IGLESIA MANANTIAL DE VIDA CUENCA

Benditas serán en ti todas las familias de la tierra (Génesis 12:3)

¿PERO QUÉ QUIERE DIOS? Rafa Boix

Deja un comentario

734471_10200803032258814_766440091_n ¿PERO QUÉ QUIERE DIOS?

Contexto histórico: Entre los años 1040 y 966 a. C., vivió un rey que fue considerado el más grande de los reyes de Israel. El rey David. Escogido por Dios directamente aun cuando fue rechazado por su propia familia, David fue elegido principalmente por tener un corazón conforme al de Dios.

La primera mención que vemos de David es en el cap. 4 de Rut y seguidamente la historia nos lleva a 1ª Samuel 16, al relato cuando Dios, hablando con Samuel, le comunica que ha escogido a David para que sea rey. David es ungido por el profeta Samuel y en ese momento, comienza una historia nueva para el pastor de ovejas.

  • David es llamado a palacio para servir al rey Saúl
  • David mata al gigante Goliat lo cual desata la admiración del pueblo, y la envidia del rey Saúl.
  • David tiene que huir como fugitivo.
  • Tras la muerte de Saul, David comienza a reinar en Judá desde el año 1010 al 1006 a.C. y seguidamente en el reino unido de Israel entre el año 1006 y el 966 a.C.
  • David toma la ciudad de Jerusalén como capital del Reino.

Un David activo: En todo momento vemos a un David en movimiento, involucrado en los planes de Dios. Pero llega un momento en la vida de David que por una vez, decide quedarse en Jerusalén, en lugar de ir a la batalla. (2ª Samuel 11)

Una mirada fatal: En este escenario de primavera, David estando en Jerusalén ve a una hermosa mujer bañándose y se enamora profundamente de ella.

En otras culturas: En otros pueblos antiguos el rey podía hacer lo que quería. Si quería una mujer, podía matar al esposo para conseguirla, y quedaba impune. Es lo que Abraham temió cuando fue a Egipto. Los pueblos tenían una doble norma; los reyes podían quitar la vida de sus súbditos; podían tener muchas mujeres; podían tomar cualquier propiedad, aun a costa de otros ciudadanos; y quedaban impunes, mientras el pueblo tenía que vivir bajo otra ética. Pero en Israel el rey debía vivir bajo las mismas normas éticas que Dios había dado.

Un patrón destructivo: En los versículos 2 al 4 de 2ª Samuel, vemos un patrón destructivo que no era la primera vez que se repetía en la historia: Ver – Codiciar – Tomar.

Ocurrió con Adán y Eva. Después con Acán y ahora con David. Vio lo que no tenía que ver, codició lo que no le era permitido y tomó lo que no le pertenecía.

Una mala decisión: Mandó traer a Betsabé, una mujer descrita por la RV60 como “muy hermosa”, sumamente hermosa NVI, o de belleza singular NTV. Y aún sabiendo que era una mujer casada decidió acostarse con ella dejándose llevar por su pasión temporal rechazando así la bendición de Dios y exponiéndose a las consecuencias de tal pecado.

Un intento de ocultar: Cuando Betsabé le comunicó que estaba embarazada, David intentó por todos los medios ocultar su pecado, tapar su vergüenza y escapar de las consecuencias de su decisión. Pero como no se puede escapar de la consecuencia del pecado, David lo empeoró matando a Uzías y evitar así ser descubierto por el hombre olvidando por un momento que de Dios no se podía ocultar.

Dios envía al profeta Natán para sacar su pecado a la luz, reprenderlo y hacerle saber que su pecado traería consecuencias. Y es en este contexto, que David tras un arrepentimiento tardío, se da cuenta de lo que ha hecho y escribe este Salmo conmemorativo.

Salmo 51

En este salmo vemos a un David que pide:

  • Pide Compasión
  • Pide comenzar de nuevo
  • Pide limpieza de su maldad y de su pecado
  • Pide ser purificado.
  • Pide oír gozo, alegría.
  • Pide dejar de ser atormentado por la sensación de que Dios no puede dejar de verlo como alguien indigno, alguien que falló a Dios, alguien que no haga lo que haga, no merece ser visto de la misma manera.
  • Pide un corazón limpio.
  • Pide ser renovado y afirmado en su espíritu.
  • Pide no ser alejado de su presencia.
  • Pide que no le sea quitado su Santo Espíritu.
  • Pide que le sea devuelto el gozo de la salvación.
  • Pide ser sostenido por un espíritu obediente.
  • Pide no volver a caer en lo mismo.
  • Pide que su boca sea abierta nuevamente para alabarle.

Y es después de toda esta súplica desesperada que declara:

NO QUIERES SACRIFICIO

V.16) Porque no quieres sacrificio,

¿Cómo es posible? ¿Cómo es posible que Dios no quiera sacrificios si fue Él quien hizo el primer sacrificio? ¿Cómo es posible que no desee sacrificios si fue Él quien los instituyó?

