IGLESIA MANANTIAL DE VIDA CUENCA

Benditas serán en ti todas las familias de la tierra (Génesis 12:3)

¿RUINAS O PALACIO?

Deja un comentario

descarga palacio-de-pena_3856281

Definición de Palacio:

  1. Casa destinada para residencia de los reyes.
  2. Casa suntuosa, destinada a habitación de grandes personajes, o para las juntas de corporaciones elevadas.
  3. Casa solariega de una familia noble.
  4. En el antiguo reino de Toledo y en Andalucía, sala principal en una casa particular.
  5. Sitio donde el rey daba audiencia pública.

¿Cuántos palacios hay en Madrid?

  • Palacio Real. También llamado Palacio de Oriente – Palacio de la Moncloa.
  • Real Sitio de San Lorenzo de El Escorial. – Palacio de Linares.
  • Palacio Real de El Pardo. – Palacio de La Zarzuela.
  • Palacio de la Bolsa de Madrid. – Palacio de Liria
  • Palacio de Longoria – Palacio de Santa Cruz
  • Casa de Cisneros – Palacio de Gaviria
  • Palacio Arzobispal de Madrid – Palacio de Cristal del Retiro
  • Palacio de las Cortes de España – La Casa del Conde Oñate
  • El palacio de los Duques de Uceda – Las Casas del Marqués de
  • La Casa de los Lujanes Amboage
  • – El Palacete de la Duquesa de Santoña – El Palacio de Torrecilla
  • El Palacio de Villahermosa – El Palacio del Marqués de

¿Dónde prefieres estar en el Palacio o en las Ruinas?

Lucas 7:24-28 «¿A qué clase de hombre fueron a ver al desierto? ¿Acaso era una caña débil sacudida por la más leve brisa? ¿O esperaban ver a un hombre vestido con ropa costosa? No, la gente que usa ropa elegante y vive rodeada de lujos se encuentra en los palacios. ¿Buscaban a un profeta? Así es, y él es más que un profeta. Juan es el hombre al que se refieren las Escrituras cuando dicen: “Mira, envío a mi mensajero por anticipado, y él preparará el camino delante de ti”. »Les digo que de todos los hombres que han vivido, nadie es superior a Juan. Sin embargo, hasta la persona más insignificante en el reino de Dios es superior a él».

 

Pero no voy a hablarles de Juan el Bautista, sino de Nehemías.

  • Significado del Nombre: “Jehová ha consolado”
  • Análisis del libro: En los manuscritos hebreos los libros Esdras y Nehemías aparecen como un solo libro.
  • Autor: Nehemías, como indica el cap. 1:1, aunque muchos eruditos lo ponen en duda. Es considerado como una autobiografía.
  • Tema principal: “La reconstrucción de los muros de Jerusalén.” El recuento de ciertas leyes divinas y la restauración de las ordenanzas de la antigüedad.
  • Fecha aproximada: 446 a.C.
  • Lugar: A 320 kilómetros al este de Babilonia. Capital de la antigua Elam. Era la capital de invierno de los reyes persas. Aparece también en Daniel y Ester.

INTRODUCCIÓN

Nehemías está trabajando en una situación aparentemente cómoda, una situación que a muchos les hubiera llevado a desentenderse de los problemas de los demás. Él se encuentra saciado, tiene trabajo, techo, comida, una seguridad. Nehemías está EN EL PALACIO DEL REY.

¿A quién no le gusta estar en el palacio? El palacio representa:

  • La comodidad de saber que lo tienes todo al alcance.
  • La seguridad de protección, de salvación, de provisión. Soy salvo.

Pero Nehemías está dispuesto a dejarlo todo por una causa, por una necesidad.

Oye las últimas noticias y no puede quedar indiferente, reacciona, actúa, se mueve. Vemos a un Nehemías activo, sensible, motivado, tocado, apasionado y dispuesto.

Pero también vemos a un enemigo que intenta frenarlo de todos los modos posibles, pero no lo consigue.

Nehemías dispone de recursos sobrenaturales, se ha propuesto acabar lo que Dios le encomendó y ni el mismo diablo lo podrá detener.

¿Dónde prefieres estar? ¿En el Palacio o en Desierto, en las ruinas?

