IGLESIA MANANTIAL DE VIDA CUENCA

Benditas serán en ti todas las familias de la tierra (Génesis 12:3)

CUIDADO CON LA TRAMPA!!

Deja un comentario

Tenemos, es verdad, un enemigo que está en guerra constante con nosotros porque no quiere que vivamos la vida que Dios tiene guardada para cada uno de nosotros.

El enemigo es implacable en sus intentos por robarle su vida abundante. Muchas de las armas del arsenal del enemigo son reacciones emocionales porque él no puede tocar nuestro espíritu, así que su retorcido plan es comunicarse con nuestra alma. El enemigo tratará de engañar a cualquiera de nosotros con pensamientos de que merecemos caminar por la vida sin perdonar o de que nadie comprende nuestro particular dolor. Cuando le damos la razón en este engaño, nuestros hábitos emocionales imitarán las decisiones del enemigo en vez de la abundancia de Dios.

Una de las formas más evidentes en que el enemigo trata de hacer que los cristianos nieguen su habilidad para vivir la vida abundante es tratando de convencerlos de que tienen derecho a las emociones negativas. El enemigo se emociona cuando usted concuerda con él en que tiene derecho a la preocupación, a mostrar falta de perdón o ira desenfrenada, y luego frota sus manos sucias con júbilo cuando le pone una trampa y usted, sin vergüenza alguna, cae en una pataleta histérica, fea y humana. Dios no desea que nos pongamos de acuerdo con el enemigo: quiere que seamos como Dios es. ¡Dios nos ama lo suficiente como para disciplinarnos hasta que nos demos cuenta de que ni nosotros ni el enemigo tienen mejores ideas que las de Dios!

Tenga usted 8 u 88 años, nadie disfruta el proceso de disciplina. Cualquiera que desee ser usado de manera consecuente por Dios entiende el prerrequisito divino de vencer las reacciones carnales a la vida. Su carne, que puede también ser reconocida como sus emociones humanas, son opuestas a su espíritu y al Espíritu de Dios en usted, a menos que haya aprendido no solo a disciplinar la carne, sino también a crucificarla.

Si su deseo más apasionado es ser una gran manifestación del fruto del Espíritu y la personalidad de Dios, el precio que debe pagar es crucificar la carne y disciplinar sus emociones. Si puede colaborar con Dios en esta difícil tarea, estará posicionándose para llevar a cabo el plan de Dios en este momento de la historia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s