  • En Gn 3:21 vemos que Dios sacrificó el Primer animal.
  • Gn 4 nos dice que Dios miró con agrado el sacrificio de Abel.
  • Gn 8:20 nos relata que Noé levantó un altar y allí sacrificó a Dios varios animales.
  • Dios le pidió a Abram en sacrificio a su hijo Isaac ( 22:2)

¿Cómo es posible que Dios no quiera sacrificios?

Salmo 51:16 lo dice así: “No quieres sacrificios…” Otras versiones lo traducen como: No te deleitas en los sacrificios; No deseas sacrificios; A ti no te complace; No está tu complacencia en los sacrificios;

 No quieres (kjaféts: inclinarse, doblar, agradarse con deseo, mover).

Nuestros sacrificios no le hacen a Dios inclinarse o inclinar su oído. No hacen que Dios se mueva.

¿No es Dios quien constituyó ante Moisés y el pueblo que los sacerdotes debían ofrecer sacrificios por la culpa? Ex. 13:15; Ex 29; Levítico.

¿Cómo es posible que Dios no quiera sacrificios? ¿Quién es David para declarar algo así? Pero el Salmo 51:16 dice claramente: “No quieres, no deseas, no te deleitas, no te inclinas, ante los sacrificios…”

 ¿Quiere o no quiere Dios sacrificios?

¿No fue Dios Padre quien mandó a Jesús, su propio Hijo en sacrificio por nosotros? Juan 3:16

¿Cómo no va a querer Dios sacrificios? Pero el Salmo 51:16 dice: “No quieres sacrificios…”

Isaías 1:11 ¿Para qué me sirve, dice Jehová, la multitud de vuestros sacrificios? Hastiado estoy de holocaustos de carneros y de sebo de animales gordos; no quiero sangre de bueyes, ni de ovejas, ni de machos cabríos. 12 ¿Quién demanda esto de vuestras manos… 13 No me traigáis más vana ofrenda.

 NTV: Qué les hace pensar que yo deseo sus sacrificios? —dice el SEÑOR—. Estoy harto de sus ofrendas quemadas de carneros y de la grasa del ganado engordado. No me agrada la sangre de los toros ni de los corderos ni de las cabras. 12 Cuando vienen a adorarme, ¿quién les pidió que desfilaran por mis atrios con toda esa ceremonia?13 Dejen de traerme sus regalos sin sentido. ¡El incienso de sus ofrendas me da asco! En cuanto a sus celebraciones de luna nueva, del día de descanso y de sus días especiales de ayuno, todos son pecaminosos y falsos. ¡No quiero más de sus piadosas reuniones! 14 Odio sus celebraciones de luna nueva y sus festivales anuales; son una carga para mí. ¡No los soporto!

 ¿Entonces? ¿Quiere o no quiere? ¿Por qué Dios sacrificó al primer animal en Gn 3:21?

Dios no quiere sacrificios porque Él no los necesita. Cuando Dios mató a aquel animal para Adán y Eva, no fue por Él, sino por ellos. Ellos necesitaban cubrir sus pecados.

Cuando Dios pidió a Abram que sacrificara a Isaac no fue para comprobar la fidelidad de Abram. ¿Acaso Dios no sabía ya? ¿No es Dios Omnisciente? Dios quería que Abram se diera cuenta de que cuando decides poner a Dios en primer lugar, tienes que sacrificar lo que más amas. Abram necesitaba ese sacrificio, Dios no. Abram creció con aquel sacrificio, aprendió. Dios no fue más Dios, no cambió, es Inmutable, es Perfecto.

Cuando Dios pidió a Moisés y al pueblo sacrificios, no fue porque Dios los necesitara, sino por el pueblo. Por sus pecados.

Cuando Dios decidió enviar a Jesús no fue porque la idea le agradara. Fue por amor a nosotros, fue por ti, fue por mí.

Pero el Salmo 51:16 dice que Dios: “No quiere sacrificios; no se deleita en ellos; no se inclina ante ningún sacrificio.”

 QUE YO LO DARÍA

V.16) que yo lo daría.

El ser humano lo necesita. Necesita hacer sacrificios porque se siente culpable. Necesita paliar la culpa (Disminuir o hacer más soportable algo negativo, en especial un daño físico o moral. Disimular o encubrir algo).

Cuando David se dio cuenta de lo que había hecho. Había codiciado, había fornicado, había adulterado, había mentido, asesinado, ocultado el pecado. El hombre conforme al corazón de Dios, sintió que la compasión de Dios se había apartado de él, que había arruinado todo cuanto había cultivado con Dios; sintió que estaba sucio; el gozo y la alegría fueron sustituidos por la congoja, la tristeza, el pesar, la amargura. Comenzó a ser atormentado en sus pensamientos con la idea de que había fallado a Dios; comenzó a sentirse indigno. Pensó que Dios estaría enojado eternamente con él. Vio su corazón sucio, y su espíritu destrozado. Comenzó a envolverse en la idea de que la presencia de Dios nunca más estaría con él. De que el Espíritu Santo se apartaría para siempre dando lugar al tormento (como Saúl).