  1. NEHEMÍAS EN EL PALACIO (Capítulo 1:1-3)

v.1) Situación de Nehemías

– Nehemías era copero del rey tal y como dice en el cap. 2:1

– Estaba en una situación privilegiada (dadas las circunstancias)

– Nehemías vivía en el Palacio, en la comodidad, en la seguridad, hasta que oyó…

La mayoría de veces vivimos en nuestros “palacios” hechos de frases como “merezco ser feliz”, “tengo mis derechos”, “o yo no hago mal a nadie.”

Pero lo cierto es que mientras seguimos refugiados en nuestros palacios, ahí fuera hay una ciudad en ruinas.

  1. LA CIUDAD EN RUINAS (Capítulo 1:2-3)

Hananí, uno de mis hermanos, vino a visitarme con algunos hombres que acababan de llegar de Judá. Les pregunté por los judíos que habían regresado del cautiverio y sobre la situación en Jerusalén. (3) Me dijeron: «Las cosas no andan bien. Los que regresaron a la provincia de Judá tienen grandes dificultades y viven en desgracia. La muralla de Jerusalén fue derribada, y las puertas fueron consumidas por el fuego».

 

Cuando vives en el Palacio, no sabes lo que está pasando ahí fuera. Cuando tu vida gira en torno a tu seguridad (de salvación), a tu comodidad, a tu privilegio de ser salvo, caemos en el error de volvernos indiferentes.

¿Palacio o Desierto – Palacio o Ruinas?

 

Un País en Ruinas

  • Templos católicos y sacerdotes sostenidos económicamente mientras que el pueblo de Dios debe buscar cualquier local sostenido por los bolsillos de los miembros.
  • Religión impuesta en colegios y lugares públicos.
  • Fiestas y tradiciones paganas que contaminan la ciudad y tren maldición.
  • Cuenca: 58.000 habitantes aprox. Unos 500 aprox. Posiblemente salvos.
  • Fiestas en honor a demonios disfrazados de santos o imágenes religiosas.
  • Alcohol – Drogas – Corrupción política y financiera – Divorcios – Violencia de género.
  • Abortos: 244.000 en 2015. Unos 670 cada día. Uno cada 2,15 minutos. En Cuenca alrededor de 522 en 2013.
  • Rupturas familiares: de 44.000 en 2002 a 133.000 en 2014. 89.000 más en 12 años. 364 cada día, una cada 3,9 minutos.
  • En España se quitaron la vida 3.870 personas en 2013. El 60% eran de entre 10 y 24 años. 10 personas al día.
  • Existe desde tiempos inmemorables una guerra mundial creciente en contra del cristianismo. Cada año, un promedio de 160.000 cristianos mueren como mártires para Cristo.

¿Dónde estás? ¿En el Palacio o en las Ruinas?

¿Cuál va a ser nuestra respuesta ante tal noticias?

¿Cómo respondió Nehemías?

III. LA RESPUESTA DE NEHEMÍAS (Capítulo 1:4)

¿Cómo respondemos ante tales noticias? ¿Cuál es nuestra reacción ante las circunstancias que nos rodean ¿Nos lleva a la acción o nos hemos acostumbrado?

v.4)  “Cuando oí estas palabras me senté y lloré,  e hice duelo por algunos días,  y ayuné y oré delante del Dios de los cielos.”

 

  1. NEHEMÍAS LLORÓ

“El término “llanto” en general describe cuando alguien derrama lágrimas en reacción a un estado emocionado. No existe ninguna otra especie que puede derramar lágrimas emotivas.”

Lo primero que hizo Nehemías al “oír estas palabras” fue llorar. ¿Cuánto tiempo hace que no lloras en la presencia de Dios por un mundo que agoniza?

  • Jesús lloró ante Jerusalén (Luchas 19:41)
  • Es una manera de sembrar (Salmo 126:5)
  • Jeremías lloraba continuamente por su pueblo

Joel 2:17  “Entre la entrada y el altar  lloren los sacerdotes ministros de Jehová, y digan: Perdona,  oh Jehová,  a tu pueblo,  y no entregues al oprobio tu heredad,  para que las naciones se enseñoreen de ella.

 

  1. NEHEMÍAS HILO DUELO

Significa: “lamentar, enlutar”. Cuando enlutamos, estamos más sensibilizados con la necesidad. Perdemos el interés por ciertas actividades necesarias como el comer, dormir, estar con amigos. Cuando sales del palacio y ves las Ruinas, todo esto deja de tener importancia.

¿Palacio o Desierto – Palacio o Ruinas?

