IGLESIA MANANTIAL DE VIDA CUENCA

Benditas serán en ti todas las familias de la tierra (Génesis 12:3)

EL PODER DE LA SANGRE

Deja un comentario

Resultado de imagen de LA SANGRE DE JESÚS

INTRODUCCIÓN

Definición de sangre: Líquido, de color rojo en los vertebrados, que, impulsado por el corazón, circula por los vasos sanguíneos del cuerpo de las personas y los animales, transportando oxígeno, alimentos y productos de desecho.

“la sangre está formada por el plasma, que lleva el agua y sustancias en disolución, y por las células sanguíneas; la sangre hace de intermediaria entre los elementos anatómicos y el medio exterior”

 

Hay cuatro grupos sanguíneos básicos, y unos 32 grupos más raros. Un ser humano adulto suele tener entre 5 o 6 litros de sangre en su cuerpo.

La sangre desde el comienzo de la humanidad, ha tenido un carácter importante y espiritual en la vida del hombre ya sea como medio de acercarse a Dios o  como medio de alejarse de Él a través de ritos  o prácticas prohibidas por la Biblia como asesinatos o ritos ocultos.

  1. LA SANGRE EN EL ANTIGUO TESTAMENTO

Como todas las religiones antiguas, la religión de Israel reconocía a la sangre un carácter sagrado, pues la sangre es la vida.

 

Levítico 17:11 y 14 porque la vida del cuerpo está en la sangre. Les he dado la sangre sobre el altar con el fin de purificarlos, para hacerlos justos ante el SEÑOR. Es la sangre, dada a cambio de una vida, la que hace posible la purificación”.

Deut 12:23 Pero nunca consumas la sangre, porque la sangre es vida, y no deberás consumir la vida con la carne”.

 

Y todo lo que afecta a la sangre está en estrecha relación con Dios, único Señor de la vida. De ahí tres consecuencias: La prohibición del homicidio; la prohibición de la sangre como alimento y el uso de la sangre en el culto.

 

En el A.T., se hizo uso de la sangre desde el pecado del primer hombre cuando este pecó (Génesis 3:21) y también vemos sangre en el primer sacrificio u ofrenda a Dios hecha por Abel (Gn 4:4)

 

  • La sangre fue utilizada como alianza entre Dios y su pueblo (Ex 24:3-8; Zac 9:11 y Heb 9:16-21)
  • También era utilizada en los sacrificios para consagración o para expiación de los pecados (Lv 1:5 y 11 y 9:12; 17:11; Ex 29:20; Lv 8:23 y 30)

 

Éxodo 12:1-13 Mientras los israelitas todavía estaban en la tierra de Egipto, el SEÑOR dio las siguientes instrucciones a Moisés y a Aarón: (2) «A partir de ahora, este mes será el primer mes del año para ustedes. (3) Anuncien a toda la comunidad de Israel que el décimo día de este mes cada familia deberá seleccionar un cordero o un cabrito para hacer un sacrificio, un animal por cada casa. (4) Si una familia es demasiado pequeña para comer el animal entero, lo compartirá con una familia vecina. Dividan el animal según el tamaño de cada familia y la cantidad que cada uno pueda comer. (5) El animal seleccionado deberá ser un macho de oveja o de cabra, de un año y que no tenga ningún defecto. (6) »Cuiden bien al animal seleccionado hasta la tarde del día catorce de este primer mes. Entonces toda la asamblea de la comunidad de Israel matará su cordero o cabrito al anochecer. (7) Después tomarán parte de la sangre y la untarán en ambos lados y en la parte superior del marco de la puerta de la casa

donde comen el animal. (8) Esa misma noche, asarán la carne al fuego y la comerán acompañada de hojas verdes y amargas, y pan sin levadura. (9) No comerán nada de la carne ni cruda ni hervida en agua. Asarán al fuego el animal entero con la cabeza, las patas y las entrañas. (10) No dejen ninguna sobra para el día siguiente. Quemen todo lo que no hayan comido antes de la mañana. (11) »Estas son las instrucciones para cuando coman esa comida: estén totalmente vestidos, lleven puestas las sandalias y tengan su bastón en la mano. Coman de prisa, porque es la Pascua del SEÑOR. (12) Esa noche pasaré por la tierra de Egipto y heriré de muerte a todo primer hijo varón y a la primera cría macho de los animales en la tierra de Egipto. Ejecutaré juicio contra todos los dioses de Egipto, ¡porque yo soy el SEÑOR! (13) Pero la sangre sobre los marcos de las puertas servirá de señal para indicar las casas donde ustedes estén. Cuando yo vea la sangre, pasaré de largo. Esa plaga de muerte no los tocará a ustedes cuando yo hiera la tierra de Egipto

 

La sangre de aquel cordero o macho cabrío puesta sobre los dinteles de las puertas marcaría la diferencia entre la muerte o la vida, la bendición o la maldición en el pueblo de Israel. Los Hogares experimentarían la destrucción o la Salvación.

