IGLESIA MANANTIAL DE VIDA CUENCA

Benditas serán en ti todas las familias de la tierra (Génesis 12:3)

¿CÓMO CUMPLIMOS NUESTRA MISIÓN?

Deja un comentario

A. La idea de que los pecadores van a llegar a la iglesia (una que predica la Palabra y el evangelio como debe) es como creer que los criminales llegarían al cuartel de la policía. ¡No es un lugar muy llamativo para el culpable! ¿Qué es lo que se espera de la policía? ¡Qué vaya para buscar a los delincuentes y arrestarlos! De igual manera, si nosotros los cristianos queremos llenar nuestras iglesias con nuevos convertidos y así hacer discípulos, tenemos que ir a donde ellos están y traerlos.

DISCIPULADO BÍBLICO CLASE 401: DESCUBRIR SU MISIÓN
B. Tenemos que buscar a los pecadores en los lugares donde se congregan para ir a donde ellos. No podemos esperar que ellos simplemente vayan a llegar a una iglesia un domingo y convertirse. Si esto sucede (porque, sí, sucede de vez en cuando), es porque alguien le ha estado hablando a ese pecador y le invitó a la iglesia. Alguien obedeció el mandamiento de “ir”—buscó al pecador y lo invitó a la iglesia.

5. A menudo los pecadores no quieren que los cristianos vayamos a donde ellos están, especialmente si vamos para testificarles. Entonces, ¿por qué debemos ir?

A. Hagámonos unas preguntas más para empezar a entender este asunto. i. ¿Realmente tienen los inconversos una necesidad? ¿Están, de veras, tan perdidos que necesitan que alguien los busque?

ii. ¿Será posible que alguien pudiera tener una necesidad pero que no lo sabe? ¿Será posible que alguien estuviera perdido, pero no lo sabe?

iii. Sigamos con las preguntas y analicemos unos pasajes de la Biblia para entender la condición del hombre sin Cristo en el mundo.

B. ¿Cuál es la condición del hombre sin Cristo?

i. Él está completamente enfermo, en todo su ser. Al oír esto Jesús, les dijo: Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. [Mat 9.12] ¿Por qué querréis ser castigados aún? ¿Todavía os rebelaréis? Toda cabeza está enferma, y todo corazón doliente. Desde la planta del pie hasta la cabeza no hay en él cosa sana, sino herida, hinchazón y podrida llaga; no están curadas, ni vendadas, ni suavizadas con aceite. [Isa 1.5-6]

ii. Él está condenado y por lo tanto la ira de Dios está sobre él. El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios. [Juan 3.18] El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él. [Juan 3.36]

iii. Él es injusto. Como está escrito: No hay justo, ni aun uno. [Rom 3.10]

iv. Él está muerto espiritualmente (separado de Dios). Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados. [Ef 2.1] El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida. [1Jn 5.12] v. Él está sin esperanza y sin Dios en este mundo. En aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo. [Ef 2.12]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s