  1. NEHEMÍAS AYUNÓ

No sólo perdió el apetito por el lamento que estaba viviendo, sino que entendió que era tiempo de ayunar.

¿Cuánto tiempo hace que no ayunas? ¿Tienes alguna razón para ayunar?

– Por los misioneros

– Por el millón de personas que se suicidan cada año en el mundo, uno cada 40 segundos.

– Por los 160.000 cristianos que cada año mueren por Cristo y por sus familias.

– Por el millón de matrimonios que se divorcian al año en Europa.

– Por los 162.000 nuevos casos de cáncer que se diagnostican cada año en España, cada vez más en niños.

Nehemías ayunó.

  • Joel 1:14 “Proclamad ayunó, convocad a asamblea; congregad a los ancianos y a todos los moradores de la tierra en la casa de Jehová vuestro Dios, y clamad a Jehová.”

 

  1. NEHEMÍAS ORÓ

No se quedó de brazos cruzados al oír todas las noticias sobre su pueblo.

Ayunar, lo hizo por algunos días, pero orar ¿Cuánto tiempo estuvo orando?Tres meses orando de día y de noche.”

Es tiempo de orar, de ayunar, de hacer duelo, de llorar en la presencia de Dios.

Es fácil orar, ayunar, hacer duelo o llorar desde el Palacio. Pero Nehemías además de hacer todo esto: SALIÓ DEL PALACIO Y PIDIO SER ENVIADO A LAS RUINAS.

NEHEMÍAS SALIÓ DEL PALACIO (2:1-5)

“Sucedió en el mes de Nisán, en el año veinte del rey Artajerjes, que estando ya el vino delante de él, tomé el vino y lo serví al rey. Y como yo no había estado antes triste en su presencia, me dijo el rey: ¿Por qué está triste tu rostro? pues no estás enfermo. No es esto sino quebranto de corazón. Entonces temí en gran manera. Y dije al rey: Para siempre viva el rey. ¿Cómo no estará triste mi rostro, cuando la ciudad, casa de los sepulcros de mis padres, está desierta, y sus puertas consumidas por el fuego? Me dijo el rey: ¿Qué cosa pides? Entonces oré al Dios de los cielos, y dije al rey: Si le place al rey, y tu siervo ha hallado gracia delante de ti, envíame a Judá, a la ciudad de los sepulcros de mis padres, y la reedificaré.”

 

Salmo 126:6  “Irá andando y llorando el que lleva la preciosa semilla; Mas volverá a venir con regocijo, trayendo sus gavillas.”

El cristiano que está dispuesto a salir del Palacio, no sólo llora, sino que  también hace algo por cambiar la situación, siembra esperanza, actúa, sale.

 Mateo 5:13 Ustedes son la sal de la tierra. Pero si la sal pierde su sabor, ¿con qué se la volverá a salar?”

Es tiempo de actuar. Si la iglesia no actúa ¿Quién lo hará? Si ustedes que son la sal no dan sabor a este mundo ¿Quién pude hacerlo? ¿Qué esperanza le queda? ¿Qué estamos esperando?

 

Mateo 9:38  “Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies.”

Puedes orar para que Dios envíe obreros o levante a otros, pero alguien dijo una vez: “Si todos los que dicen “Señor envía obreros” dijeran: “Envíame a mí”, el mundo sería salvo.”

Nehemías no solo oró, se dispuso.

Nehemías oró, ayunó, lloró, hizo duelo, pero también dijo: “Heme aquí, envíame a mí.” Como (Isaías (6:8); Envíame a las Ruinas y las reedificaré (Neh. 2:5)

 

Al enemigo no le interesan los cristianos de palacio. No le asustan los cristianos que miran desde lejos. Le asusta los cristianos que deciden ir a las trincheras. En la actualidad, la idea de trinchera se emplea de modo simbólico para nombrar a un espacio de confrontación o de lucha.

Cuando decides salir del Palacio, de la protección, del anonimato, de la comodidad, la respuesta del enemigo no tarda en aparecer.

 

  1. LA RESPUESTA DEL ENEMIGO
  • Nehemias 2:10 El enemigo se disgusta muchísimo, en extremo.
  • Nehemías 2:19 Comienza a hacer escarnio (heb. ridiculizar) Drae: Burla cruel cuya finalidad es humillar o despreciar a alguien. Comienza a hacer desprecios. Drae: Considerar [una persona] que otra es indigna de su aprecio y trato, y demostrarlo rechazándola.
  • Nehemías 4:3 Comienza a desanimar al pueblo. Lo que ellos edifican del muro de piedra, si subiere una zorra lo derribará.
  • Nehemías 4:7-8 Cuando nada de esto funciona, el enemigo se encoleriza mucho (arder de cólera con vehemencia y rapidez). Comienza a conspirar. Drae: Unirse con alguien para ir contra su superior, o para hacer daño a alguien.

