IGLESIA MANANTIAL DE VIDA CUENCA

Benditas serán en ti todas las familias de la tierra (Génesis 12:3)

¿DIOS A NUESTRA SEMEJANZA?

Deja un comentario

INTRODUCCIÓN

A veces nos pregunta la gente ¿en qué se diferencia vuestra fe de la de los católicos? Y generalmente nuestra respuesta gira en torno a las imágenes. Nosotros, los evangélicos, no adoramos imágenes… o sí?!!

Definición de ídolo: Figura o imagen que representa a un ser sobrenatural y al que se adora y se rinde culto como si fuera la divinidad misma.

Éxodo 20:2  Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre. (3) No tendrás dioses ajenos delante de mí. (4) No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. (5) No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen,

 Imagen: ídolo:- esculpir, escultura, estatua, ídolo, imagen, talla.

Esta palabra si indica algo formado, esculpido, tallado.

Semejanza: algo hecho porción (modelado), como forma. Pero también: fantasma, o (especialmente) incorporado, o (figurativamente) manifestación (de favor:- apariencia, fantasma, figura, semejanza.

Sin embargo, esta otra palabra indica no sólo algo modelado, sino también hace referencia a cualquier imagen incorpórea, como la de un fantasma, o una imagen en nuestra mente.

 Crear, hacer o formar una imagen de Dios no necesariamente tiene que ver con yeso, madera o papel. Cada uno de nosotros tenemos un concepto distinto de Dios. Una imagen creada en nuestro pensamiento de ¡quien es Dios!

Si preguntáramos a cada uno, ¿quién es Dios para ti? Todos haríamos alusión a algo que nos es familiar, algo cercano: un padre, un amigo, un protector, un proveedor, un esposo, etc. Y sin quererlo, inconscientemente creamos un Dios a nuestra imagen y semejanza, cuando en realidad somos nosotros quienes hemos sido creados a Su Imagen y a su Semejanza.

Es interesante que estas dos palabras usadas en Génesis 1:26 para describir como sería el hombre, son las que Dios prohíbe o advierte que no usemos para describir a Dios.

El hombre fue creado a Imagen y Semejanza de Dios. Dios prohíbe hacer o crear imagen o semejanza de Él ¿Qué es lo que nos está queriendo decir?

El hombre (la mujer) es el ser por el cual Dios ha decidido mostrarse a la humanidad. El hombre y la mujer representan a Dios, manifiestan a Dios, dan a conocer a Dios. La gente tiene que conocer o ver a Dios en nosotros. No para que seamos adorados como dioses, sino para que le adoremos a Él.

La Palabra para ti y para mí en esta mañana no gira en torno a la idolatría sino a los otros problemas que emergen de hacernos un Dios a nuestra semejanza.

El problema con crear una imagen de Dios:

Creamos la imagen de un Dios bueno, o justo, o amoroso, o que se presenta como Padre, o protector, pero en nuestra limitada mente, no cabe toda la inmensidad de Dios y sin quererlo, estamos creando y adorando a un Dios limitado que en la mayoría de las veces no se ajusta a nuestro estándar o a como nosotros lo habíamos imaginado. De repente no obra como esperábamos, no contesta de la manera que pedimos, no nos da lo que anhelamos o lo que creemos que necesitamos. Calla cuando estamos necesitando una respuesta, parece esconderse cuando más necesitamos encontrarnos con Él. Hace cosas incomprensibles para nosotros y para la clase de Dios que nosotros habíamos creado en nuestra limitada mente humana.

Consecuencias:

Las consecuencias de esto no tardan en manifestarse: Desilusión; decepción; frustración; falta de fe; dudas; sentimiento de abandono; desesperación; rabia; dolor; ira o enojo hacia Dios mismo; soledad; etc.

Nuestra relación con Él se distancia, dejamos de orar y cuando lo hacemos es para salir más frustrados porque es Dios en los cielos sigue sin ajustarse al Dios que nos habíamos creado en nuestra mente finita.