 

  • Había una maldición o una amenaza: La muerte de los primogénitos.
  • Había una manera de escapar de aquella amenaza o maldición: La sangre del cordero sobre los dinteles de las puertas.
  • Había dos consecuencias distintas: La vida o la muerte.
  • Pero era una decisión personal y libre da cada uno protegerse con la sangre o no.

 

  1. LA SANGRE DE CRISTO

 

El NT pone fin a los sacrificios sangrientos del culto judío y suspende o anula los sacrificios legales de animales que tenían que ver con el derramamiento de sangre para perdón de pecados. Y esto sucede porque reconoce el significado y el valor de la sangre inocente¸ la sangre preciosa derramada para redención de todas las personas como vemos en: 1Pe 1:18 Pues ustedes saben que Dios pagó un rescate para salvarlos de la vida vacía que heredaron de sus antepasados. Y el rescate que él pagó no consistió simplemente en oro o plata sino que fue la preciosa sangre de Cristo, el Cordero de Dios, que no tiene pecado ni mancha.

 

El mensaje de Juan el Bautista era el bautismo para los que se arrepentían y confesaban sus pecados. Mateo 3:6.  Estaba preparando el camino para el único sacrificio válido (Mat 3:3)

 

  1. EL PODER DE LA SANGRE DE CRISTO

Tomando como referencia el pasaje de Éxodo 12 sobre la sangre en los dinteles entendemos lo que la sangre de Jesús puede otorgarnos.

 

  1. SALVACIÓN
  • La amenaza: La Biblia dice en Ro 3:23 que “todos hemos pecado” (y estamos expuestos a las consecuencias de ese pecado) que es “la muerte” (Romanos 6:23)

Romanos 5:12 Cuando Adán pecó, el pecado entró en el mundo. El pecado de Adán introdujo la muerte, de modo que la muerte se extendió a todos, porque todos pecaron.

Todos sabemos lo que es una infracción: “acción con la que se infringe una ley, norma o pacto; Amonestación que se hace a un ciudadano por no haber cumplido alguna ley.”

El pecado es cualquier acción  o infracción contraria a la Ley de Dios y como cualquier infracción conlleva una pena, un castigo o una multa. La pena, multa o castigo por pecar es la muerte (Ro. 6:23) y todos hemos pecado así que todos estamos expuestos como lo estaba el pueblo de Israel en Egipto, a la muerte.

Los Hogares que no tenían la sangre del Cordero en sus puertas estaban expuestos a la maldición, a la muerte, a la destrucción, al dolor. Y precisamente es esto lo que vemos en la actualidad.

Hogares destruidos, divididos, desolados, azotados por la muerte emocional, social y espiritual.

 

  • La solución: Así como la única esperanza para el pueblo de Israel era untar los dinteles de sus puertas con la sangre del cordero. Para nosotros sólo hay una esperanza de escapar de las consecuencias de nuestro pecado: La Sangre de Jesús, el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo (Juan 1:29)
  • Dos alternativas: Podemos rechazar la Sangre de Jesús y voluntariamente exponernos al castigo por nuestros pecados o aceptar el Sacrificio de Jesús y de manera simbólica pero con validez real, estar cubiertos con esa Sangre que hará que toda maldición, condenación o muerte pase de largo en nuestras vidas y de nuestros Hogares.

El pecado es una infracción de las leyes de Dios y como en el A.T., así también hoy cada pecado, demanda que sea pagado con sangre.

Éxodo 12:5 nos dice que la sangre que se usaría para cubrir los dinteles sería de un cordero “sin defecto”, perfecto. Así mismo hoy día sólo hay un Cordero que fue perfecto y ese fue Jesucristo, por eso su sangre es la única válida como pago por nuestros pecados.

 

Así, según lo visto hasta ahora, la Sangre de Jesús tiene poder para:

  • Librarnos del castigo por nuestros pecados que es la condenación a estar separados de Dios en el infierno por los siglos de los siglos (Ef 2:1-2; Ro 5:18)

 

  1. PROTECCIÓN CONTRA SATANÁS

Así como vimos en Éxodo 12 que el espíritu de muerte pasaría de largo al ver la sangre sobre los dinteles, de la misma manera, Satanás o sus demonios vendrán a tu vida con mentiras, con acusaciones o con amenazas, y ¡¡SÓLO, SÓLO!! La sangre de Jesús podrá hacer que pase de largo.

