la tierra. Pues ustedes han muerto a esta vida, y su verdadera vida está escondida con Cristo en Dios. Y, cuando Cristo —quien es la vida de ustedes —sea revelado a todo el mundo, ustedes participarán de toda su gloria.

 Efesios 1:15-18 “Por esta causa también yo, habiendo oído de vuestra fe en el Señor Jesús, y de vuestro amor para con todos los santos, no ceso de dar gracias por vosotros, haciendo memoria de vosotros en mis oraciones,  para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado,”

 ¿Sabes cuál es tu esperanza?

 1ª Co 15:50-58 Lo que les digo, amados hermanos, es que nuestros cuerpos físicos no pueden heredar el reino de Dios. Estos cuerpos que mueren no pueden heredar lo que durará para siempre. Pero permítanme revelarles un secreto maravilloso. ¡No todos moriremos, pero todos seremos transformados! Sucederá en un instante, en un abrir y cerrar de ojos, cuando se toque la trompeta final. Pues, cuando suene la trompeta, los que hayan muerto resucitarán para vivir por siempre. Y nosotros, los que estemos vivos también seremos transformados. Pues nuestros cuerpos mortales tienen que ser transformados en cuerpos que nunca morirán; nuestros cuerpos mortales deben ser transformados en cuerpos inmortales. Entonces, cuando nuestros cuerpos mortales hayan sido transformados en cuerpos que nunca morirán, se cumplirá la siguiente Escritura: «La muerte es devorada en victoria. Oh muerte, ¿dónde está tu victoria? Oh muerte, ¿dónde está tu aguijón?». Pues el pecado es el aguijón que termina en muerte, y la ley le da al pecado su poder. ¡Pero gracias a Dios! Él nos da la victoria sobre el pecado y la muerte por medio de nuestro Señor Jesucristo. Por lo tanto, mis amados hermanos, permanezcan fuertes y constantes. Trabajen siempre para el Señor con entusiasmo, porque ustedes saben que nada de lo que hacen para el Señor es inútil.

 

Anuncios

Un pensamiento en “ENFÓCATE EN LA ESPERANZA

  1. Gracias Rafa por tus Predicaciones ungidas por el Espíritu Santo. Abrazos y Bendiciones. ——————————————–

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s