IGLESIA MANANTIAL DE VIDA CUENCA

Benditas serán en ti todas las familias de la tierra (Génesis 12:3)

NO PIERDAS TU TIEMPO

Deja un comentario

Hace unos días vi parte de una película en la que cada persona tenía en su brazo un reloj digital con una cuenta atrás del tiempo que le quedaba de vida. El tiempo se podía comprar y por lo tanto, los más pobres tenían menos tiempo de vida, y los más ricos habían comprado hasta un millón de años de vida. Cuando el reloj de su brazo llegaba a cero, se desplomaban y dejaban de vivir poniendo fin a  todo lo que estaban haciendo para siempre.

Suponiendo que lleguemos a los 85 años de vida:

– Si dormimos una media de 8 horas cada día, habremos pasado durmiendo… 29 años de nuestra vida.

– Si hemos dedicado entre estudios y trabajo una media de 40 horas a la semana hasta los 65 años, habremos pasado alrededor de 15 años y medio de nuestra vida sólo estudiando y trabajando.

– Si hemos dedicado alrededor de tres horas cada día para alimentarnos (desayuno – comida – cena), a los 85 años habremos dedicado unos 10 años y medio sólo comiendo.  (14 años los que dedican una media de 4 horas al día para alimentarse).

– Si hemos usado 1 hora y media cada día para ver televisión, cuando tengamos 85 años habremos usado más de 5 años de nuestra vida las 24 horas sólo viendo televisión.

– Si hemos usado 1 hora de nuestro tiempo cada día para hacer algo que nos guste, a los 85 años habremos dedicado 3 años y medio de nuestra vida para nuestros hobbies.

– Si hemos usado 3 horas cada semana para comprar (comida, ropa, etc.) al llegar a los 85 años habremos dedicado alrededor de 1 año y medio sólo para ello.

Estamos hablando de que al llegar a los 85 años, habremos dedicado 65 años de nuestra vida, las 24 horas en hacer cosas, que de (de alguna manera), no tienen nada que ver con la eternidad.

– Si hemos usado 2 horas de nuestro tiempo para venir una vez a la semana a la Iglesia, cuando tengamos 85 años, habremos invertido un total de aprox. 1 año de nuestra vida para el Señor. (Eso, los que vienen fielmente cada domingo).

19 años de nuestra vida que se irán en vacaciones, en más horas de sueño, de trabajo, de hacer lo que nos gusta… o de no hacer nada.

Eso suponiendo que llegamos a los 85 años.

¿Has escuchado alguna vez la expresión “No tengo tiempo para mí”?

¿Dónde dedicas tu tiempo? El tiempo es oro. En realidad, el tiempo es vida, así que donde más dedicas tu tiempo, te muestra para que estás viviendo ¿Estás viviendo para trabajar? ¿Estás viviendo para dormir? ¿Estás viviendo para comer? ¿Estás viviendo para Dios?

