IGLESIA MANANTIAL DE VIDA CUENCA

Benditas serán en ti todas las familias de la tierra (Génesis 12:3)

PRINCIPIO DE DOLORES

Deja un comentario

image

Jesús les dijo: —No dejen que nadie los engañe, porque muchos vendrán en mi nombre y afirmarán: “Yo soy el Mesías”, y engañarán a muchos.

(El Mesías lo que el griego sería el Cristo o el “Ungido”).
Hoy podemos  ver como por todas partes se han levantado personas declarándose “Ungidos” del Señor pero que están engañando a muchos. La única posibilidad de no ser engañado es no dejarse llevar por “las señales, milagros o maravillas” que algunos supuestos “ungidos” hacen. Lo que debemos admirar o examinar de ellos es el Fruto del Espíritu, el mensaje Cristocéntrico que predican y la única intención de edificar a la Iglesia, salvar a los perdidos y glorificar a Cristo.

Oirán de guerras y de amenazas de guerras, pero no se dejen llevar por el pánico.

La sociedad actual está en pánico. Pánico a lo que podria ocurrir y a lo que está ocurriendo. Hay incertidumbre con la Política, con la paz, con la seguridad, con la economía y tantas otras cosas que están cayendo como cartas de naipes. Pero el pueblo de Dios está llamado a tener paz en medio de todo este escenario. Sobre todo porque la Biblia ya nos advertía de todas estas cosas pero también porque nuestra esperanza es segura.

Es verdad, esas cosas deben suceder, pero el fin no vendrá inmediatamente después. Una nación entrará en guerra con otra, y un reino con otro reino. Habrá hambres y terremotos en muchas partes del mundo. Sin embargo, todo eso es solo el comienzo de los dolores del parto, luego vendrán más.
Mateo 24:4-8 NTV

Comienzo de dolores, señales, advertencias que Jesús nos da para que aquel día no nos pille inadvertidos. Muchas veces oramos y esperamos un cambio positivo para nuestra sociedad pero lo cierto es que el anuncio de los últimos tiempos está acompañado de desolación, guerra, hambre y dolor. No queremos parecer catastrofistas, pero son realidades que debemos esperar. La Biblia no habla de un gran avivamiento sino de una gran apostasía. Y es en medio de todo esto que la Iglesia debe predicar “a tiempo y fuera de él”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s