IGLESIA MANANTIAL DE VIDA CUENCA

Benditas serán en ti todas las familias de la tierra (Génesis 12:3)

¡¡¿HAZ LO QUE YO TE DIGA, PERO NO LO QUE HAGO?!!

Deja un comentario

INTRODUCCIÓN

No hay que ser muy inteligente para saber que algo anda mal en nuestra sociedad, y aún así, la gente más inteligente de este mundo sigue negando la existencia de Dios:

El científico de 69 años Stephen Hawking  cuando se le preguntó si tenía temor a la muerte, Hawking dijo: “No existe el cielo, es sólo un cuento de hadas para la gente que teme a la oscuridad”.

John Lennox, dijo que la respuesta para Stephen Hawking es que el ateísmo es un invento para aquellos que temen a la luz. Es un cuento de hadas para los que temen a la luz.

El tipo de sociedad que estamos experimentando es el resultado de haber abandonado a Dios, de no hacerlo parte de nuestros hogares y familias y no tener en cuenta Su Palabra.

Si la gente temiera a Dios, creyera en Cristo y obedeciera su Palabra, las cosas serían completamente distintas.

 Casi cualquier desorden, conflicto o problema en la familia, está relacionado directamente con no poner en práctica lo que Dios dice en su Palabra.

Es por esa razón, que hoy, Dios tiene una Palabra para las familias, para los padres, para los hijos:

Josué 24:15 Pero si a ustedes les parece mal servir al Señor, elijan (escojan; seleccionen; decidan;) ustedes mismos a quiénes van a servir: a los dioses que sirvieron sus antepasados al otro lado del río Éufrates, o a los dioses de los amorreos, en cuya tierra ustedes ahora habitan. Por mi parte, mi familia y yo serviremos al Señor.

 “Somos, el resultado de nuestras decisiones”

Y en la mayoría de los casos, nuestros hijos son víctimas de nuestras malas decisiones.

Pero si a ustedes les parece mal servir al Señor

La sociedad en la que vivimos actualmente ha decidido no servir al Señor. Les parece mal servir al Señor. No quieren saber nada de Dios. Han tomado su decisión.

Josué fue testigo de la suerte que vivieron aquellos que decidieron no servir al Señor.

Nosotros somos hoy testigos, de las consecuencias que vive nuestra sociedad por no querer servir al Señor:

Violencia de hijos a padres: La violencia de hijos a padres se dispara y afecta ya a unas 400.000 familias en España. En el año 2012 se registraron casi 5000 casos de esta índole en España, cuatro veces más que durante el año 2007. Desde 2007 a 2012 17.000 jóvenes de 14 años en adelante fueron procesados por violencia hacia sus padres. Aunque los testimonios hablan de jóvenes que desde los once años comienzan a ser violentos.

 Rupturas matrimoniales: Durante 2014 se produjeron 105.893 sentencias de nulidades, separaciones y divorcios, lo que supuso una tasa de 2,3 por cada 1.000 habitantes. Es un 5,4% más que lo que se registró el año anterior. Más de 290 matrimonios o familias rotas cada día.

 56 mujeres muertas a manos de sus parejas en 2015

 166 casos de violencia por parte de mujeres en 2015: que van desde abandonos de hijos, maltratos a sus maridos, agresiones, asesinatos de hijos, maridos o familiares, etc.

Suicidios: En 2013, el último año del que existen cifras oficiales, 3.870 personas atentaron contra su vida en nuestro país. Uno de los datos más alarmantes es el referido a hombres de entre 45 y 65 años: 1.101 varones de esa franja de edad se suicidaron ese año. Una cifra estable que se ha convertido ya en la principal causa de muerte no natural y por lo tanto en un problema de salud pública que debe ser atajado por las instituciones con campañas de prevención que hablen de este fenómeno sin tapujos ni alarmismo.

Alcohol: España duplica la tasa mundial de consumo de alcohol. A los 14 años, 1 de cada cuatro jóvenes ya ha participado de un botellón

 Drogas: España se mantiene -junto a países como Reino Unido o Francia– como líder de la UE en consumo de cocaína y cannabis entre los jóvenes, 

Josué 24:14 “Por lo tanto, ahora ustedes entréguense al Señor y sírvanle fielmente. Desháganse de los dioses que sus antepasados adoraron al otro lado del río Éufrates y en Egipto, y sirvan sólo al Señor.”

V.15) Pero si a ustedes les parece mal servir al Señor…

elijan (escojan; seleccionen; decidan;) ustedes mismos a quiénes van a servir: a los dioses que sirvieron sus antepasados al otro lado del río Éufrates, o a los dioses de los amorreos, en cuya tierra ustedes ahora habitan.

España no es un país ateo, es un país que decidido no servir al Señor, le ha parecido mal, servir al Señor de la manera correcta. Pero España si ha escogido, ha decidido, servir a sus dioses:

  • 82 vírgenes con nombres diferentes en España (algunos aseguran que hay más)
  • 1492 patrones y patronas en España
  • Sin contar las iglesias católicas, templos de otras religiones (tantas que ni se pueden contar)

Elijan ustedes mismos a quiénes van a servir: a los dioses que sirvieron sus antepasados… o a los dioses de los amorreos, en cuya tierra ustedes ahora habitan.