Ecl 3:1 Hay una temporada para todo, un tiempo para cada actividad bajo el cielo. (2) Un tiempo para nacer y un tiempo para morir. Un tiempo para sembrar y un tiempo para cosechar. (3) Un tiempo para matar y un tiempo para sanar. Un tiempo para derribar y un tiempo para construir. (4) Un tiempo para llorar y un tiempo para reír. Un tiempo para entristecerse y un tiempo para bailar. (5) Un tiempo para esparcir piedras y un tiempo para juntar piedras. Un tiempo para abrazarse y un tiempo para apartarse. (6) Un tiempo para buscar y un tiempo para dejar de buscar. Un tiempo para guardar y un tiempo para botar. (7) Un tiempo para rasgar y un tiempo para remendar. Un tiempo para callar y un tiempo para hablar. (8) Un tiempo para amar y un tiempo para odiar. Un tiempo para la guerra y un tiempo para la paz. (9) ¿Qué es lo que en verdad gana la gente a cambio de tanto trabajo? (10) He visto la carga que Dios puso sobre nuestros hombros. (11) Sin embargo, Dios lo hizo todo hermoso para el momento apropiado. Él sembró la eternidad en el corazón humano, pero aun así el ser humano no puede comprender todo el alcance de lo que Dios ha hecho desde el principio hasta el fin. (12) Así que llegué a la conclusión de que no hay nada mejor que alegrarse y disfrutar de la vida mientras podamos. (13) Además, la gente debería comer, beber y aprovechar el fruto de su trabajo, porque son regalos de Dios. (14) También sé que todo lo que Dios hace es definitivo. No se le puede agregar ni quitar nada. El propósito de Dios es que el ser humano le tema. (15) Los sucesos del presente ya ocurrieron en el pasado, y lo que sucederá en el futuro ya ocurrió antes, porque Dios hace que las mismas cosas se repitan una y otra vez. (16) También noté que, bajo el sol, la maldad está presente en el juzgado. Sí, ¡hasta en los tribunales de justicia hay corrupción! (17) Me dije: «A su debido tiempo, Dios juzgará a todos, tanto a los malos como a los buenos, por cada cosa que hayan hecho». (18) También reflexioné acerca de la condición humana, sobre cómo Dios les hace ver a los seres humanos que son como los animales. (19) Pues tanto las personas como los animales tienen el mismo destino: ambos respiran y ambos mueren. Así que las personas no tienen una verdadera ventaja sobre los animales. ¡Qué absurdo! (20) Ambos terminan en el mismo lugar: del polvo vienen y al polvo vuelven. (21) Pues, ¿quién puede demostrar que el espíritu humano va hacia arriba y el espíritu de los animales desciende al fondo de la tierra? (22) Entonces me di cuenta de que no hay nada mejor para la gente que ser feliz con su trabajo. ¡Para eso estamos en este mundo! Nadie nos traerá de la muerte para que disfrutemos de la vida después de que hayamos muerto.

Ecl 8:6 pues hay un tiempo y un modo para cada cosa, incluso cuando uno está en apuros. (7) Además, ¿cómo puede uno evitar lo que no sabe que está por suceder? (8) Nadie puede retener su espíritu y evitar que se marche. Nadie tiene el poder de impedir el día de su muerte. No hay forma de escapar de esa cita obligatoria: esa batalla oscura. Y al enfrentarse con la muerte, la maldad no rescatará al malvado.

 Dicen que el dinero es el bien más preciado, más buscado, más deseado. Eso es mentira. Porque la persona más rica de este mundo, no podrá evitar el tiempo que le toque morir.

El bien más preciado, más deseado y más buscado por la gente, es el tiempo. La gente trata de vivir, de extender su tiempo.

¿Dónde estás dedicando tu tiempo? ¿A qué estás dedicando tu vida?

Ecl 12:1 No dejes que la emoción de la juventud te lleve a olvidarte de tu Creador. Hónralo mientras seas joven, antes de que te pongas viejo y digas: «La vida ya no es agradable». (2) Acuérdate de él antes de que la luz del sol, de la luna y de las estrellas se vuelva tenue a tus ojos viejos, y las nubes negras oscurezcan para siempre tu cielo. (3) Acuérdate de él antes de que tus piernas —de tu casa— empiecen a temblar, y tus hombros —guerreros fuertes— se encorven. Acuérdate de él antes de que tus dientes —pocos sirvientes que te quedan— dejen de moler, y tus pupilas —que miran por las ventanas— ya no vean con claridad. (4) Acuérdate de él antes de que la puerta de las oportunidades de la vida se cierre y disminuya el sonido de la actividad diaria. Ahora te levantas con el primer canto de los pájaros, pero un día todos esos trinos apenas serán perceptibles. (5) Acuérdate de él antes de que tengas miedo de caerte y te preocupes de los peligros de la calle; antes de que el cabello se te ponga blanco como un almendro en flor y arrastres los pies sin energía como un saltamontes moribundo, y la alcaparra ya no estimule el deseo sexual. Acuérdate de él antes de que te falte poco para llegar a la tumba —hogar eterno— donde los que lamentan tu muerte llorarán en tu entierro. (6) Sí, acuérdate de tu Creador ahora que eres joven, antes de que se rompa el cordón de plata de la vida y se quiebre la vasija de oro. No esperes hasta que la jarra de agua se haga pedazos contra la fuente y la polea se rompa en el pozo. (7) Pues ese día el polvo volverá a la tierra, y el espíritu regresará a Dios, que fue quien lo dio.

Ecl 3:1 Hay una temporada para todo, un tiempo para cada actividad bajo el cielo.

