IGLESIA MANANTIAL DE VIDA CUENCA

Benditas serán en ti todas las familias de la tierra (Génesis 12:3)

RESTAURANDO NUESTRA RELACIÓN CON DIOS

Deja un comentario

unnamed

INTRODUCCIÓN

Lamentaciones 5:21 ¡Restáuranos, oh SEÑOR, y haz que regresemos a ti! ¡Devuélvenos

la alegría que teníamos antes!

 ¡Restáuranos, oh Señor!

Restaurar: Volver a poner una cosa en el estado, estimación o circunstancia en que se encontraba antes. Reparar, renovar algo del deterioro que ha sufrido.

Sinónimos: reparación, renovación, recuperación, rehabilitación.

Antónimos: destrucción, deterioro. Derrumbar; Demoler; Devastar; Desolar; Destrozar; Aniquilar; Eliminar; Cancelar; Anular; Revocar; Disolver; Abandonar; Abrogar.

Dios creó al ser humano para tener comunión con él. Creo al ser humano con la capacidad de que pudiera relacionarse con Dios, sentir a Dios, hablar con Dios, escuchar a Dios.

  • Génesis 1:27 Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.

La palabra “imagen” que se usa aquí viene del hebreo “tsélem” que significa “hacer sombra”. Eres como la sombra de Dios. Vas a donde Dios va, te mueves como Dios se mueve. Eres parte de Él, de su naturaleza.

  • Génesis 1:26 Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza…

Pero no solo a imagen de Dios fuiste creado sino también a su semejanza. “Demút” es la palabra que la Biblia usa para describir la semejanza de Dios en el hombre y se está refiriendo a algo “parecido” a “un modelo”. Eres es un modelo de Dios una réplica perfecta. Se han hecho réplicas exactas de cuadros cuyos pintores son famosos y cuando uno las ve casi no podría distinguir entre el verdadero y la réplica. De la misma manera Dios hizo al ser humano con esas connotaciones que le hacen ser iguales a Él y diferentes al resto de la creación.

  • Génesis 2:7 Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente.

 Aliento vital, inspiración divina, intelecto, alma, espíritu, hálito.

Dios te creó a diferencia de cualquier otra especie, con la capacidad de tener comunión con Él.

Pero Génesis cap. 3 nos muestra el relato más triste de la historia de la humanidad: Cuando el hombre decidió desobedecer a Dios y romper esa comunión con Él.

Decidió dar lugar al pecado en su vida y este, como una gangrena, comenzó a destruir por completo al ser humano, física, moral y espiritualmente.

  • Por primera vez comenzaron a sentir vergüenza.
  • Por primera vez el hombre comenzó a sentir el miedo.
  • Por primera vez conocieron las excusas para evadir la culpabilidad y comenzaron a señalar a otros.

El hombre destruyó, deterioró, destrozó, eliminó, canceló, anuló, disolvió o abandonó su relación con Dios y esto trajo como consecuencia la muerte física, moral y espiritual. Sólo tenemos que echar un vistazo a este mundo.

Y es por esta misma razón, que el profeta Jeremías, en su libro de Lamentaciones 5:21 representando a todo un pueblo, toda una nación que había perdido su relación con Dios por causa del pecado, expresa con un clamor desgarrador las palabras:

¡Restáuranos, oh SEÑOR, y haz que regresemos a ti!

¡Devuélvenos la alegría que teníamos antes!

DHH: ¡Haznos volver a ti, Señor, y volveremos! ¡Haz que sea nuestra vida lo mismo que antes fue!

PDT: Señor, restaura nuestra relación contigo y nosotros regresaremos a ti. Haz que nuestra vida vuelva a ser lo que era en el pasado.”

NC: Conviértenos a ti, ¡oh Yahvé! y nos convertiremos. Danos todavía días como los antiguos.

¡¡Restáuranos!! es la voz que sale de lo profundo de todo ser humano.

¡¡Restáuranos!! es el grito silencioso que hay en el corazón de toda persona. No importa si lo reconoce o no. Tu alma, el alma de toda persona grita por ser restaurada por Dios a su estado inicial, a una correcta relación con Dios.

Jeremías reconocía que la relación de la gente con Dios necesitaba ser restaurada, porque se había perdido, deteriorado, roto.

A los cristianos:

Algunos aquí tuvieron una hermosa relación con Dios, pero algo la deterioró. ¿Puedes escuchar tu corazón? Está gritando ¡¡Restáuranos Señor!!

Quizás hay alguien aquí que antes disfrutaba al hablar con Dios y al escucharle, pero algo rompió esa conexión. El afán, las preocupaciones, las cargas, desilusiones, oraciones no respondidas, etc. Pero algo dentro de ti está gritando: ¡¡Restáurame Señor!!

Aquí hay personas que saben lo que es sentir la presencia de Dios. Saben lo que es reconocer la voz de Dios. Saben lo que es sentir como Dios te usa. Pero hace tiempo que no vuelves a sentir nada de esto: Escucha dentro de ti: ¡¡Restáuranos!! ¡¡Restáurame Señor!!

Y haz que regresemos a ti.

Pero ¿qué es la restauración? Es como decíamos al principio: Volver a poner una cosa en el estado, estimación o circunstancia en que se encontraba antes. Reparar, renovar algo del deterioro que ha sufrido.

