IGLESIA MANANTIAL DE VIDA CUENCA

Benditas serán en ti todas las familias de la tierra (Génesis 12:3)

Decepción en Victoria 

Deja un comentario

Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? ¿Por qué estás tan lejos cuando gimo por ayuda? Cada día clamo a ti, mi Dios, pero no respondes; cada noche oyes mi voz, pero no encuentro alivio.
Salmos 22:1‭-‬2 NTV

http://bible.com/127/psa.22.1-2.NTV

Si hay un lugar en el que Dios se siente como en casa, es en sus alabanzas. Dios se sienta, levanta sus pies encantadores y se relaja cuando un creyente escoge adorarle. Por el contrario, cuando usted empieza a hacer rabietas, a despotricar y a gritar que la culpa la tiene el cielo, Dios está morando incómodo en ese lugar. Nuestro corazón es la morada de Dios y hay que tener mucho cuidado, ya que determinamos el tipo de ambiente que hemos creado para que el Señor habite. He aprendido de muchas situaciones en mi vida que el Señor está más interesado en mi corazón que en cambiar de circunstancias. Por cuanto el clamor de mi corazón es ser más como él cada día, entonces yo también debo tener esto en cuenta y prestar más atención a lo que se está desarrollando en mi corazón, que a la situación por la que estoy pasando. Pedimos a Dios que cambie nuestras circunstancias, cuando lo que él desea es que seamos cambiados por nuestras circunstancias.

Como creyente, usted tiene la opción de magnificar su dolor y sus decepcionantes circunstancias o engrandecer a su Dios a pesar de su dolor. Algunos de nosotros hablamos más sobre nuestra tristeza y angustia que sobre el Señor a quien servimos. Siempre puedo identificar lo que una mujer ha elegido magnificar, ya sea de forma consciente o inconsciente, por su tipo de conversación.

Mientras medito sobre los grandes hombres y mujeres de Dios en la Biblia que decidieron servirle y fueron utilizados de manera significativa en su momento histórico, no hay uno que no haya tenido que lidiar con la decepción. Ester era una huérfana criada por un tío soltero y, sin embargo, Dios la usó para salvar a toda la nación de los judíos. José fue ridiculizado por sus hermanos y fue vendido como esclavo, y aún así se levantó como segundo al mando en Egipto y propuso estrategias para salvar a sus compatriotas de la hambruna severa. Daniel fue secuestrado del hogar en su  infancia y fue arrojado al foso de los leones hambrientos y feroces, sin embargo, Dios lo usó como una fuerza para la justicia en Babilonia. ¡Dios no ha terminado con usted todavía y él trabaja con sus hijos hasta que gana! Su decepción no tiene el poder de decepcionarlo, más bien podría colocarlo en una posición estratégica para ser usado por Dios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s