Hemos aprendido a apartar un tiempo para cosa que hacemos. Dentro de nuestra agenda mental está el ir a trabajar, el comer, el ver la televisión, el ir a comprar o el estar en familia. Pero no podemos poner a Dios en esta lista porque Él no forma parte de nuestra agenda de cosas por hacer. Dios debe estar en todo lo que hagamos y debe ser parte de todo lo que hacemos.

La única actividad en la que Dios no va a participar ni va a estar presente es en el tiempo que dediquemos a pecar (hacer lo que Él aborrece).

Restando todas las cosas necesarias y algunas no tan necesarias en las que dedicamos nuestra vida, nos queda alrededor de 19 años de nuestro tiempo.

– Eso es un total de 6.935 días para invertir en algo que realmente valga la pena.

– Estamos hablando de 166.440 horas para dedicar en algo que tenga que ver con la eternidad.

– 9.986.400 minutos para dedicar para Dios, para la eternidad, para cosas que afectará nuestro destino eterno, o el destino eterno de otras personas.

¿Tienes tiempo para Dios? ¿Has planeado cuanto tiempo (a propósito) vas a dedicar a Dios, a lo eterno? La visión de nuestra Iglesia está enfocada en lo eterno y puedes decidir usar estos 9.986.400 minutos de tu tiempo libre para CONECTAR con tus hermanos, con tus vecinos, con tu familia, con los misioneros.

conenctar

Dentro de esas 166.440 horas libres que tienes, ¿Tienes pensado en invertir algo en tu CRECIMIENTO?

crecer

Dentro de esos 19 años aprox que tienes libre para hacer cuanto quieras, ¿Puedes dedicar un tiempo para SERVIR a Dios? Ofrendando para Misiones, promoviendo las Misiones, el Evangelismo, llamando, mandando mensajes a nuestros misioneros de ánimo.

wpid-servir.png

A los 85 años habrás usado 65 años completamente a cosas necesarias, pero que poco tienen que ver con lo eterno, ¿crees que puedes usar un tiempo de tu vida para ADORAR a Dios? Para pasar tiempo de calidad con Él. Viniendo más a la Iglesia. Aprovechando mejor los tiempos de alabanza o adoración. Involucrandote en los Hogares de Oración, en las Vigilias, quedando con hermanos para orar.

adorar

Suponiendo que llegues a los 85 años, habrás usado aprox 65 años las 24 horas, a cosas necesarias, pero que más tienen que ver con esta tierra que con el cielo. Suponiendo que llegues a los 85 años, te quedarían alrededor de 19 años de tu vida para dedicar a algo que tenga que ver con lo eterno.

¿Has pensado usar algo de tiempo de tu vida para OBEDECER EL MANDATO DE IR? Ir a las Misiones, IR por medio de tus ofrendas. Ir por medio de tus oraciones. Ir a las Naciones, Ir a los musulmanes, Ir a la comunidad Asiática que Dios ha traído a nuestra ciudad. Ir a la comunidad Africana, musulmana, budista, latino americana. Ir a la familia, Ir buscando oportunidades para compartir a Cristo en tu trabajo, en tu instituto, en tus amistades.

ir

De esto se trata nuestra visión, la visión de Manantial de Vida: Génesis 12:3  Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.

logo_Hogares_de_Oracion_vectorized

De dedicar el Tiempo que Dios nos regala para Él, para lo Eterno, para afectar a la Eternidad de otras personas, aún dentro de nuestros hogares, de nuestra familia, de nuestro trabajo y de nuestro tiempo libre.

Col 4:5  Andad sabiamente para con los de afuera, redimiendo el tiempo.

Efe 5:16  aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos. (17)  Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor.

¿Tienes tiempo para Dios? ¿Para las Misiones? ¿Para Ir? ¿Para bendecir?

En esta semana, te invito a reconsiderar como usas tu tiempo, a hacer cambios y a darle tiempo a lo eterno, antes de que el reloj que Dios puso dentro de ti se detenga, el día que no sabes ni esperas. Antes de que como dice Ecl 12:1 te pongas viejo y digas: «La vida ya no es agradable. Antes de que como dice Ecl 8:8 no podamos retener nuestro espíritu y evitar que se marche. Antes de que no podamos impedir el día de nuestra muerte. Antes de que llegue esa cita obligatoria, esa batalla oscura.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s