La pasión mengua, el deseo por servirle se ausenta, leer la Biblia… ni siquiera sabemos donde la hemos puesto y cada predicación o estudio en la Iglesia sólo ayuda a ensanchar más y más esa distancia que he creado entre Dios y yo porque me hace sentir más culpable porque en el fondo del asunto yo se que Dios no se equivoca, que me ama, que tiene un plan conmigo, pero por alguna razón me ha decepcionado, no ha obrado como yo esperaba, sigo sin entenderlo y para colmo le pido una respuesta y permanece callado.

Dios a nuestra imagen y a nuestra semejanza

  Nos ocurre como en la historia del hombre que necesitó ser rescatado…

Clamé a ti, pero no me respondiste; traté de vivir de manera que te agradara, pero no sirvió para nada; sentí que mis derechos como hijo fueron vulnerados, no tomados en cuenta, como si no vieses mis dificultades o no te interesaran.

 Isaías 40:18 ¿Con quién podemos comparar a Dios? ¿Qué imagen se puede encontrar que se le parezca? (19) ¿Se le puede comparar con un ídolo formado en un molde, revestido de oro y decorado con cadenas de plata? (20) Y si la gente es demasiado pobre para eso, al menos escojen una madera que no se pudre y un artesano habilidoso ¡para que talle una imagen que no se caiga! (21) ¿Acaso no han oído? ¿No entienden? ¿Están sordos a las palabras de Dios, las palabras que habló antes de que existiera el mundo? ¿Son tan ignorantes? (22) Dios se sienta sobre el círculo de la tierra; la gente que hay abajo le parecen saltamontes. Él despliega los cielos como una cortina, y hace con ellos su carpa. (23) Él juzga a los poderosos del mundo y los reduce a nada. (24) Apenas comienzan, recién están echando raíces, cuando él sopla sobre ellos y se marchitan; se los lleva el viento como a la paja. (25) «¿Con quién me compararán? ¿Quién es igual a mí?», pregunta el Santo. (26) Levanten la mirada a los cielos. ¿Quién creó todas las estrellas? Él las hace salir como un ejército, una tras otra, y llama a cada una por su nombre. A causa de su gran poder y su incomparable fuerza, no se pierde ni una de ellas. (27) Oh Jacob, ¿cómo puedes decir que el SEÑOR no ve tus dificultades? Oh Israel, ¿cómo puedes decir que Dios no toma en cuenta tus derechos?

 (25) «¿Con quién me compararán? ¿Quién es igual a mí?», pregunta el Santo.

Hemos creado un Dios a nuestra imagen y a nuestra semejanza

UN DIOS IMAGINADO

Definición de Imaginación: “Facultad humana para representar mentalmente sucesos, historias o imágenes de cosas que no existen en la realidad o que son o fueron reales pero no están presentes. es un proceso psicológico superior que permite al individuo manipular información generada intrínsecamente con el fin de crear una representación percibida por los sentidos de la mente.”

 No es que no exista Dios. Por supuesto que Dios es real, pero hemos creado en nuestra mente un Dios ajustado a mis propias necesidades. Y aunque Dios sin duda se manifiesta a cada uno de acuerdo a nuestras necesidades, no obstante Dios es mucho más de lo que hemos pensado y por lo tanto cuando comienza a actuar fuera de los parámetros que hemos escogido para describirlo, nos sorprende, nos decepciona, nos ofende.

Él conoce nuestras verdaderas necesidades mucho mejor que nosotros mismos y a veces actúa de una manera que no esperamos o no deseamos. Isaías 55:8  Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. (9)  Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos.

PAPÁ NOEL

En nuestra Imaginación, hemos creado al Dios Papá Noel: La leyenda actual de Papá Noel dice que para saber que niños merecen regalos, Santa Claus dispondría de un telescopio capaz de ver a todos los niños del mundo, además de la ayuda de otros seres mágicos que vigilarían el comportamiento de los niños. Así, si un niño se ha comportado mal, se dice que quien lo vendría a visitar sería la carbonilla y no Santa Claus; y como castigo carbonilla le regalaría a los niños sólo carbón.

Muchos cristianos evangélicos se jactan de no adorar imágenes creadas con yeso o madera, pero han hecho un Dios con semejanza de Papá Noel. Un Dios que está vigilándolos continuamente para ver quien ha orado lo suficiente y quien no, quien ayunó y quien no, quien vivió en santidad y quien no. Y al final sólo bendecirá a quienes se han esforzado.

