IGLESIA MANANTIAL DE VIDA CUENCA

Benditas serán en ti todas las familias de la tierra (Génesis 12:3)

LA META Y EL BLANCO EN EL EVANGELISMO

Deja un comentario

Recuerde el “blanco” y la “meta” en el evangelismo

1. La Escritura es clara en que la salvación en nuestra época (en la época de la Iglesia cristiana) es como una moneda de dos caras. Y cómo nada que fuese útil he rehuido de anunciaros y enseñaros, públicamente y por las casas, testificando a judíos y a gentiles acerca del arrepentimiento para con Dios, y de la fe en nuestro Señor Jesucristo. [Hech 20.20-21]

A. La primera cara (y tiene que suceder primero) es el arrepentimiento para con Dios.

B. La otra cara (que naturalmente sigue después del arrepentimiento) es la fe en el Señor Jesucristo.

C. Sin las dos caras, no hay una moneda. Sin los dos elementos de arrepentimiento y fe, no hay salvación.

2. Puesto que el arrepentimiento tiene que ser primero, es nuestro “blanco” en el evangelismo.

A. Cuando estamos hablando con un inconverso, estamos “tirando” hacia el arrepentimiento—es lo que queremos lograr primero que nada.

B. Todo lo que le decimos debe servir para llamarlo al arrepentimiento—a confesar (reconocer) sus pecados a Dios y apartarse de ellos.

C. Sin embargo, si la persona a la cual estamos testificando se arrepiente, todavía no hemos llegado a la meta.

3. La fe en el Señor Jesucristo es la “meta” porque si el inconverso no llega allá, no será salvo a pesar de su arrepentimiento.

A. Tiene que poner su fe en el Señor Jesucristo. Tiene que confiar en la Persona y la obra de Jesucristo como confiaría en un paracaídas si tuviera que lanzarse de un avión. Pero ahora, aparte de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la ley y por los profetas; la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él. Porque no hay diferencia. [Rom 3.21-22]

B. Cristo es su única esperanza de salvación y el pecador arrepentido tiene que creer totalmente en Él—tiene que poner toda su confianza en Él.

4. Si enfocamos nuestro esfuerzo en llamar al pecador al arrepentimiento, el siguiente paso de guiarlo a la fe en Cristo es fácil. El que está huyendo de la ira venidera (el día del justo juicio de Dios; Hech 17.30-31) quiere huir al Salvador porque sólo ahí encuentra refugio y salvación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s