IGLESIA MANANTIAL DE VIDA CUENCA

Benditas serán en ti todas las familias de la tierra (Génesis 12:3)

Lo que hace a un líder

Deja un comentario

david2_1366764033

Hace unos días compartía con el liderazgo de mi Iglesia esta palabra:

Entonces uno de los criados respondió diciendo: He aquí yo he visto a un hijo de Isaí de Belén, que sabe tocar, y es valiente y vigoroso y hombre de guerra, prudente en sus palabras, y hermoso, y Jehová está con él. Y Saúl envió mensajeros a Isaí, diciendo: Envíame a David tu hijo, el que está con las ovejas.

1ª Samuel 16:18-19

Mientras leía la Palabra de Dios, el Espíritu Santo me llevó a este texto y al leer estos dos versículos quedé anclado en lo que Dios me estaba revelando. Es algo sencillo, pero cautivó mi corazón.

Veía la descripción que el siervo de Saúl hacía de David: Sabe tocar. Yo admiro a las personas que tocan un instrumento o varios. Yo no toco ni el timbre de casa, pero es un sueño frustrado que aún tengo tiempo de recuperar.

Es valiente. Se le describe como alguien valiente. Quizás porque habían oído de sus hazañas al matar al oso o al león, pero lo cierto es que es descrito como alguien valiente.

Vigoroso. Que se traduce como alguien con fuerza o esforzado, que tiene vigor.

Hombre de guerra. Si era valiente y vigoroso, era un hombre de guerra. Quizás no había peleado aún ninguna batalla, pero ya tenía el distintivo de hombre de guerra.

Prudente en sus palabras. Guau!! Alguien prudente vale más que cien hombres. David era prudente.

Hermoso. No sólo tenía un montón de talentos, sino que además era guapo, hermoso. ¡¡Lo tenía todo este David!!

Para colmo, además de tener todos estos talentos, de ser guapo, dice que Dios estaba con él. Yo al leer esto me preguntaba ¿quien no quiere un líder así en su Iglesia? 

Un líder que sepa tocar, sepa hablar con prudencia, sea un hombre de guerra, sea valiente, vigoroso, guapo, y se nota que Dios está con él. ¡¡Esto es un líder!! Pensé yo, hasta que vi el versículo 19:

Y Saúl envió mensajeros a Isaí, diciendo: Envíame a David tu hijo, el que está con las ovejas. (v.19).

Me impactó que toda la descripción anterior se quedó en nada al leer este verso. Y sentí como el Espíritu Santo me decía ¿De qué vale un líder si es valiente, vigoroso, hombre de guerra, prudente y además sabe tocar, pero no está con las ovejas?

Al fin y al cabo ¿para que son todos estos done sino para ministrar a las ovejas y bendecirlas?

Lo que hace a un líder no son todos los dones o talentos que tiene, sino que sabe estar con las ovejas. ¿Donde encontró Dios a Moisés cuando habló con él? Con las ovejas. ¿Cuál fue la prueba de amor que Jesús pidió a Pedro? Apacienta mis ovejas.

Dios quiere que estés con las ovejas, todos tus dones no sirven de nada, tu habilidad para tocar, hablar, u orar no sirve sino estás con las ovejas. No necesitamos líderes llenos de dones o talentos, sino gente dispuesta, disponible que esté con las ovejas.

Si tienes todos estos talentos que David  tenía y además estás con las ovejas, enhorabuena, eres un gran líder. Dios cuenta contigo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s