Es como lo expresan otras versiones de la Biblia:

DHH: ¡Haznos volver a ti, Señor, y volveremos!

PDT: Señor, restaura nuestra relación contigo y nosotros regresaremos a ti.

NC: Conviértenos a ti, ¡oh Yahvé! y nos convertiremos.

La restauración de nuestra relación con Dios no es otra cosa que “regresar a Él”.

No importa si conociste al Señor y perdiste tu relación con Él o si nunca has tenido una relación con Dios: Todos somos hijos pródigos.

Isaías 53:6 Todos nosotros nos hemos extraviado como ovejas; hemos dejado los caminos de Dios para seguir los nuestros

Dios está deseando que regreses, pero Él ya dio el primer paso. Ya entregó a su Hijo Jesús para borrar tu cuenta, tu deuda y llevarte por medio de Jesús a una correcta relación con Dios.

Ahora, Él está esperando en la puerta a que tú corras hacia Él.

Lucas 15:20 »Entonces regresó a la casa de su padre. Y, cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio llegar.

Tiene que salir de ti esta oración, este clamor, este deseo: ¡¡Haz que regresemos a ti!!

¡¡Haz que regresemos a ti!! Es pedirle a Dios que ponga un corazón arrepentido.

¡¡Haz que regresemos a ti!!  Es pedirle a Dios que tu corazón vuelva a sentir el deseo de estar con Él.

Hermano, ¡¡necesitas regresar a Él!!  –  Amigo, ¡¡Necesitas regresar a Él!! ¿Qué estás esperando?

  • ¡Devuélvenos la alegría que teníamos antes!

¡Restáuranos, oh SEÑOR, y haz que regresemos a ti!

¡Devuélvenos la alegría que teníamos antes!

DHH: ¡Haznos volver a ti, Señor, y volveremos! ¡Haz que sea nuestra vida lo mismo que antes fue!

PDT: Señor, restaura nuestra relación contigo y nosotros regresaremos a ti. Haz que nuestra vida vuelva a ser lo que era en el pasado.”

NC: Conviértenos a ti, ¡oh Yahvé! y nos convertiremos. Danos todavía días como los antiguos.

Este es el clamor universal. El deseo del hombre y la mujer de ser feliz, de tener contentamiento. De tener paz.

Si nunca has experimentado una relación con Dios, aún no sabes lo que es ser verdaderamente feliz.

Si experimentaste lo que es tener una correcta relación con Dios y lo perdiste, posiblemente seas la persona más desdichada del mundo. Pero Dios quiere devolverte la alegría que tenías antes.

¡Devuélvenos la alegría que teníamos antes!

RV60: Renueva nuestros días como al principio

Se está refiriendo al propósito por el cual el hombre y la mujer fueron creados.

  • Principio: Hebreo: “Quédem o Quédma” “Su historia como pueblo escogido, escogido para llevar la presencia de Dios sobre ellos”

Dios te creó para relacionarte con Él y hasta que no arregles eso, no encontrarás el verdadero propósito para tu vida. No se puede ser feliz sin Dios.

  • Pro 14:13 La risa puede ocultar un corazón afligido, pero cuando la risa termina, el dolor permanece.

Devuélvenos: Hacer que una persona tenga de nuevo lo que había dejado de tener; Hacer que una persona o una cosa vuelva al lugar o al estado en que estaba antes.

¿No lo escuchas? Es tu corazón, tu alma, tu espíritu gritándote a ti: ¡¡Devuélvenos la alegría, devuélvenos la pasión!!

CONCLUSIÓN

A los cristianos: Renuévanos, devuélvenos, restáuranos. Dios está queriendo que vuelvas a sentir el deseo de estar con Él. Pero quizás tienes que tomar decisiones. Tienes que abandonar cosas que se están poniendo entre tú y Él.

Dios está queriendo restaurar lo que antes fue. La pasión, el anhelo, el deseo, el hambre. Pero está a la puerta esperando que digas: Volveré a la casa de mi padre y le diré:

Restáurame, haz que vuelva a ti, y haz que mi vida sea como antes fue”

A los no cristianos: Si nunca te has reconciliado con Dios. Si nunca tuviste una relación con Él. Es hora de volver a casa. Es hora de restaurar tu relación con Dios, de reconciliarte con Él.

Tanto si ya eres cristiano pero perdiste la pasión como si nunca has sido cristiano ¿Por qué te estoy diciendo todo esto en esta mañana?

Porque la Palabra de Dios dice:

que todo esto es un regalo de Dios, quien nos trajo de vuelta a Él mismo por medio de Cristo. Y Dios nos ha dado la tarea de reconciliar a la gente con Él. Pues Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo mismo, no tomando más en cuenta el pecado de la gente. Y nos dio a nosotros este maravilloso mensaje de reconciliación. Así que somos embajadores de Cristo; Dios hace su llamado por medio de nosotros. Hablamos en nombre de Cristo cuando les rogamos: ¡Vuelvan a Dios!. Pues Dios hizo que Cristo, quien nunca pecó, fuera la ofrenda por nuestro pecado, para que nosotros pudiéramos estar en una relación correcta con Dios por medio de Cristo.  2ª Corintios 5:18-21

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s