IGLESIA MANANTIAL DE VIDA CUENCA

Benditas serán en ti todas las familias de la tierra (Génesis 12:3)

PARA QUE ENTENDAMOS… (Rafa Boix)

Deja un comentario

am_79222_2357141_64998

INTRODUCCIÓN

1ª Corintios 2:12  Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido,

 NVI: Nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo sino el Espíritu que procede de Dios, para que entendamos lo que por su gracia él nos ha concedido.

 “La gran dificultad es que la gente lo entiende todo en general y no lo aplican a sí mismos. Suponed que un hombre viniera y me dijera: ~Moody, la semana pasada murió en Europa un hombre que dejó una herencia de cinco millones.

~Bien  ~le contestaría yo~, no lo dudo; es cosa que ocurre con alguna frecuencia. Y ya no pensaría en ello.

Pero suponed que me dice. ~Pero es a usted a quien ha dejado su dinero. Entonces comienzo a sentirme interesado; presto atención y pregunto: ~¿A mí?

~Si, usted es su heredero. ~Entonces quiero se me den todas las explicaciones. Del mismo modo, podemos pensar que Cristo murió por los pecadores; que murió por todos;  pero no por alguno en particular. Pero cuando llego a comprender la verdad de que la vida eterna es mía, y que todas las glorias del cielo son mías, entonces es cuando comienzo a sentirme interesado.        ~D.L. Moody

Y nosotros…

¿A quién se está dirigiendo Pablo? ¿A quién está escribiendo? ¿Quién o quiénes son los receptores?

Se está dirigiendo a los Corintios, pero no a todos en particular, porque según algunos historiadores, en aquel tiempo Corinto tenía una población de unos 100.000 hab.

1ª Corintios 1:2 nos aclara que Pablo se está dirigiendo a la Iglesia de Dios en Corinto.

Y esto nos podría hacer pensar que lo que Pablo escribe, fue sólo para ellos, pero el versículo continúa extendiendo sus palabras no sólo a los cristianos en Corinto sino como dice: “a los que han sido santificados en Cristo Jesús y llamados a ser su santo pueblo, junto con todos los que en todas partes invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo.”

Así que sabemos a quién se está dirigiendo Pablo cuando dice el versículo 12: Y nosotros…

¿Cuántos han sido santificados por Cristo? ¿Cuántos son llamados a ser santos? ¿Cuántos invocamos el nombre de Jesús? Pues esta palabra es para ti y para mí.

Dios te quiere hablar hoy a ti, a su iglesia, a nosotros.

no hemos recibido el espíritu del mundo…

¿A qué espíritu se está refiriendo? ¿Qué es el espíritu del mundo? Es el mismo espíritu que habla en:

Romanos 8:15 “el espíritu de esclavitud”.

Efesios 2:1-3 “el espíritu que opera en los hijos de desobediencia; el espíritu que te hace estar muerto en delitos y pecados; el espíritu que sigue la corriente del mundo; que te hace vivir en los deseos de la carne y te lleva a hacer la voluntad de la carne y de tus pensamientos carnales. Ese espíritu te convierte en blanco de la ira de Dios.”

Al hablar del espíritu del mundo también se refiere o hace referencia a:

Mateo 4:8 Cuando Satanás mostró a Jesús “los reinos del mundo y la gloria de ellos”.

Juan 14:17 “un espíritu que no ve a Jesús ni le conoce”

Juan 15:18-19 “un espíritu que aborrece todo lo que tiene que ver con Jesús”

1ª Juan 4:3 “el espíritu del anticristo… que ahora ya está en el mundo.”

2ª Juan 2:17 y Apo. 12:9 “el espíritu del engaño”

1ª Juan 2:16 “Son los deseos de la carne, los deseos de los ojos, la vanagloria de la vida, que no proviene del Padre, sino del mundo.”

Pablo, dirigiéndose a nosotros, los cristianos, los que hemos nacido de nuevo, los que hemos sido santificados por Cristo, los que invocamos en Nombre de Jesús aquí en Cuenca y en cualquier parte de este mundo, nos dice que no hemos recibido este espíritu mundano, carnal y diabólico que produce muerte,  engaño, vanagloria, malos deseos, esclavitud, que nos hace ser objetos de la ira de Dios. ¡¡No hemos recibido ese espíritu!! ¡¡Este espíritu no tiene nada que ver con nosotros!! A no ser que le estemos dando lugar.

Recibir: Tomar alguien lo que le dan o le envían; acoger; dar espacio o cabida a algo; admitir, aceptar o aprobar una cosa.

¿Están dando cabida al espíritu del mundo en tu vida? ¿Estás dando espacio en tu corazón, pensamientos, en tus palabras a la mentira, a la carne, a la vanagloria de este mundo, al diablo? Si es así, entonces esta palabra no es para ti.