El problema: Si estamos adorando a este tipo de Dios, nos vamos a encontrar en muchas ocasiones que ese Dios Papá Noel que nos hemos creado no responde como esperábamos. Nos esforzamos por ganarnos el favor de Dios y de repente la bendición que esperábamos por ser cristianos buenos, no viene. Y sin embargo vemos al impío, a aquel que no tiene temor de Dios, y observamos que prospera y las cosas le van aparentemente mejor que a nosotros. El Dios Papá Noel, nos falló, vulneró nuestros derechos y nos sentimos heridos, abandonados y sin ánimo de seguir esforzándonos.

Mt 5:45 Pues él da la luz de su sol tanto a los malos como a los buenos y envía la lluvia sobre los justos y los injustos por igual.

Lea el Salmo 73  casi resbalaron mis pasos viendo la prosperidad de los impíos…”

Hemos creado un Dios a nuestra imagen y a nuestra semejanza

ABUELITO

En nuestra Imaginación, hemos creado al Dios Abuelito: C.S. Lewis en su libro “el problema del dolor” escribió: “En realidad lo que nosotros queremos no es tanto un Padre en los cielos sino un abuelito en los cielos, una benevolencia senil… cuyo plan para el universo consistiera simplemente en que al fin cada día pudiera decirse: Todos lo pasaron muy bien.”

Los padres disciplinan, pero los abuelos miman. Los padres son quien educan a sus hijos, pero los abuelos le dan lo que quieren.

De esta manera dice la consejera Michele Novotni  si usted espera encontrarse con un Dios que lo malcríe, se desilusionará cuando lo discipline. Si desea una abuelo, quizá se enoje cuando Dios insista en ser su Padre.

Lea Hebreos 12:5-11 cuando habla de que Dios, al que ama, disciplina y de esta manera nos trata como a hijos.

Hemos creado un Dios a nuestra imagen y a nuestra semejanza

 EL POLICÍA

En nuestra Imaginación, hemos creado al Dios Policía: Todos y cada uno de nosotros hemos crecido con un sentido de justicia en nuestro interior. Vemos la corrupción en la política, en la administración de la justicia, y nos exasperamos cuando vemos que el mal prevalece, que los delincuentes no reciben su merecido.

¿Cuánta gente nos ha dicho alguna vez? Si Dios existe ¿por qué no hace justicia? ¿Por qué no castiga a los malos? Pero al contrario de eso, cuando nosotros nos esforzamos por vivir justamente, no recibimos recompensas.

Deseamos que Dios sea un Policía que vea, que castigue en el acto y cuando no lo hace, nos desilusionamos, nos decepcionamos con el Dios que hemos creado en nuestra mente limitada.

En la Biblia podemos encontrar personas que fueron castigadas por sus pecados mientras aún vivían, pero generalmente el mensaje bíblico nos dice que cada persona, recibirá según haya sembrado cuando muera (Gálatas 6:8).

¿Dónde estaríamos si a cada uno de nosotros Dios nos hubiera dado según merecíamos? Damos gracias a Dios que nos trató con paciencia y con amor esperando nuestro arrepentimiento.

Hemos creado un Dios a nuestra imagen y a nuestra semejanza

 EL GENIO DE LA LAMPARA

En nuestra Imaginación, hemos creado al Dios Genio:  Un Dios que responde a todos nuestros deseos si sabemos frotar la lámpara de manera adecuada. Si hacemos cierto número de oraciones o si oramos usando ciertas palabras especiales que parece que desatan la bendición de Dios.

En realidad Jesús nos advirtió diciendo: Mateo 6:7 »Cuando ores, no parlotees de manera interminable como hacen los seguidores de otras religiones. Piensan que sus oraciones recibirán respuesta sólo por repetir las mismas palabras una y otra vez.

Si oramos de una manera determinada, de pie, de rodillas o gritando, o a cierta hora, Dios nos oirá y nos dará lo que le estamos pidiendo.

El problema con este Dios Genio que nuestra mente ha creado es que en la mayoría de las ocasiones nos vamos a dar cuenta que al frotar la lámpara de la manera que estamos acostumbrados, no va a salir, no va a contestar y no va a actuar. Y esto acabará en decepción, desilusión y frustración.

