IGLESIA MANANTIAL DE VIDA CUENCA

Benditas serán en ti todas las familias de la tierra (Génesis 12:3)


Deja un comentario

ME CANSÉ 

Por. Chuy Olivares

¡Me cansé!.

Sé que seré criticado. Conozco muchos pasajes de la Biblia que prometen dar fuerzas al que no tiene ninguna. Sé que la Biblia dice que Él puede aumentar mis fuerzas como las del búfalo. También sé que Jesús puede aliviar mi cansancio. También sé que algunos me criticarán y dirán ¡que negativo! Sin embargo, no puedo disimular: me encuentro exhausto!!!!.
Aclaro, no estoy cansado de Dios ni mucho menos, tampoco del ministerio ¡Es un privilegio servir a Dios!!!!. Cada día pongo todo el corazón en lo que hago; amo a Dios por sobre todo, amo a mi familia y a mis amigos, mi congregación. He recibido tanto de Dios!!!!!!!!. . Mi agotamiento y frustración tienen otras razones.

¿Cansado de qué?

Me aflige hasta el cansancio escuchar “Los mensajes” de aquellos que se
enriquecen con el evangelio. Ya no aguanto más que se tomen textos fuera del contexto, para apoyar su avaricia, y vender sus revelaciones al mejor postor.
Destruye mi ser interior, porque sé que les están tomando el pelo. Me cansé de oír programas de radio donde los pastores no predican el  evangelio… solo saben pedir dinero, dinero y más dinero. No saben otro tema!!!!!!!!; Cansado estoy de la llamada T.V. “Cristiana”, que vende los milagros por 70 dls. al mes, “Pacte”, ”Pacte”, ”Pacte” con Dios, dicen, eso me hace inevitablemente volver al oscurantismo de la edad media, “por cada chelín que deposite en el arca, usted recibirá las bendiciones de Dios” dicen los modernos Tetzéles . Estoy cansado de escuchar “Siembre una semilla en mi ministerio” ¡ uf ,uf y recontra uf!!!!!!.

Estoy cansado de “Cubrirle las espaldas” a todos esos delincuentes metidos en la iglesia, ya no puedo más!!!!!!!. Hastiado estoy de conciertos “para la gloria de Dios”, y ¿qué de las brujerías metidas en la iglesia?: “Invoco la prosperidad en tu vida”, “Decreto una vida de éxito para ti”, “Desato las riquezas para ti”. Me cansé de estar explicando la diferencia entre la verdadera fe bíblica y las creencias populares supersticiosas que enseñan los “apóstoles y profetas” modernos.

No aguanto más cultos para atar demonios o para quebrar las maldiciones que están sobre México y sobre el mundo, que no tienen efectividad alguna, pues no tienen base bíblica. Seguramente “atan” a satanás con una cadena tan larga que llega hasta la luna, porque anda tan suelto como siempre, y los hermanos atando y atando. Estoy exhausto!!!!!…… Ya se les acabaron los nudos!!!!!!…..Cada reunión lo atan… ¿Y se suelta entre semana? ¿Para volverlo atar el siguiente domingo?

Me cansa la aburrida repetición de las teologías sin base bíblica.

Estoy cansado de oír “No juzguéis, para que no seáis juzgados”, estoy cansado de que los predicadores les pongan bozal a las ovejas y que les digan “No toquéis al Ungido de Jehová”, en lugar de decir como Pablo, “Todo lo que oísteis y visteis y aprendisteis de mí, esto haced, y Dios estará con vosotros”.

Me cansan los súper ungidos que te hacen viajar a donde viven para imponerte las manos y “Transmitirte la visión”. Que doloroso es observarlos sin la verdadera unción del Espíritu Santo, buscan crear ambientes espirituales con gritos y manifestaciones emocionales. No hay nada más desolador que un culto carismático con excelente sonido y luces multicolores, humo que pretende ser la “Nube de gloria de Dios”, pero sin vitalidad espiritual, el ruido los gritos y el desorden, las luces y el humo, no son espiritualidad. Me cansé, incluso, de los chistes trillados sobre Pedro y muchos otros.
Cuantos “Comediantes cuenta chistes”!!!!!!….. Estoy tan abrumado. Y del último grito de la moda evangélica… Viajar en un “Titanic” por el Caribe acompañado de los cantantes cristianos más famosos y que han ganado Grammys, y con los mejores motivadores que te rascaran el oído con sus chistes y grandes revelaciones sobre el éxito y la prosperidad.
Me cansé de ver “Evangelistas” que tiran el saco a las multitudes para recibir “La unción de Dios”. Me dejan abrumado, al verlos “caer bajo el poder el Dios” para ser filmados en video y después decir.. Avivamiento!!!!!! ¿Avivamiento o Agitamiento? o ¿Aviva Miento?

Me cansan las preguntas que me hacen sobre la vida cristiana. Recibo todos los días correos electrónicos de personas que me preguntan si pueden ir a fiestas del mundo, hacerse tatuajes, danzar, caer en “El espíritu”, “reírse santamente” recibir tratamiento con acupuntura, practicar karate y hasta yoga. La lista es enorme y parece inacabable. Me cansa ese “cristianismo” mediocre tercermundista, carnal y ciego.