Esta palabra de Dios es para Nosotros, los que no hemos recibido el espíritu del mundo (ni nada que tenga que ver con él)

…sino el Espíritu que procede de Dios.

Evidentemente se está refiriendo al Espíritu Santo. Aquí sólo me voy a referir a otros nombres con el cual se le conoce.

 Juan 16:7-14 El Consolador, el Espíritu de Verdad, el que no sólo no tiene nada que ver con este mundo, sino que lo convence de pecado, de justicia y de juicio. Es el Espíritu que no sólo no tiene nada que ver con la mentira, sino que te guía a toda la Verdad. El que glorifica a Jesús a través de nosotros; el que toma de Jesús y nos lo hace saber.

Romanos 1:14 Es el Espíritu de santidad.

Romanos 8:11 Es el Espíritu que levantó a Jesús de los muertos y que nos vivifica a nosotros.

Romanos 8:15-16 No tiene nada que ver con el Temor ni con la Esclavitud. Es el Espíritu de adopción por el cual clamamos Abba Padre.

Romanos 8:26-27 lo describe como un Intercesor.

 Efesios 1:13 Es el Espíritu Santo de la Promesa.

Hebreos 9:14 lo llama el Espíritu Eterno.

Hebreos 10:29 lo describe como el Espíritu de Gracia.

Todos y cada uno de sus nombres, nos dan una idea de lo que hace en nuestra vida, pero como decíamos en la ilustración de Moody: Si yo soy el heredero, si he recibido a este Espíritu, quiero que se me den todas las explicaciones. Estoy interesado en todos los detalles del asunto, en que es lo que he recibido realmente y como puedo usarlo.

Este es el Espíritu que hemos recibido, que hemos aceptado, al que hemos dado cabida y queremos seguir dando. El Espíritu Santo de Dios, de la Promesa, de Gracia, de Vida, de Santidad, Eterno, el Espíritu de Adopción.

Lo hemos recibido voluntariamente, lo admitimos, lo aprobamos, le damos espacio en nuestra vida.

¿Para qué? ¿Con qué fin? Pues entre otras muchas cosas, Pablo nos dice que hemos recibido al Espíritu que proviene del Padre:

Para que sepamos lo que Dios nos ha concedido (para que entendamos lo que por su gracia él nos ha concedido)

Para que entendamos…

No es un espíritu mundano, de confusión, de engaño, de mentira, no es un espíritu de estupor (Rom 11:8). Es el Espíritu Santo que quiere que ENTENDAMOS: comprendamos; deduzcamos; discernamos; percibamos; sepamos; asimilemos o alcancemos LO QUE DIOS NOS HA CONCEDIDO.

  • Jueces 6:37 Dios le hizo entender a Gedeón la victoria que iba a tener.
  • En el libro de Nehemías nos habla 5 veces sobre la necesidad de entender (Neh 8:2-3, 7,9,13)
  • Seis veces pidió Job poder entender lo que le estaba sucediendo, hasta que al final de su prueba declaró: ¿Quién es el que oscurece el consejo sin entendimiento? Por tanto, yo hablaba lo que no entendía; cosas demasiado maravillosas para mí, que yo no comprendía. Oye, te ruego, y hablaré; Te preguntaré, y tú me enseñarás. De oídas te había oído; Mas ahora mis ojos te ven. (Job 42:2-5)
  • El Salmista en dos ocasiones le pidió al Señor: ¡¡Hazme entender!! (Salmo 119:27 y 73)
  • Salmo 32:8 Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar…
  • 8 veces hablan los Proverbios de Salomón sobre la necesidad de entender (Pro. 1:2,6; 2:5,9; 14:8; 19:25; 20:24; 24:12)
  • 9 veces lo menciona Isaías (Isa 11:3; 28:9; 28:19; 32:24; 33:19; 41:22; 44:18; 52:15; 56:11)
  • Jeremías 9:23-24 No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas. Más alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y en conocerme…
  • Daniel 10:12 Entonces me dijo: Daniel, no temas; porque desde el primer día que dispusiste tu corazón a entender y a humillarte en la presencia de tu Dios, fueron oídas tus palabras; y a causa de tus palabras yo he venido.
  • Daniel 12:2 Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua. (V.3) Los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento;
  • Daniel 12:10 Muchos serán limpios, y emblanquecidos y purificados; los impíos procederán impíamente, y ninguno de los impíos entenderá, pero los entendidos comprenderán.
  • 1ª Corintios 2:14 El que no tiene el Espíritu Santo no acepta lo que procede del Espíritu de Dios, pues para él es locura. No puede entenderlo, porque hay que discernirlo espiritualmente.

¿Y qué es lo que necesitamos entender? ¿Qué es lo que Dios quiere que tú y yo, su Iglesia, entienda?

