IGLESIA MANANTIAL DE VIDA CUENCA

Benditas serán en ti todas las familias de la tierra (Génesis 12:3)

PERROS SILENCIOSOS

Deja un comentario

Isaías 56:9-12 ¡Vengan, animales salvajes de los campos! ¡Vengan, animales salvajes de los bosques! ¡Vengan a devorar a mi pueblo!
Pues los líderes de mi pueblo, los guardianes del SEÑOR, sus pastores, son ciegos e ignorantes. Son como perros guardianes silenciosos que no advierten cuando viene el peligro. Les encanta estar echados, durmiendo y soñando.
Como perros glotones, nunca quedan satisfechos. Son pastores ignorantes; cada uno va por su propio camino y busca ganancias personales.
«Vengan —dicen ellos—, consigamos vino y hagamos una fiesta. Emborrachémonos todos. ¡Mañana lo haremos de nuevo, y tendremos una fiesta aún más grande!»

Con esta reflexión no se pretende ofender a nadie, y mucho menos a ningún pastor o ministro del Evangelio, pero al leer estos versículos del profeta Isaías no puede más que hacer una reflexión para que aquellos que estamos a cargo del “rebaño” del Señor, meditemos en nuestros caminos y cuidemos de la gente como Moisés lo hacía con el rebaño que no era suyo, sino de su suegro Jetro (Ex. 3:1).

¿Para quién es esta Palabra del Señor?

Para los líderes del pueblo de Dios. Todos aquellos que están ostentando un cargo o responsabilidad de influencia. Para todos aquellos que han sido delegados para dirigir, guiar, enseñar o cuidar al Pueblo de Dios.

El Señor los compara con “guardianes”, pero ¿qué es un guardián? El diccionario lo define como: “Persona que guarda algo y cuida de ello”. Y en este caso, se les define como “guardianes del Señor” y esto tiene doble significado: 1) Somos guardianes bajo el servicio del Señor, le pertenecemos a Él. 2) Somos guardianes de como utilizamos el Nombre del Señor, de que testimonio estamos dando, de cómo la gente va a ver al Señor a través de nosotros. 

Los pastores: Aquí se dirige más definitivamente a los pastores, que son los líderes y guardianes del Señor y del Pueblo del Señor. Pero la descripción que el Señor da de los pastores aquí no es agradable: “Ciegos e Ignorantes”. En otras palabras: “Sin la capacidad de ver ni de entender.”

Como perros guardianes silenciosos: Los pastores, el liderazgo, los que deben cuidar, guardar y velar por el peligro al pueblo de Dios son comparados como “perros”. Suena un tanto grotesco, pero los perros tiene un significado en la Biblia similar a “falsos obreros o cristianos” o cristianos que no están viviendo o comportándose como se espera de ellos. Pero más definitivamente están siendo calificados como “perros guardianes” que tienen la función de advertir del peligro cuando alguien o algo ajeno al pueblo de Dios o a la Sana Doctrina asoma. Pero estos perros guardianes, pastores ciegos, que no ven venir el peligro, ignorantes, que ignoran el peligro que acecha al pueblo de Dios, son calificados como silenciosos. ¿De qué sirve un perro guardián silencioso? 

Los perros guardianes han sido entrenados para guardar, velar, cuidar, vigilar y no para ser engordados con toda clase de manjares y deleites. 

Les encanta estar echados, durmiendo y soñando. Como perros glotones, nunca quedan satisfechos. Son pastores ignorantes; cada uno va por su propio camino y busca ganancias personales.

Pastores echados, encantados con el dormir, y el sueño. Comparados con perros glotones que nunca están satisfechos, que cuanto más tienen, más quieren hasta llegar a morder la mano que los alimenta, el bolsillo del pueblo de Dios.

Son comparados como ignorantes, que no saben nada o aparentan no saber. Son descritos como personas que van buscando su propio camino, su propio beneficio personal, pero que de ninguna manera están cumpliendo con su deber principal de ser guardián, de velar y cuidar al Pueblo de Dios de las acechanzas de lobos vestidos de ovejas y de comida adulterada con herejías.

«Vengan —dicen ellos—, consigamos vino y hagamos una fiesta. Emborrachémonos todos. ¡Mañana lo haremos de nuevo, y tendremos una fiesta aún más grande!»

A todos los pastores, ministros, líderes del Señor, guardianes del Señor, del pueblo de Dios y de guardar también el Nombre del Señor: No tienes motivos para ofenderte si estás obrando como el Señor te llamó que hicieras. Pero si estás comportándote como un guardián silencioso, que no advierte del peligro, que busca su propio beneficio, que ignoras o callas ante las amenazas y herejías que entran en la Iglesia, que sólo buscas el sueño, la glotonería y tu propio camino… entonces toma la decisión de cambiar de rumbo, de pedir perdón al Señor, de dejarte ser corregido por el Espíritu Santo. O toma la decisión de abandonar el cargo por no estar cumpliendo con lo que el Señor le mandó o por haber tomado una responsabilidad que no era la suya. De una manera u otra, comportese como es digno del llamamiento que ha recibido. 

Dios te bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s