IGLESIA MANANTIAL DE VIDA CUENCA

Benditas serán en ti todas las familias de la tierra (Génesis 12:3)

SENTARSE UN RATO

Deja un comentario

Sentarse un rato
Dave Branon

Cuando yo era niño, todos los meses salíamos en una excursión familiar para visitar a mis abuelos maternos. Cuando llegábamos a la puerta de la granja, la abuela siempre nos saludaba diciendo: «Pasen y siéntense un rato». Era su forma de decirnos que nos pusiéramos cómodos y charláramos para «ponernos al día».

La vida puede volverse muy ajetreada. En nuestro mundo orientado hacia la acción, no es fácil llegar a conocer bien a la gente. Resulta difícil encontrar tiempo para pedirle a alguien que «se siente un rato». Podemos hacer más cosas si nos escribimos un mensaje y vamos directo al asunto.

Sin embargo, observa lo que hizo Jesús cuando quiso marcar una diferencia en la vida de Zaqueo, un recaudador de impuestos: fue a su casa y se sentó un rato. Sus palabras, «es necesario que pose yo en tu casa», indican que no fue una parada breve (Lucas 19:5). Jesús pasó tiempo con él, y la vida de Zaqueo dio un vuelco.

En el porche delantero de la casa de mi abuela había varias sillas; una cálida invitación a todas las visitas a relajarse y conversar. Si deseamos conocer a alguien y marcar una diferencia en su vida —como lo hizo Jesús con Zaqueo—, tenemos que invitar a esa persona a «pasar y sentarse un rato».

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s