1ª Corintios 2:12  …lo que por su gracia él nos ha concedido.

Conceder: Dar o entregar quien tiene el poder o la autoridad para hacerlo; Atribuir una cualidad o condición a una persona o cosa.

Sinónimos: adjudicar, otorgar, conferir, asignar, dar, dispensar, entregar, proporcionar, agraciar.

¿Y qué es lo que Dios nos ha concedido? Podríamos estar aquí unos cuantos días hablando de ello, pero te daré un breve resumen…

  • Perdón 1ª Juan 1:9 Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.
  • Vida nueva y Vida eterna 1ª Co 5:17; 1ª Juan 5:11 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.  —   Y este es el testimonio que Dios ha dado: él nos dio vida eterna, y esa vida está en su Hijo.
  • Libertad Gálatas 5:1 Cristo nos libertó para que vivamos en libertad.
  • Gozo, Paz, Amor… Gálatas 5:22
  • Herencia Romanos 8:17 Y, como somos sus hijos, también somos sus herederos. De hecho, somos herederos junto con Cristo de la gloria de Dios.
  • Autoridad Mateo 10:1 Reunió a sus doce discípulos y les dio autoridad para expulsar a los espíritus malignos y sanar toda enfermedad y toda dolencia.
  • Sanidad Isaías 53:4-5 Ciertamente él cargó con nuestras enfermedades y soportó nuestros dolores…            …gracias a sus heridas fuimos sanados.
  • Su Gloria Juan 17:22  La gloria que me diste, yo les he dado…
  • Poder Hechos 1:8; Efesios 1:19-20 Pero recibiréis poder…   También pido en oración que entiendan la increíble grandeza del poder de Dios para nosotros, los que creemos en él. Es el mismo gran poder que levantó a Cristo de los muertos y lo sentó en el lugar de honor, a la derecha de Dios, en los lugares celestiales
  • Dominio propio 2ª Timoteo 1:7 Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.
  • Su Palabra; Dones; Al Espíritu Santo y un largo etc

1ª Corintios 2:12 Nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo sino el Espíritu que procede de Dios, para que entendamos lo que por su gracia él nos ha concedido.

Todo por su gracia…

No lo merecemos, no lo hemos ganado, ninguno aquí está sin pecado, ninguno estaba obedeciendo a Dios al 100% cuando Él nos llamó.

Isaías 53:6 Todos nosotros nos descarriamos como ovejas… (NTV) Todos nosotros nos hemos extraviado como ovejas; hemos dejado los caminos de Dios para seguir los nuestros.

Romanos 3:23 Pues todos hemos pecado; nadie puede alcanzar la meta gloriosa establecida por Dios. La (NVI) dice: “estábamos privados de su gloria” y Jesús nos dio la Gloria que el Padre le había dado.

Pero por su gracia, por su amor, por su misericordia, porque a Él le plació (Lc 12:32); nos dio a Jesús para salvarnos, perdonarnos, restaurarnos a Su Imagen Gn 1:26 Hagamos al ser humano a nuestra imagen y semejanza. Y señoree / Que tenga dominio / Ellos reinarán. V.28 Llenen la tierra y gobiernen sobre ella…

Por su gracia, nos dio al Espíritu Santo para que sepamos, para que entendamos estas cosas, lo que nos ha concedido.

1ª Co 15:10  Pero por la gracia de Dios soy lo que soy; y su gracia no ha sido en vano para conmigo.

CONCLUSIÓN

Teniendo en cuenta todo lo que hemos recibido por gracia y que no lo estamos disfrutando por no entenderlo, podemos entender las palabras del apóstol Pablo cuando decía que oraba por nosotros sin cesar para el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, nos diera espíritu de sabiduría y de revelación para que le conozcamos mejor, y oraba para que fuesen alumbrados los ojos de nuestro entendimiento, para que sepamos, entendamos, cuál es la esperanza a que Él nos ha llamado; cuáles son las riquezas de la gloria de su herencia en nosotros, y cuál es la supereminente o incomparable grandeza de su poder PARA CON NOSOTROS LOS QUE CREEMOS.

La conclusión es… que si nos fue dado el Espíritu Santo para hacernos entender todo esto, ¡¡NECESITAMOS CONOCER, DAR LUGAR, VIVIR, ANDAR CON EL ESPÍRITU SANTO, TENER COMUNIÓN CON ÉL!!

Deja de entristecer al Espíritu Santo con tus pecados, apártate de ellos.

Comprométete con Dios hoy mismo para volver a leer su Palabra. Para pasar tiempo con Él en oración.

Obedece todo lo que Él te diga. ¡¡Deja de cuestionarlo!! Sean mandamiento que Él te da o promesas. Créele y Obedécele.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s