Por esta razón, desesperado, David expresó que estaría dispuesto a dar cualquier sacrificio que pudiera paliar, disminuir o hacer más soportable la culpa que estaba sintiendo. V. 16 “No quieres sacrificios, de lo contrario, te los ofrecería.” (APLICACIÓN)

  • Saúl estuvo dispuesto a los sacrificios
  • Jefté estuvo dispuesto a sacrificar el futuro de su hija para siempre, y así lo hizo (Jc 11:29)
  • Sansón estuvo dispuesto a sacrificar su propia vida (Jc. 16:28)
  • 1ª Sa 18:24 cuando Saúl pidió 100 prepucios, David trajo 200. “Yo lo daría.”

David, el salmista de Israel, sabía que no tenía problemas para sacrificar lo que fuera con tal de empezar de cero. Pero Dios no quiere sacrificios.

  • Ester estuvo dispuesta a sacrificarse por su pueblo (Est. 4:16)
  • 1ª Cro 11:17 Tres hombres estuvieron dispuestos a morir por un vaso de agua para David.
  • 2ª S 24:14 David expresó: “No ofreceré nada que no me cueste.”

David sabía que el hombre no tiene problemas con hacer sacrificios por una causa y sobre todo cuando tienen que ver con paliar una culpa.

El hombre tiene necesidad de demostrar, de sacrificar para sentirse bien, pero Dios, no quiere nuestros sacrificios.

  •  1ª Reyes 8:62 Salomón y todo el pueblo ofrecieron sacrificios.
  • Jn 6:28 la gente pregunta a Jesús ¿Qué debemos hacer? ¿Qué obras, que sacrificios? Que yo los daría, decía el salmista.

Yo los daría. Ayunos. Horas. Noches en vela. Cosas.

LOS SACRIFICIOS DE DIOS

V.17) Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios.

¿Quieres ofrecerle algo a Dios?

  • Dios aceptará un espíritu quebrantado. Shabár:
  • Dios aceptará un corazón contrito y humillado.

Isaías 57:15 Porque así dijo el Alto y Sublime, el que habita la eternidad, y cuyo nombre es el Santo: Yo habito en la altura y la santidad, y con el quebrantado y humilde de espíritu, para hacer vivir el espíritu de los humildes, y para vivificar el corazón de los quebrantados.

NTV: El Alto y Majestuoso que vive en la eternidad, el Santo, dice: «Yo vivo en el lugar alto y santo con los de espíritu arrepentido y humilde. Restauro el espíritu destrozado del humilde y reavivo el valor de los que tienen un corazón arrepentido.

 Isaías1:16-18 ¡Lávense y queden limpios! Quiten sus pecados de mi vista. Abandonen sus caminos malvados. Aprendan a hacer el bien. Busquen la justicia y ayuden a los oprimidos. Defiendan la causa de los huérfanos y luchen por los derechos de las viudas. »Vengan ahora. Vamos a resolver este asunto —dice el SEÑOR—. Aunque sus pecados sean como la escarlata, yo los haré tan blancos como la nieve. Aunque sean rojos como el carmesí, yo los haré tan blancos como la lana.

 Miqueas 6:6-8 Qué podemos presentar al SEÑOR? ¿Qué clase de ofrendas debemos darle? ¿Debemos inclinarnos ante Dios con ofrendas de becerros de sólo un año? ¿Debemos ofrecerle miles de carneros y diez mil ríos de aceite de oliva? ¿Debemos sacrificar a nuestros hijos mayores para pagar por nuestros pecados? ¡No!, oh pueblo. El SEÑOR te ha dicho lo que es bueno, y lo que él exige de ti: que hagas lo que es correcto, que ames la compasión y que camines humildemente con tu Dios.

 Isaías 58:1-12

Proverbios 4:23 Sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque éste determina el rumbo de tu vida.

Hebreos 12:15 Cuídense unos a otros, para que ninguno de ustedes deje de recibir la gracia de Dios. Tengan cuidado de que no brote ninguna raíz venenosa de amargura, la cual los trastorne a ustedes y envenene a muchos.

Romanos 12:1 Por lo tanto, amados hermanos, les ruego que entreguen su cuerpo a Dios por todo lo que él ha hecho a favor de ustedes. Que sea un sacrificio vivo y santo, la clase de sacrificio que a él le agrada. Ésa es la verdadera forma de adorarlo.

Pro 23:26 Oh, hijo mío, dame tu corazón; que tus ojos se deleiten en seguir mis caminos.

CONCLUSIÓN

Dios no quiere sacrificios… porque Él nunca los ha necesitado. Porque ya recibió el sacrificio perfecto: Jesucristo. Juan 19:30 Consumado es; Romanos 5:1 Justificados por la fe tenemos paz para con Dios por medio de Cristo.

¿Qué quiere Dios? Tu vida, tu amistad, tu corazón. Tu sinceridad. Tu transparencia. Tu humildad. Tu confesión. Tu reconocimiento de que sin Él no eres nada y nada puedes hacer. Cuando reconocemos nuestra debilidad, comenzamos a ser fuertes.

Dios no necesita nada de nosotros, pero quiere que entendamos, que nosotros le necesitamos a Él.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s