IGLESIA MANANTIAL DE VIDA CUENCA

Benditas serán en ti todas las familias de la tierra (Génesis 12:3)

POR QUÉ LE FALTA COMPROMISO A MI EQUIPO DE VOLUNTARIOS

Deja un comentario

Por qué le falta compromiso a mi equipo de voluntarios?
por Robert Barriger

voluntariosTengo un amigo que pastorea una iglesia preciosa, tiene un ministerio con mucha influencia y siempre está invitado a predicar en conferencias importantes; también ha escrito muchos libros que han sido una bendición en distintos lugares. Un día, en una conferencia, yo estaba sentado con este pastor en su iglesia, y él nos mostró a mí y a otros pastores, en un rápido recorrido, los diferentes ministerios en su iglesia. Lo que más nos llamó la atención de inmediato fueron los voluntarios que él tenía, en todo lugar de su iglesia había gente bien vestida y muy feliz sirviendo. En la cuna, estaban las señoras que todo el mundo quisiera tener en su iglesia; en el ministerio de niños había profesoras de ensueño trabajando con ellos; los voluntarios que daban la bienvenida en la puerta de la iglesia y en la playa de estacionamiento estaban con una permanente sonrisa en sus rostros. Uno podía preguntarle: «¿Dónde has conseguido tanta gente y tan buena?». Todos estaban alegres y felices, eran gente sana. En ese momento, un pastor, también amigo mío, le dijo: «Yo podría hacer lo que tú haces si tuviera la gente que tienes».

¿Alguna vez le ha pasado a usted que al visitar otra iglesia ha dicho: «Por qué mi gente no es así? ¿De dónde obtienen personas tan simpáticas?». Mi amigo miró al pastor que hizo la pregunta, y con mucha sabiduría dijo lo siguiente: «Son lindos, ¿no?» Y el pastor contestó: «Sí, son tremendos». Entonces mi amigo le dijo: «No eran así cuando llegaron». A él le tomó tiempo formar, entrenar y discipular a sus voluntarios.

A veces podemos sentir lo que se afirma en este viejo dicho: «La hierba siempre es más verde al otro lado de la cerca». Y pensamos: si tan solo pudiera pastorear esta iglesia o a estas personas… Pero déjeme decirle algo, la hierba no es más verde al otro lado de la cerca, la hierba es más verde cuando se riega. 

Un día tuvimos una conferencia grande en Lima e invité a un conferencista muy conocido en América Latina. Durante la conferencia, mi corazón se llenó de amor por todos los voluntarios de nuestra iglesia que estaban sirviendo en distintos lugares. La conferencia fue un éxito porque había un ejército de voluntarios sirviendo con sonrisas, se respiraba amor en todo lugar; entonces mi corazón se llenó tanto de agradecimiento, que me paré delante de la multitud de pastores y líderes y dije lo siguiente: «Yo creo que tengo a la mejor gente de Lima en mi iglesia». Cuando dije esto, un pastor se ofendió conmigo, y se juntó con el conferencista para decirme que no debería haber dicho eso. Afirmaban que yo hacía sentir mal a los pastores que no tenían gente como yo; mi reacción fue de sorpresa porque no lo dije comparando mi iglesia con las demás, lo dije porque amo a la gente en mi iglesia. Mi pregunta es esta: ¿ama a la gente de su iglesia? Cada pastor debe sentir que tiene a la mejor gente del mundo; cada pastor debe hacer sentir apreciado y amado al pueblo que lo acompaña a cumplir la visión que Dios le ha dado. Y recuerde, si la gente no se siente apreciada o valorada, no se esforzará para dar lo mejor de sí.

Tomado del libro Iglesia Relevante © 2014 Robert Barriger Publicado por Editorial Vida. ISBN: 978-0-8297-6599-1 Usado con permiso de Editorial Vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s