Si estás en el Palacio, todo esto es desconocido para ti. En el Palacio estás protegido, seguro y no sabes lo que está pasando fuera.

  • Nehemías 4:11 “Y nuestros enemigos dijeron: No sepan,  ni vean,  hasta que entremos en medio de ellos y los matemos,  y hagamos cesar la obra.” Este es el propósito del enemigo: Hacer cesar la obra.
  • Nehemías 4:12 Más desánimo, amenazas, mentiras, etc. “Pero sucedió que cuando venían los judíos que habitaban entre ellos, nos decían hasta diez veces: De todos los lugares de donde volviereis,  ellos caerán sobre vosotros.”.
  • Nehemías 6:1-4 Más distracciones: Ven y reunámonos en alguna de las aldeas en el campo de Ono. Mas ellos habían pensado hacerme mal. Reuniones sin sentido para hablar cosas sin sentido, que sólo sirven para distraerte y que no continúes la obra. Y enviaron a mí con el asunto hasta cuatro veces.

En Palacio, no ocurren estas cosas, pero sal a las Ruinas y verás.

  • Nehemías 6:5-7 Más distracciones y falsos rumores: Entonces Sanbalat envió a mí su criado para decir lo mismo por quinta vez, con una carta abierta en su mano en la cual estaba escrito… que pensáis rebelaros y que por eso edificas tú el muro, con la mira, según estas palabras, de ser tú su rey… ven por tanto, y consultemos juntos.

Rumor o rumores son proposiciones para ser creídas que se transmiten de persona a persona, habitualmente de forma oral, sin que existan datos para comprobar su veracidad. Se trata de especulaciones no confirmadas que se intentan dar por ciertas con un objetivo determinado, y que condicionan el comportamiento de los demás por encima de la información objetiva. Al no ser información contrastada, rara vez se difunde de forma abierta, aunque esto no impide que se extienda de forma rápida.

El que vive en Palacio, no está expuesto a rumores, pero cuando pides ser enviado, son los que no hacen nada los que comenzarán a rumorear de tus intenciones.

 

  • Nehemías 6:10-12 Uno de los judíos había sido sobornado por el enemigo (Sanbalat) para profetizar mentira en contra de Nehemías. Para darle miedo diciendo que lo iban a matar le decían que huyera. ¿Cuántas veces el enemigo viene con amenazas, con enfermedad, con sobornos, para que acabes huyendo? Y entendí que Dios no lo había enviado, sino que hablaba aquella profecía contra mí porque Tobías y Sanbalat lo habían sobornado.

CONCLUSIÓN

Nehemías 6:9  Porque todos ellos nos amedrentaban, diciendo: Se debilitarán las manos de ellos en la obra, y no será terminada.

NTV: Sólo trataban de intimidarnos, creían que podrían desalentarnos y detener la obra.

NVI: En realidad, lo que pretendían era asustarnos. Pensaban desanimarnos, para que no termináramos la obra

 

En el Palacio no hay amenazas. No hay rumores. No hay intentos de desánimo. No hay escarnios, ni reuniones interminables sobre cosas sin sentido. En el Palacio, está todo bien.

Pero cuantos decides salir del Palacio: Escuchas la voz del enemigo:

  • Amedrentémosles y se debilitarán las manos de ellos y la obra no será terminada.
  • Intimidémosles y al desalentarse, se detendrá la obra.
  • Asustémosles para que se desanimen, y así no terminen la obra.

 

Yo he decidido salir del Palacio. Le dicho al Rey, “envíame a las Ruinas y las reedificaré”.

He escuchado todas estas amenazas del enemigo, y muchos aquí que han salido de Palacio, también.

Pero mi respuesta al enemigo, al diablo y a sus mentiras, será la misma que la de Nehemías:

Nehemías 6:9  Sólo trataban de intimidarnos, creían que podrían desalentarnos y detener la obra. De modo que seguí con el trabajo más decidido que nunca.

 

¿Cuántos están dispuestos a salir del Palacio y luchar en las trincheras junto a mí?

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s