IGLESIA MANANTIAL DE VIDA CUENCA

Benditas serán en ti todas las familias de la tierra (Génesis 12:3)

MISERABLE DE MI ¿QUIÉN ME LIBRARÁ? (3ª Parte)

Deja un comentario

734471_10200803032258814_766440091_n Pastor Rafa Boix P.

III. OBTENIENDO LA VICTORIA SOBRE EL PECADO

Capítulo 8

¿Cómo puede dejar de hacer lo malo? ¿Cómo puede dejar de hacer lo que sé que está mal o lo que sé que es malo para mí?

¿Cómo puedo tener victoria sobre la tentación? ¿Cómo puedo llegar a obedecer lo que Dios dice en su Palabra?

  • Ya sé lo que está mal y lo que está bien, pero esto no me ayuda.
  • Ya intento luchar con todas mis fuerzas para obedecer a Dios y hacer lo correcto, pero siempre acabo fallando.
  • Ya entregué mi vida a Cristo y sé que amo a Dios, y si me examino sé que en mi corazón tengo un profundo deseo de obedecerle, de servirle, de agradarle, pero no puedo. ¿Cómo obtengo la victoria sobre el pecado?

Romanos 8:13 si mediante el poder del Espíritu hacen morir las acciones de la naturaleza pecaminosa, vivirán.”

 Lo primero que debemos entender es que por nuestras propias fuerzas, por nuestros propios esfuerzos no podemos. No importa cuánto te lo propongas. Caerás, fallarás.

Romanos 7:18 Yo sé que en mí, es decir, en mi naturaleza pecaminosa no existe nada bueno. Quiero hacer lo que es correcto, pero no puedo.

 No hay ninguna posibilidad en ti como persona de poder vivir en victoria. Deja de buscar dentro de ti, en tus esfuerzos, en tu voluntad, en tus deseos.

Lo segundo que debes entender es que aceptar a Cristo no tiene que ver con cumplir una serie de mandamientos o exigencias, sino que aceptar a Cristo tiene que ver con ser libre de la culpa, de la condenación, del peligro. Él no vino a obligarte a hacer nada, sino a salvarte porque te ama. Si logras entender esto cada mandamiento suyo lo verás como una advertencia de amor para que no sufras.

Y lo tercero que debes entender es que al aceptar a Cristo recibiste al Espíritu Santo que es Dios mismo morando dentro de ti y que vino para ayudarte a tener una vida en victoria, en gozo, en bendición.

Pablo en el capítulo 8 de Romanos nos habla de la importancia de:

  • Andar en el Espíritu
  • Pensar en las cosas del Espíritu
  • Ocuparse de las cosas del Espíritu
  • Vivir según el Espíritu

¿Y qué significa esto? Que te fíes del Espíritu Santo. Que dejes que Él te guie, te ayude, te aconseje, te enseñe, te transforme y te llene.

Sólo teniendo una relación adecuada con el Espíritu Santo conseguimos ser libres del pecado que nos persigue.

 CONCLUSIÓN

  • Desear ser libres del pecado
  • Reconocer que en nuestras fuerzas no podemos
  • Rendirnos al control del Espíritu Santo
  • Estar dispuestos a obedecer al Espíritu Santo, a tomar decisiones que nos acerquen a Dios, a tomar decisiones de apartarnos de todo aquello que sabemos que daña nuestra relación con Él.

Si confiamos en la ayuda del Espíritu Santo y nos sometemos a Él, lograremos morir al pecado y vivir la vida que a Dios le agrada y que a nosotros nos beneficia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s