 

Satanás vendrá a nosotros con muchas mentiras como:

Culpabilidad, acusaciones, condenación, falta de paz, pero:

  • Sólo si has aceptado la Sangre de Cristo podrás presentar esa sangre y decir: ¡¡Apártate de mí Satanás!! porque Cristo cargó con mi enfermedad, soportó mis dolores, fue traspasado por mi rebelión, molido por mi iniquidad, Él llevó mi castigo y pagó por mi paz (Isaías 53:4-5)

 

  • Sólo si has aceptado la Sangre de Cristo, podrás presentar esa sangre y decir: ¡¡Apártate de mi Satanás!! porque la Biblia dice “Que yo estaba muerto a causa de mis pecados… pero Dios me dio vida con Cristo al perdonar todos mis pecados. El anuló el acta con los cargos que había en mi contra y la eliminó clavándola en la cruz. Cristo te desarmó a ti y todos tus gobernantes y autoridades espirituales. Cristo os avergonzó públicamente venciendo sobre vosotros en la cruz. (Colosenses 2:13-15)

 

  • Sólo si has aceptado la Sangre de Cristo, podrás presentar esa sangre y decir: ¡¡Apártate de mi Satanás!! Porque Dios dice que soy libre de condenación (Ro 8:1); Dios dice que es tan rico en misericordia y me amó tanto que a pesar de estar muerto por mis pecados, me dio vida cuando levantó a Cristo de los muertos, y me sentó en lugares celestiales… (Efesios 2:4-6); Dios dice que nunca más se acordará de mis pecados (Hebreos 8:12)

 

Sólo si tu Hogar, tu Familia, aceptó la Sangre de Jesús como único pago, Satanás se mantendrá lejos.

 

  1. SANIDAD POR SU SANGRE

El pecado trajo la muerte del ser humano, pero no sólo muerte espiritual, sino también muerte física y emocional. El pecado abrió la puerta a todas las enfermedades físicas y emocionales o psíquicas del ser humano.

No estoy diciendo que las enfermedades que estemos sufriendo sean como consecuencia de nuestros propios pecados, pero también podría suceder (Juan 5:14)

Muchos Hogares de nuestra Sociedad están enfermos, convalecientes, algunos ya moribundos por causa del Pecado, infectados con toda clase de vicios o hábitos destructivos.

  • Sólo si has aceptado la Sangre de Cristo podrás presentar esa sangre y decir: Ciertamente él cargó con nuestras enfermedades y soportó nuestros dolores…” Isaías 53:4; y gracias a sus heridas fuimos sanados…” Isaías 53:5; Él es quien sana todas mis enfermedades (Salmo 103:3); Podrás decir Dios me rescatará de toda trampa y me protegerá de enfermedades mortales. No tengo que temer a la enfermedad que acecha en la oscuridad, ni a la catástrofe que estalla al mediodía. Aunque caigan mil a mi lado, aunque mueran diez mil a mi alrededor, esos males no me tocarán (Sal 91:3, 6-7)

 

Los Hogares comenzarán a ser sanados, restaurados, transformados cuando aceptan la Sangre de Jesús como pago por los pecados.

 

  1. VICTORIA POR SU SANGRE

Aún así, muchos de nuestros Hogares están pasando por tribulaciones, amenazas, pruebas. Pero aún si Dios permitiera que nuestra vida o nuestro Hogar pase por alguna enfermedad:

  • Sólo si has aceptado la Sangre de Cristo podrás presentar esa sangre y decir: Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento (Salmo 23:4).
  • Sólo si has aceptado la Sangre de Cristo podrás presentar esa sangre y decir: Si Dios es por mí, ¿quién contra mí? Si Dios no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por mí, ¿cómo no me dará también con Él todas las cosas? ¿Quién me acusará a mí que soy un escogido de Dios? Dios es el que me justifica. ¿Quién me condenará? Cristo es el que murió; más aún, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por mí. ¿Quién me separará del amor de Cristo? ¿La tribulación, la angustia, la persecución, el hambre, la desnudez, el peligro o la espada? Antes, en todas estas cosas soy más que vencedor por medio del Aquel que me amó. (Romanos 8:31-37)

 

  1. ADVERTENCIA SOBRE LA SANGRE DE CRISTO

Son muchos los beneficios que obtenemos al aceptar el sacrificio de Cristo por nuestros pecados, tantos, que podríamos estar un año entero domingo tras domingo predicando sobre ello.

Pero también la Biblia nos advierte sobre las consecuencias de tener en poco esa sangre. Hay dos tipos de advertencias: 1. Para los que no aceptan el Sacrificio de Cristo y 2. Para los que han aceptado el Sacrificio de Cristo.

