IGLESIA MANANTIAL DE VIDA CUENCA

Benditas serán en ti todas las familias de la tierra (Génesis 12:3)

LA SANIDAD DE LAS AGUAS

Deja un comentario

(2ª Reyes 2:19-21)

UN LUGAR BUENO

He aquí, el lugar en donde está colocada esta ciudad es bueno (agradable, buena ubicación), como mi señor ve…

 ¿De qué ciudad estaban hablando? De Jericó

  • Jericó era una ciudad amurallada como a 8 Kms. al oeste del Jordán y 9 Kms. al norte del mar Muerto, y 30 Kms. al noreste de Jerusalén.
  • Josefo describe a Jericó como un llano fértil.
  • Fue la primera ciudad que el pueblo de Israel conquistaría durante el liderazgo de Josué.
  • Los profetas de Eliseo describían a Jericó como una ciudad bien ubicada. Tenía el Mar Muerto a 9 Kilómetros, el Río Jordán a 8 Kilómetros y estaba a 30 Kilómetros de Jerusalén.

 ¿Y qué podemos decir de Cuenca? Cuenca es una ciudad bien ubicada pues está en el corazón de España.

Cuenca es única.  ¿A quién no le gusta Cuenca? Que se lo digan a los miles de turistas que cada año la visitan. Tiene ríos, tiene paisajes únicos, una gastronomía estupenda, etc.

Como los profetas de Eliseo, podríamos decir de Cuenca: el lugar en donde está colocada esta ciudad es bueno.

 El problema no es la ciudad, no es la ubicación. No es la tierra. Cuantas veces se ha oído decir de Cuenca que es tierra dura para el Evangelio, pero no es cierto. El lugar es bueno.

 UNAS AGUAS MALAS

“He aquí, el lugar en donde está colocada esta ciudad es bueno (agradable, buena ubicación), como mi señor ve; mas las aguas son malas,”

¿A qué se está refiriendo? En este contexto, en Jericó posiblemente sí había un problema con las aguas. Quizás las aguas fuesen malas, contaminadas. Mucha gente dependía del agua para beber, para cocinar. Los animales dependían del agua para sobrevivir. Pero por alguna razón, las aguas eran malas.

No podemos aplicar este texto literalmente a Cuenca, pues tenemos buenas aguas aquí. Las mejores aguas están en Cuenca.

 Pero cuando hablamos de “agua”, hablamos de necesidad, de esa necesidad de saciar nuestra sed, de esa necesidad de encontrar algo que nos refresque, que nos sacie, que nos satisfaga.

  •  Isaías 41:17 “Los afligidos y menesterosos buscan las aguas, y no las hay; seca está de sed su lengua;”
  • Isaías 29:8 La persona con hambre sueña con comida, pero se despierta todavía con hambre. La persona con sed sueña con beber, pero cuando llega la mañana, sigue desfallecida de sed.

 En el Evangelio de Juan 4 encontramos a una mujer samaritana, que venía cada día a buscar agua al pozo de Jacob. Pero más adelante nos damos cuenta de que su sed no era tanto física, como emocional y espiritual y trataba de saciarla a través de los hombres.

 En el verso 14 encontramos la oferta de Jesús. Le ofrece un agua que al beberla, nunca más volvería a tener sed. Es evidente que no está hablando de una sed natural, sino espiritual.

 En el verso 15 vemos la desesperada respuesta de la mujer: “Por favor Señor, dame de esa agua, así nunca volveré a tener sed.”

 En el Evangelio de Juan 7:37 una vez más Jesús vuelve a ofrecer un Agua especial que no tiene que ver con la necesidad natural del ser humano. “El que cree en mi, de su interior correrán Ríos de Agua Viva”.

  • Apocalipsis 21:6 También dijo: «¡Todo ha terminado! Yo soy el Alfa y la Omega, el Principio y el Fin. A todo el que tenga sed, yo le daré a beber gratuitamente de los manantiales del agua de la vida.
  • Apocalipsis 22:17 Todos los que tengan sed, vengan. Todo aquel que quiera, beba gratuitamente del agua de la vida.

 Cuando una persona bebe del Agua que Jesús ofrece, lo que encuentra es Vida, satisfacción, sanidad, paz, descanso, fortaleza, seguridad y mucho más.

 Pero aquí no está hablando de este tipo de agua, sino de un agua mala, contaminada. La Biblia nos dice que todos tenemos esa necesidad de satisfacer nuestra sed espiritual, pero cuando no lo hacemos a través de Jesús que es el Agua de Vida, lo hacemos a través de otras fuentes que están contaminadas.

 Como la mujer samaritana que día tras día iba al pozo a sacar agua, así la gente busca satisfacer su sed en el alcohol, en las drogas, en las relaciones ilícitas, en la mentira, en el juego, o tantas otras cosas que la Biblia llama pecado.

 Aguas malas, contaminadas. Caminos que como dice Proverbios 16:25 al hombre le parecen rectos, pero que acaban por ser caminos de muerte.

Aguas enturbiadas por la tradición, la religión, el engaño, las verdades a medias, la corrupción, el amor a las riquezas y tantas otras cosas.

 La ciudad no es mala, el lugar donde está ubicada, no es malo. Pero son aquellas cosas que están en el corazón de las personas que son malas. Rencores, odio, ira, envidias.

¿Es mala la política? No, pero hay cosas en el corazón de las personas que hacen de la política algo malo. Lo mismo podríamos decir de la religión, de la tradición.

