IGLESIA MANANTIAL DE VIDA CUENCA

Benditas serán en ti todas las familias de la tierra (Génesis 12:3)

EL EVANGELIO Y LA JUSTICIA

Deja un comentario

El evangelio y la justicia
1. ¿Qué librará al pecador de la muerte? ¿Las riquezas (la felicidad, la comodidad, una mejora de vida, ¡una fiesta en el corazón!)? No. La única cosa que le salvará la vida—la vida eterna—al pecador es la justicia.
No aprovecharán las riquezas en el día de la ira; mas la justicia librará de muerte. [Prov 11.4]
2. El juicio que viene es un “justo juicio”—Dios le dará a cada uno lo que merece según sus obras.
3. El que ha violado la Ley de Dios merece la muerte y la ira de Dios porque no tiene la justicia—no son “justos”. Aun si fuera una sola infracción de la Ley—una sola violación de la conciencia— sería suficiente para condenarle. Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos. [Stg 2.10] Porque todos los que dependen de las obras de la ley están bajo maldición, pues escrito está: Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas. [Gal 3.10]
4. Los injustos serán castigados en el día del juicio. Serán lanzados al lago de fuego. Sabe el Señor librar de tentación a los piadosos, y reservar a los injustos para ser castigados en el día del juicio. [2Ped 2.9]
5. Necesitamos la justicia. Necesitamos ser justos. Si no, merecemos el castigo de Dios y lo recibiremos porque hemos violado Su Ley. ¿Cómo podemos ser librados de nuestra culpa y volver a ser “justos”?

El evangelio y nuestro Sustituto
1. Nosotros violamos la Ley de Dios, pero Cristo pagó nuestra multa.
2. En la cruz, Cristo fue hecho por nosotros pecado. Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él. [2Cor 5.21]
3. En la cruz, Cristo fue hecho por nosotros maldición. Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero). [Gal 3.13]
4. En la cruz, Cristo sufrió por nuestros pecados. Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros. [Isa 53.5-6]
5. En la cruz, Cristo sufrió el padecimiento por nuestros pecados y por lo que Él sufrió (en Su alma), satisfizo la Ley. Pagó la multa. Dios, el Juez Justo, quedó satisfecho con el pago. Con todo eso, Jehová quiso quebrantarlo, sujetándole a padecimiento. Cuando haya puesto su vida en expiación por el pecado, verá linaje, vivirá por largos días, y la voluntad de Jehová será en su mano prosperada. Verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho; por su conocimiento justificará mi siervo justo a muchos, y llevará las iniquidades de ellos. [Isa 53.10-11]
6. Cristo, el único Justo, sufrió en el lugar de nosotros, los injustos. Sufrió y murió en nuestro lugar para que nosotros podamos ir libres de la culpabilidad y así gozar de la reconciliación con Dios. Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu. [1Ped 3.18]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s