Si te parece mal servir al Señor… , tienes para escoger. Pero la lista de estadísticas que estamos viviendo en España, es el resultado de una nación que ha escogido servir a otros dioses (inclusive los ateos) que sirven al dinero, a sí mismos, al mundo, etc.

  • Por mi parte, mi familia y yo serviremos al Señor.

Josué pedía al pueblo que tomara una decisión, y que tuviera presente las consecuencias de sus decisiones. Consecuencias que afectarían directamente a sus hijos.

Pero Josué deja claro cuál es su decisión: Mi familia yo serviremos al Señor.

La Biblia de principio a fin nos exhorta a los padres a guiar, enseñar, instruir incluso ordenar a nuestros hijos a que sigan los caminos del Señor.

Génesis 18:19 Porque yo sé que mandará a sus hijos y a su casa después de sí, que guarden el camino de Jehová, haciendo justicia y juicio, para que haga venir Jehová sobre Abraham lo que ha hablado acerca de él.

(NTV) Yo lo escogí a fin de que él ordene a sus hijos y a sus familias que se mantengan en el camino del SEÑOR haciendo lo que es correcto y justo. Entonces yo haré por Abraham todo lo que he prometido».

 Deuteronomio 6:1-9 »Esos son los mandatos, los decretos y las ordenanzas que el SEÑOR tu Dios me encargó que te enseñara. Obedécelos cuando llegues a la tierra donde estás a punto de entrar y que vas a poseer. (2) Tú, tus hijos y tus nietos teman al SEÑOR su Dios durante toda la vida. Si obedeces todos los decretos y los mandatos del SEÑOR, disfrutarás de una larga vida. (3) Escucha con atención, pueblo de Israel, y asegúrate de obedecer. Entonces todo te saldrá bien, y tendrás muchos hijos en la tierra donde fluyen la leche y la miel, tal como el SEÑOR, Dios de tus antepasados, te lo prometió. (4) »¡Escucha, Israel! El SEÑOR es nuestro Dios, solamente el SEÑOR. (5) Ama al SEÑOR tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas. (6) Debes comprometerte con todo tu ser a cumplir cada uno de estos mandatos que hoy te entrego. (7) Repíteselos a tus hijos una y otra vez. Habla de ellos en tus conversaciones cuando estés en tu casa y cuando vayas por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes. (8) Átalos a tus manos y llévalos sobre la frente como un recordatorio. (9) Escríbelos en los marcos de la entrada de tu casa y sobre las puertas de la ciudad.

Efesios 6:4 Padres, no hagan enojar a sus hijos con la forma en que los tratan. Más bien, críenlos con la disciplina e instrucción que proviene del Señor.

¿Te gustaría que tus hijos sirvieran al Señor? ¿Qué fuesen hombres y mujeres íntegros, comprometidos con Dios, con la Iglesia, con las Misiones, con la Predicación de la Palabra? Si pudieras escoger ¿Escogerías que tus hijos se involucraran en la Iglesia? ¿Qué fuesen adoradores en Espíritu y en Verdad? ¿Qué tomaran en serio la Palabra de Dios y la vivieran?

¿Y cuál es el ejemplo que les estás dando? Quiero mostrarte un vídeo y con esto terminamos…

CONCLUSIÓN

Si queremos que nuestros hijos sean verdaderos hombres y mujeres de Dios, nosotros tenemos que serlo primero.

Si queremos que nuestros hijos estén comprometidos con Dios, con su Palabra y con servirle ¿Lo estamos haciendo nosotros?

Si queremos que nuestros hijos sean bendecidos, guardados del pecado de esta sociedad tal y como predicaba Pedro en Hechos 2:40 les rogaba con insistencia a todos sus oyentes: «¡Sálvense de esta generación perversa!». Entonces tenemos que preguntarnos, ¿Qué estamos haciendo? ¿Qué están viendo en nosotros? ¿Estás comprometido con Dios, con su Palabra, la lees, la estudias, oras, sirves a Dios? ¿Estás involucrado en las misiones, la enseñanza, el evangelismo, la obra social, la adoración, la oración, etc?

Son tus hechos lo que tus hijos van a seguir, no tus palabras.

Josué 24:15 Pero si a ustedes les parece mal servir al Señor, elijan (escojan; seleccionen; decidan;) ustedes mismos a quiénes van a servir: a los dioses que sirvieron sus antepasados al otro lado del río Éufrates, o a los dioses de los amorreos, en cuya tierra ustedes ahora habitan. Por mi parte, mi familia y yo serviremos al Señor.

Qué bueno sería que cada familia se comprometiera a servir al Señor junto a sus hijos. Toda la familia involucrada en servirle, en evangelizar, en fomentar las misiones, en hacer obra social, en adorar al Señor en el hogar y en la Iglesia, en leer juntos la Palabra, en orar en los hogares y en las vigilias. Mi familia y yo serviremos al Señor, fue la decisión de Josué, es mi decisión, pero ¿Cuál va a ser la tuya hoy?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s