 UNA TIERRA ESTERIL

“He aquí, el lugar en donde está colocada esta ciudad es bueno (agradable, buena ubicación), como mi señor ve; mas las aguas son malas, y la tierra es estéril.”

 Las aguas contaminadas de Jericó estaban ocasionando esterilidad. Hacían que las mujeres al beberla abortaran a sus bebes. El ganado era estéril por causa de beber de aquellas aguas. Aún la tierra no producía cuando era regada con esas aguas. Esterilidad.

 La esterilidad se veía en la Biblia como una maldición. Como una consecuencia de la desobediencia a Dios (Deut. 28)

 La esterilidad que causa el pecado en el corazón de la gente es similar. Es una falta de satisfacción. Falta de sentido de la vida, de propósito.

Muchos han perdido la dirección de sus vidas. Se ven estériles, sin propósito, infructuosos. Incapaces de aportar algo bueno en sus familias, en sus trabajos, en su sociedad. Algunos optan por acabar con sus vidas por esa falta de sentido.

 Así como el Agua que Jesús ofrece produce Vida, satisfacción, gozo, paz. El agua del pecado, de la mentira, de la codicia, produce muerte.

Romanos 6:23 La paga, el salario que deja el pecado, es la muerte. Desolación, familias destruidas, ataduras, problemas psicológicos, traumas, depresión, ansiedades, etc.

 Era la consecuencia que estaba viviendo Jericó por causa de que las aguas de las que se nutría eran malas.

¿De qué te estás nutriendo? ¿Dónde estás buscando satisfacer tu necesidad? ¿Cómo son esas aguas de las que estás bebiendo? ¿Te están produciendo vida, paz?

Más del 90% de personas respondieron afirmativamente a una encuesta cuando se les preguntó: “Si tuvieras la oportunidad de nacer de nuevo, ¿te gustaría?.

 LA SANIDAD DE LAS AGUAS

“Entonces él dijo: Traedme una vasija nueva, y poned en ella sal. Y se la trajeron. Y saliendo él a los manantiales de las aguas, echó dentro la sal, y dijo: Así ha dicho el Señor: Yo sané estas aguas, y no habrá más en ellas muerte ni enfermedad.”

 Eliseo utilizó “la sal” para sanar las aguas y sabemos que no fue la sal quien ocasionó el milagro, pues una sola vasija de sal sería incapaz de purificar un manantial entero, no por un momento, sino para siempre.

 Quiero hacer un énfasis en la “sal” como agente sanador, purificador.

  •  Ya sabemos que la ciudad y su ubicación es buena.
  • Ya sabemos que las aguas son malas y a qué se refiere, hablando del pecado.
  • Ya sabemos que efectos ocasionaba esto a la ciudad.

Pero la pregunta es ¿Cuál es la respuesta?

 El Evangelio de Mateo 5:13 menciona a la Sal de la Tierra y lo hace refiriéndose a la Iglesia, a aquellos que han sido transformados por Jesús. Aquellos que han encontrado el Agua de Vida.

 “Vosotros sois la sal de la tierra” para conservarla de la corrupción, para dar buen gusto a su insipidez, para refrescarla y endulzarla. El carácter y los principios de los cristianos, puestos en íntimo contacto con la humanidad, tienen el designio de detener la corrupción de ésta y dar sabor a su insipidez.

  • El verdadero cristiano tiene una respuesta a tantos matrimonios que se están diluyendo, pues no estamos a favor del divorcio, del maltrato, del adulterio, del machismo o del feminismo, sino del respeto, del amor, de los valores.
  • El verdadero cristiano, como sal en esta tierra, tiene algo que decir a tantos jóvenes que se rebelan contra sus padres. Pues tenemos como mandamiento honrar a nuestros padres (Mt 15:4)
  • El verdadero cristiano, como sal en la tierra, tiene un mensaje que dar en cuanto a las relaciones ilícitas tanto fuera como dentro del matrimonio (adulterio, fornicación, pornografía, etc)
  • El verdadero cristiano, como sal en esta tierra, tiene un mensaje que dar en cuanto al respeto a las autoridades. No nos toca a nosotros juzgar quien lo hace bien o mal, sino obedecer lo que la Biblia dice al respecto: Toda persona debe someterse a las autoridades de gobierno, pues toda autoridad proviene de Dios, y los que ocupan puestos de autoridad están allí colocados por Dios (Ro. 13:1)
  • Tito 3:1 Recuérdales a los creyentes que se sometan al gobierno y a sus funcionarios. Tienen que ser obedientes, siempre dispuestos a hacer lo que es bueno.

 “Vosotros sois la sal de la tierra” (Mt 5:13) Tenemos la capacidad de detener la corrupción por medio de nuestro testimonio y del mensaje que predicamos.

Somos portadores de cosas que este mundo, esta ciudad necesita. Somos portadores de un Agua que da Vida. Somos portadores de la Bondad, de la Mansedumbre, de la Templanza, de la Paciencia, de la Fe, de la Paz, del Gozo y del Amor.

 “echó dentro la sal, y dijo: Así ha dicho el Señor: Yo sané estas aguas, y no habrá más en ellas muerte ni enfermedad.”

 La sal de este mundo somos tu y yo y tenemos la capacidad dada por Dios (no en nuestras fuerzas) para traer sanidad, libertad, y sentido a un mundo agonizante.

 La sal tiene que ser vertida. Si se queda en estas cuatro paredes (representado a la vasija) nada puede producir, pero cuando es “echada”, cuando comienza a salir y a ejercer su influencia, comienza la sanidad, y el cambio en la sociedad es tal, que no volverá a haber en ella muerte ni enfermedad.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s