IGLESIA MANANTIAL DE VIDA CUENCA

Benditas serán en ti todas las familias de la tierra (Génesis 12:3)

APOSTASÍA EN EL EVANGELISMO

Deja un comentario

Los postreros días de la época de la Iglesia son días de apostasía
1. La palabra “apostasía” se refiere al acto de abandonar la verdad—la sana doctrina. Esto es exactamente lo que pasó en el cristianismo alrededor del año 1900.
A. Fue entonces cuando la época de Laodicea empezó (ver: Apocalipsis 3.14-22) y la apostasía (el error, la mala doctrina) entró en el mundo como una inundación.
B. Por ejemplo, la denominación de los Testigos de Jehová empezó en 1852, los Mormones en 1827, la “Ciencia Cristiana” en 1867, la “Escuela Cristiana de Unidad” en 1891 y la “Cientología y Dianética” en 1950.
2. Por lo tanto, la apostasía de nuestros días no es una sorpresa para el estudiante de la Escritura, porque el Apóstol Pablo nos dio un previo aviso de este fenómeno en sus cartas a Timoteo.
A. Dijo que los postreros tiempos de la época cristiana serían días de apostasía y de mala doctrina. Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios; por la hipocresía de mentirosos que, teniendo cauterizada la conciencia, prohibirán casarse, y mandarán abstenerse de alimentos que Dios creó para que con acción de gracias participasen de ellos los creyentes y los que han conocido la verdad. [1Tim 4.1-3]
B. Los postreros días de la Iglesia son peligrosos porque muchos de los “líderes cristianos” son corruptos y réprobos en cuanto a la fe (parece que Pablo estaba escribiendo de los “teleevangelistas” de hoy en día). (No todos). También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita. Porque de éstos son los que se meten en las casas y llevan cautivas a las mujercillas cargadas de pecados, arrastradas por diversas concupiscencias. Estas siempre están aprendiendo, y nunca pueden llegar al conocimiento de la verdad. Y de la manera que Janes y Jambres resistieron a Moisés, así también éstos resisten a la verdad; hombres corruptos de entendimiento, réprobos en cuanto a la fe. [2Tim 3.1-8]
C. Ya estamos viviendo en estos postreros días cuando no sufren la sana doctrina—no quieren oír la verdad de la Escritura. Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino, que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina. Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas. Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio. [2Tim 4.1-5]
3. El evangelio moderno—la predicación de las “buenas nuevas de Jesús” sin la Ley—forma parte de esta apostasía. Entró en la Iglesia alrededor del cambio del siglo (1900) cuando la época de
Laodicea empezó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s