IGLESIA MANANTIAL DE VIDA CUENCA

Benditas serán en ti todas las familias de la tierra (Génesis 12:3)

LA PASIÓN NO ES UNA OPCIÓN, ES UN REQUISITO

Deja un comentario

La pasión no es una opción, es un requisito.
Por Gustavo Falcón

207611_216952958321083_7247386_nHay un ingrediente muy importante en la vida para lograr lo que soñamos como líderes y lo que nos proponemos como personas Y eso es tener pasión por lo que hacemos. Muchas de las veces la única diferencia entre triunfo y derrota es la pasión. Quizás te preguntas: «¿Por qué si soy un gran líder, y lo tengo todo para ganar, tengo la visión clara, tengo los recursos, las herramientas, la habilidad, el talento vivo en fracasos, derrotas y no logro triunfos en mi vida?» La respuesta es: ¡Te falta pasión!

En todo lo que tú emprendas necesitas mostrar pasión, el empresario más exitoso se tuvo que haber apasionado por su empresa. Existe una mentalidad muy equivocada en América Latina respecto a esto. Infinidad de veces me ha tocado escuchar a personas decir: «Quiero tener mi propio negocio para no hacer nada y tener todo el tiempo del mundo para hacer lo que quiera».

Esta es una mentalidad mediocre. Con ese pensamiento nunca serás nadie. Toda persona exitosa en la vida, en cualquier área que pienses (empresario, artista, futbolista, ministerio, conferencista, doctor), y en cualquier área que tú me digas, es exitoso porque se apasionó por esa causa. Tú fuiste formado para tener pasión por todas las cosas que están ligadas a tu propósito en esta vida. Si tu propósito en la vida es ser futbolista, fuiste diseñado para ser un apasionado por el fútbol, si tu propósito en la vida es ser un pastor de multitudes, fuiste diseñado para vivir apasionado por esa causa.
Nunca se te olvide algo muy importante, Dios es un Dios que responde con favor y gracia a las personas apasionadas por su causa.

Un día yo opté por lo que a él le apasiona, y este es un consejo que te doy, apasiónate por lo que a Dios le apasiona y te aseguro, sin miedo a equivocarme, que triunfarás en la vida y lograrás tu meta, tu sueño y tu propósito en esta tierra. Vivir una vida gobernada, saturada de pasión divina es la clave.
¿Qué es apasionarte?

Apasionarte es:
Correr una milla extra. Hacer un esfuerzo por seguir avanzando aunque tus fuerzas no te den para más. Es caminar sin parar aunque los demás digan que no podrás. Es levantarte aunque no tengas ganas, continuar aunque te haya pasado por la mente renunciar. Es como que lo vuelvo a intentar aunque parezca que el proyecto está fracasando. Algunos lo llaman “fuá”.

Invertir lo que tangas que invertir. Es como apostarlo todo por tu proyecto, dar hasta lo que no tienes para que lo que sueñas se haga una realidad. Es algo así́ como agarrar tus pocos ahorritos y creerle a tu visión ciegamente porque sabes que lo lograrás y que tiene que suceder.

Dar la vida por eso que sabes que te pertenece. No  puedes decir que estás apasionado si no estás dispuesto a dar la vida por eso que quieres lograr, es impresionante ver cómo mucha gente da la vida por tonterías, por cosas que tú y yo sabemos que no valen la pena, pero al fin y al cabo en su error y equivocación eran personas apasionadas por su causa, aunque estaban equivocadas.

Hay alguien que dio apasionadamente su vida, murió́ en una cruz, y fue humillado, escupido en su rostro, golpeado sin compasión; en la cabeza le pusieron una corona de espinas que atravesaba su sien, y al final fue clavado en una cruz. La pregunta es: «¿Por qué le pasó todo a este hombre?» o «¿Qué lo llevó, cuál fue su motivación para vivir todo ese tormento?». La respuesta es por pasión. Y su pasión éramos tú yo. Ese hombre se llama Jesucristo y él quiere que tú sepas que su pasión más grande eres tú, te ama tanto que hasta dio la vida apasionadamente por ti.

La pasión es un requisito en tu liderazgo y en tu vida
En toda tu vida no habrá́ ninguna otra manera de lograrlo si no te apasionas. Puedes que llegues a estar cansado, decepcionado, sin fuerzas, deprimido, traicionado, solo, sin dinero, rodeado de críticas, tu mejor amigo te dejó, todo lo que tenías en tus manos ya no está́… ¿pero sabes una cosa? Aun con todo esto, ¡mientras sientas pasión en tu corazón lo lograrás! ¡Claro que sí!

Porque la pasión es un requisito para llegar a la meta. No es si quieres tener pasión o no. La pasión no es ninguna opción, es un requisito, grábatelo muy bien en tu mente y en tu corazón. Te lo digo una y otra vez: la pasión es un requisito, requisito, requisito. ¡Ah! y por último, ¡requisito!
Si tú y yo nos apasionamos por la causa de Jesús, en Iberoamérica la historia cambiara para la gloria de Dios.

 

Te invito a ser un loco apasionado.
Los locos apasionados soñamos y la gente normal solo nos observa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s