IGLESIA MANANTIAL DE VIDA CUENCA

Benditas serán en ti todas las familias de la tierra (Génesis 12:3)

¿ERES UN CRISTIANO VERDADERO? EXAMINATE

Deja un comentario

Muchos hoy en día profesan ser cristianos porque una vez en sus vidas pasaron adelante a un “altar” y repitieron una oración, “aceptando” a Cristo. Otros piensan que son cristianos porque fueron bautizados. Y otros piensan serlo porque nacieron en un hogar cristiano o asisten a una iglesia. Pero según la Biblia,
ninguna de estas cosas son las marcas de un cristiano verdadero. En Mateo 7:21-23 Jesús dice que no todo el que le diga “Señor, Señor” entrará en el reino de los cielos. Muchos le dirán eso en el Día del Juicio, pero Él les contestará:“Nunca los conocí; apártense de mí, HACEDORES DE MALDAD”. ¿Entonces, cómo saber? ¿Cómo estar seguro de no ser uno de aquellos a los cuales Jesús dirá eso en aquel día? La Biblia nos da unas pruebas para saberlo. En 2 Corintios 13:5 dice: “Pónganse a prueba para ver si están en la fe. Examínense a sí mismos. ¿O no se reconocen a ustedes mismos de que Jesucristo está en ustedes, a menos de que en verdad no pasen la prueba?” Puede que alguna vez te hayan dicho que nunca debías dudar de tu salvación, pero aquí nos dice lo opuesto. Debemos examinarnos. Y esta es una de las razones por la cual Juan escribió su primera epístola: “Estas cosas les he escrito a ustedes que creen en el nombre del Hijo de Dios, para que sepan que tienen vida eterna.” 1 Juan 5:13 En el libro de Juan encontramos una serie de pruebas que nos ayudarán a determinar si somos verdaderos creyentes o no.
H ay muchas, pero solamente veremos cinco de ellas. ¿Estás listo? Empecemos.
1. ¿ANDAMOS EN TINIEBLAS?
“Si decimos que tenemos comunión con El, pero andamos en tinieblas, mentimos y no practicamos la verdad”. 1Juan 1:6 ¿Contradice tu vida a la Palabra de Dios? ¿Vives constantemente un estilo de vida de pecado, mintiendo, robando (sin importar el valor), adulterando (si miras a una persona para codiciarla cometes adulterio en tu corazón, Mat.5:28), tomando el nombre de Dios en vano, maldiciendo, etc.? Y peor aún: ¿haces estas cosas mientras profesas ser un seguidor de Cristo? Esto se llama hipocresía.
“El que practica el pecado es del diablo, porque el diablo ha pecado
desde el principio…” 1Juan 3:8

2. ¿NEGAMOS TENER PECADO?
“Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros”. 1 Juan 1:8 ¿Eres sensible al pecado en tu vida? ¿Cuándo fue la última vez que lloraste o te quebrantaste porque habías ofendido a un Dios Santo? ¿Aborreces el pecado? ¿Si caes, recibes la disciplina del Señor, que Él da a todos sus hijos (Hebreos 12:5-11)?

3. ¿GUARDAMOS SUS MANDAMIENTOS?
“Y en esto sabemos que Lo hemos llegado a conocer: si guardamos Sus mandamientos. El que dice: ‘Yo Lo he llegado a conocer,’ y no guarda Sus mandamientos, es un mentiroso y la verdad no está en él”. 1 Juan
2:3-4 ¿Es tu vida consumida por un anhelo intenso de ser más como Jesús? ¿Es Cristo el centro de todo? ¿Podrían decir tus amigos y familia que Él es el amor más grande de tu vida y corazón? ¿Amas a su Palabra y te alimentas de ella constantemente? ¿Te deleitas en el Señor, pasando tiempo con Él en oración? ¿Te encanta compartir tiempo con otros cristianos? ¿Predicas el evangelio de Cristo a los perdidos?
4. ¿ABORRECEMOS ANUESTROS HERMANOS?
“El que dice que está en la Luz y aborrece a su hermano, está aún en tinieblas”. 1 Juan 2:9 ¿Tienes odio contra alguien en tu corazón? ¿Guardas rencor o amargura? ¿Has perdonado a todos? “Todo el que aborrece a su hermano es un asesino, y ustedes saben  que ningún asesino tiene vida eterna permanente en él”.1 Juan3:15

5. ¿AMAMOS AL MUNDO?
“No amen al mundo ni las cosas que están en el mundo. Si alguien ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la
vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo”. 1 Juan 2:15-16 ¿Amas las cosas del mundo (la música, las películas, las series de televisión, las discotecas, etc.)? Recuerda que cualquier cosa que no
glorifica a Dios en este mundo glorifica al diablo. “No pondré delante de mis ojos cosa injusta. Aborrezco la obra de los que se desvían; ninguno de ellos se acercará a mí”. Salmos101:3 ¿Puedes sentarte y disfrutar de un programa o una película que Dios absolutamente aborrece, lleno de los mismos pecados por los cuales Jesús tuvo que morir? ¿Amas y deseas las riquezas y cosas materiales? ¿Te atrae toda la ostentación y el glamour que este mundo ofrece? “¡Adúlteros! ¿No saben que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo se constituye en enemigo de Dios”. Santiago 4:4

¿Cómo te fue en el examen? ¿Irás al cielo con el Señor, o serás uno de aquellos impostores que Jesús mandará al infierno? Si tu caminar no concuerda con la Palabra de Dios, es muy probable que no seas cristiano. Es nuestro sincero deseo que tengas una experiencia verdadera de salvación.
Recuerda que Jesús hizo algo por ti para que no tengas que morir en tus pecados. Él sufrió y murió en la cruz, llevando sobre su cuerpo tus pecados y el castigo que justamente merecías: la ira de Dios. Él
derramó su sangre y se hizo una maldición para que tú puedas tener vida eterna. Y resucitó de entre los muertos en el tercer día y venció a la muerte.
Entonces, ¿qué debemos hacer para ser salvos? La Biblia dice que tenemos que nacer de nuevo (Juan 3:3). La única forma que podemos hacerlo es por medio del arrepentimiento y la fe. El arrepentimiento significa pedirle perdón a Dios y apartarnos del pecado, estando dispuestos a dejar nuestro estilo de vida pecaminoso. Tener fe en él no significa creer intelectualmente (los demonios creen y tiemblan, Santiago 2:19), sino poner toda nuestra confianza en él y su obra completada en la cruz, entregarle todo nuestro corazón. Si haces esto Dios realmente te salvará y te dará un nuevo corazón con nuevos deseos. Serás una nueva criatura en Cristo (2 Cor.5:17) y empezarás una verdadera relación con él. Y la Biblia dice que en verdad sabrás que eres un hijo de Dios: “El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios.” Romanos 8:16 ¿Después de tan grande sacrificio que Jesús hizo por ti en la cruz, no
crees que Él merece todo? ¿Menospreciarás el regalo que te ofrece o le entregarás toda tu vida? Por favor, arrepiéntete y pon tu fe en Él antes de que sea muy tarde. !Hazlo hoy! 2 Corintios 6:2

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s