 

  1. Los que no aceptan el Sacrificio de Cristo

Para los que no aceptan el Sacrificio de Cristo, no hay otra alternativa. Juan 14:6 dice que sólo Cristo es el Camino a Dios; Hechos 4:12 dice que en ningún otro hay salvación. Dios no ha dado ningún otro nombre bajo el cielo, mediante el cual podamos ser salvos;

Tu Hogar está expuesto cada segundo a la muerte, a la destrucción, es un lugar donde Satanás querrá visitar.

Si no crees en Cristo y crees que hay alguna otra manera de ir al cielo sin aceptar el sacrificio de Cristo, NO ME GUSTARÍA ESTAR EN TU LUGAR. No hay esperanza para ti ni para tu Hogar fuera de Cristo. No hay salvación. No hay vida, no hay perdón. Si no has creído y aceptado el sacrificio de Cristo, nada ni nadie podrá salvarte cuando estés delante de un Dios Justo. No importa lo bueno que hayas sido o lo mucho que creas en Dios. Sólo la Sangre de Cristo puede librarte del Infierno.

 

  1. Los que han aceptado el Sacrificio de Cristo.

Pero si has aceptado el sacrificio de Jesús y has creído en el poder de su sangre, tengo una advertencia para ti de un Dios que te ama y quiere lo mejor para ti:

Hebreos 10:26-31 “Queridos amigos, si seguimos pecando a propósito después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda ningún sacrificio que cubra esos pecados. (27) Sólo queda la terrible expectativa del juicio de Dios y el fuego violento que consumirá a sus enemigos. (28) Pues todo el que rehusaba obedecer la ley de Moisés era ejecutado sin compasión por el testimonio de dos o tres testigos. (29) Piensen, pues, cuánto mayor será el castigo para quienes han pisoteado al Hijo de Dios y han considerado la sangre del pacto —la cual nos hizo santos —como si fuera algo vulgar e inmundo, y han insultado y despreciado al Espíritu Santo que nos trae la misericordia de Dios. (30) Pues conocemos al que dijo: «Yo tomaré venganza. Yo les pagaré lo que se merecen». También dijo: «El SEÑOR juzgará a su propio pueblo» 31 ¡Es algo aterrador caer en manos del Dios vivo!”

 

1ª Corintios 11:26-29 “Pues, cada vez que coman este pan y beban de esta copa, anuncian la muerte del Señor hasta que él vuelva. (27) Por lo tanto, cualquiera que coma este pan o beba de esta copa del Señor en forma indigna es culpable de pecar contra el cuerpo y la sangre del Señor. (28) Por esta razón, cada uno debería examinarse a sí mismo antes de comer el pan y beber de la copa. (29) Pues, si alguno come el pan y bebe de la copa sin honrar el cuerpo de Cristo, come y bebe el juicio de Dios sobre sí mismo.”

 

CONCLUSIÓN

  • La Sangre de Cristo tiene poder para recibir perdón de tus pecados hoy (Col 1:14)
  • La Sangre de Cristo tiene poder para hacerte estar en paz con Dios ( 1:20)
  • La Sangre de Cristo tiene poder para limpiar tu conciencia de todo lo malo (He 9:14)
  • La Sangre de Cristo tiene poder para hacerte entrar a la misma presencia de Dios (He 10:19)
  • La Sangre de Cristo tiene poder para hacerte alguien apartado para Él (He 13:12)
  • La Sangre de Cristo tiene poder para rescatarte de la condenación del infierno (1ª P 1:19)
  • La Sangre de Cristo tiene poder para limpiarte del pecado (1ª Jn 1:7)
  • La Sangre de Jesús tiene poder para deshacer toda obra del diablo en tu vida o en tu Hogar ( 12:1-13;  1ª Jn 3:8; He 2:14; Col 2:15)
  • La Sangre de Cristo tiene poder para sanarte de toda enfermedad y para Sanar u Restaurar tu Hogar. (Is 53:4 y 1ª P 2:24) Ap 21.5 He aquí, yo hago nuevas todas las cosas.

La pregunta es ¿Has creído y aceptado ya la sangre de Cristo como único medio para salvarte? ¿Está tu Hogar, tu Familia cubierto con esa Sangre? ¿Te gustaría hacerlo en este momento?

Si ya lo has hecho ¿Estás cuidando de no menospreciar el sacrificio de Cristo? ¿Necesitas pedirle perdón hoy a Jesús y al Espíritu Santo?

 

Isa 1:18 »Vengan ahora. Vamos a resolver este asunto —dice el SEÑOR—. Aunque sus pecados sean como la escarlata, yo los haré tan blancos como la nieve. Aunque sean rojos como el carmesí, yo los haré tan blancos como la lana.

 

Cuando yo vea la sangre, pasaré de largo. Esa plaga de muerte no los tocará a ustedes… (Ex 12:12)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s