No hay fórmulas para orar, no hay métodos, no hay palabras claves, no hay ninguna posición que a Dios le agrade más. Dios mira la humildad (Sgo 4:6); la fe (Hch 14:9); la sencillez (Mt 18:3), pero de nuestro corazón, no de nuestras palabras o nuestra apariencia (1 S. 16:7; Is 56:7; Sal 51:17).

Creamos este tipo de Dios porque nos hace sentir que tenemos derecho a que Dios nos bendiga o nos responda según sea nuestra necesidad o petición porque hemos hecho esto o lo otro. Pero ignoramos las palabras del apóstol Pablo:

Romanos 11:33 ¡Qué grande es la riqueza, la sabiduría y el conocimiento de Dios! ¡Es realmente imposible para nosotros entender sus decisiones y sus caminos! (34) Pues, ¿quién puede conocer los pensamientos del SEÑOR? ¿Quién sabe lo suficiente para aconsejarlo? (35) ¿Y quién le ha entregado tanto para que él tenga que devolvérselo? (36) Pues todas las cosas provienen de él y existen por su poder y son para su gloria. ¡A él sea toda la gloria por siempre! Amén.

O como dice el libro de Job: Job 41:11 ¿Quién me ha dado algo para que tenga que pagárselo? Todo lo que hay debajo del cielo es mío.

Hemos creado un Dios a nuestra imagen y a nuestra semejanza

 EL VERDADERO DIOS

Entonces ¿quién es Dios? ¿Cómo podemos conocerlo? ¿Cómo se manifiesta a nosotros?

Esa fue la pregunta de Moisés cuando preguntó ¿Cuál es Tu Nombre? Si me preguntan quién me ha enviado, ¿Qué les diré? Y Dios le respondió: YO SOY EL QUE SOY (Éx 3:14-15).

Dios se manifiesta a nosotros como Proveedor, Protector, Consolador, Redentor, Sanador, Pastor, Padre, el Verbo, como un Dios Amoroso, Justo, Santo, Temible, Grande, Infinito, Inmutable, Creador, Restaurador, Salvador, todo esto y mucho más.

No podemos medir a Dios, no podemos meterlo en un molde, no podemos hacer una imagen ni ninguna semejanza de Él porque Él no se ajusta a nada de lo que pensemos porque siempre va mucho más allá de nuestro pensamiento y raciocinio.

Dios desea ser conocido (Jer 9:24); desea ser hallado (Jer 29:13); Juan 1:18  A Dios nadie lo ha visto nunca; el Hijo unigénito, que es Dios y que vive en unión íntima con el Padre, nos lo ha dado a conocer.

1Co 2:10  Dios se revela a nosotros por medio de su Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aún lo profundo de Dios.

CONCLUSIÓN

Es por esa razón que Dios pidió una sola forma de adorarle: Juan 4:23 Pero se acerca el tiempo —de hecho, ya ha llegado —cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad. El Padre busca personas que lo adoren de esa manera. (24) Pues Dios es Espíritu, por eso todos los que lo adoran deben hacerlo en espíritu y en verdad.

En Espíritu, sin ningún tipo de imagen en nuestra mente, sin ninguna forma conocida que limite a Dios a una determinada manera de actuar. Dios actúa como quiere, cuando quiere y con quiere.

Cuando Moisés pidió conocer a Dios, esto fue lo que Dios le contestó: Éxodo 33:19  Y le respondió: Yo haré pasar todo mi bien delante de tu rostro, y proclamaré el nombre de Jehová delante de ti; y tendré misericordia del que tendré misericordia, y seré clemente para con el que seré clemente.

La mejor manera de conocer a Dios es conocerle y amarle tal y como Él quiera manifestarse a nosotros: En ocasiones será un Padre amoroso y en otra ocasión nos disciplinará. Un día callará y nos enseñará a tener paciencia y otro día nos mostrará su bondad. A veces nos dará lo que pedimos y en ocasiones nos hará esperar. Dios es Dios, el QUE ES, EL QUE EXISTE, EL QUE ESTÁ CON NOSOTROS.

¿Quieres conocer a Dios? Como Jesús dijo: ¡Los que me han visto a mí han visto al Padre! Juan 14:9 .

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s