Me cansan los libros de escritores norteamericanos evangélicos traducidos al español: ya no aguanto más libros de veintiún pasos para un liderazgo exitoso, ¿Súper cristianos en 40 días?, todos estos best-sellers solo han venido a mostrar la verdadera condición de la iglesia que es miseria espiritual, ignorancia de Dios y Su palabra: anorexia espiritual!.

No logro entender como una iglesia necesita copiar los ejemplos de centro y Sudamérica. Me cansé de tener que opinar si estoy de acuerdo o no con el nuevo modelo de iglecrecimiento copiado de la mercadotecnia secular y que está siendo adoptado por todo el mundo entero.

Me desespera tener que explicar que no todos los pastores son fraudulentos y mentirosos, aduladores y de doble moral. No existe nada más extenuante, desgastante y agotador tener que demostrar, a familiares y amigos cristianos y no cristianos , que aquel último escándalo de la farándula cristiana es una excepción.
No todos somos iguales, ya me cansé de repetirlo!.

Me cansé de los hambrientos de poder, de reconocimiento y de poder político, el liderazgo está enfermo de “apostolitis´aguda”.

Me cansé de los que presumen ser “Doctores” en teología con su título que consiguieron por 1500 dls. en internet.

No soporto escuchar que otro más se autoproclamó “profeta” y “apóstol”. Sé que estoy cansado, sin embargo, seguiré adelante, ya no puedo volver atrás.

Pero he decidido no participar más en el “Cristianismo” que fabrica becerros de oro y vacas sagradas. No me pelearé por los primeros lugares en los eventos más renombrados que organizan las mega-iglesias. Jamás ofreceré mi nombre para componer la lista de oradores de cualquier conferencia donde se cobre la entrada.

Renuncio a querer adornar mi nombre con títulos de cualquier especie. No deseo ganar aplausos de auditorios famosos.

Buscaré la convivencia de cristianos y de pastores que no tengan

espíritu de plataforma!.

Posiblemente dirás: “Que frustrado y negativo te ves y te oyes”´ Sí, lo estoy, pero no de Jesús y su hermosa Palabra que alumbró mi caminar, sino de las mentiras, fraudes y corrupción de los que se autodenominan “ungidos de Jehová”.


Deja un comentario

¡¡CALLAD, OÍD Y ORAD!! (Sergio Gil)

¡Callad, Oíd, y Orad!
“Mas el Señor está en su santo templo; calle delante de él toda la tierra” (Habacuc 2:20).
Hoy nos encontramos ante la verdad de las Escrituras que más nos hace temer y temblar, puesto que leemos: “No hay justo ni aún uno…” (Romanos 3:10-12). Ante la Santidad y Majestad de Dios, solamente podemos ver aún más nuestro pecado. Dios es muy limpio de ojos para ver el mal, Hab 1:3.
Habacuc estaba afligido por los pecados no solamente del mundo, sino del pueblo de Dios. El sufría por los pecados de Judá: “¿Por qué me haces ver iniquidad?.. (Hab 1:2-4)
No obstante, Dios no se iba a quedar con los brazos cruzados: “Porque he aquí, yo levanto a los caldeos…” (Hab 1:5). A menudo, Dios ha levantado oposición contra su pueblo, permitiendo que seamos perseguidos para que despertemos. Esto no hace a Dios autor del mal ni del pecado, sino que como alguien dijo: Incluso el diablo es ministro de la ira de Dios.
Habacuc protestó, cómo es posible que Dios levantara a una nación más impía que sirviese de azote para el pueblo de Dios, pero Dios tenía un propósito: En su ira se acordaría de su misericordia, Hab 3:2
Hay una promesa en la que debemos confiar: “La tierra será llena del conocimiento de la Gloria del Señor como las aguas cubren la mar” (Hab 2:14).
I. Callemos ante el Señor, porque leemos: Calle delante de El toda la tierra. Esto debe ser algo práctico. Que callen los predicadores incluso. Guardemos unos minutos de silencio.
II. Oigamos la Palabra de Dios, y no la del predicador, porque leemos, He oído tu palabra y temí (Hab 3:2): Leamos la Ley de Dios, porque por medio de la ley viene el conocimiento del pecado. Exodo 20: 1-17
III. Oremos, porque leemos: Oh Señor aviva tu obra (Hab 3:2).
Habacuc también sabía que la salvación es por medio de la fe en Cristo, el Mesías prometido, porque leemos: “Mas el justo por su fe vivirá” (Hab 2:4).
Conclusión:
Quisiera acabar con unas palabras de consuelo, pues este no es un mensaje de juicio, sino de esperanza en medio de la aflicción, porque “todo ayuda a bien, a aquellos que aman a Dios” (Romanos 8:28).
Habacuc concluye su oración con este cántico de esperanza:
»Aunque la higuera no florezca
ni en las vides haya frutos,
aunque falte el producto del olivo
y los labrados no den mantenimiento,
aunque las ovejas sean quitadas de la majada
y no haya vacas en los corrales,
con todo, yo me alegraré en el Señor,
me gozaré en el Dios de mi salvación.
El Señor Dios es mi fortaleza,
el cual hace mis pies como de ciervas,
Y en mis alturas me hace andar” (Habacuc 3: 17-19).
El verdadero cristiano no es aquel que busca a Dios para que sus circunstancias cambien (ya sean económicas, familiares o de salud, etc), sino aquel que se acerca a Dios odiando sus pecados, y amando al Señor, hallando el perdón de sus pecados y su salvación en Cristo. Pues aquel que tiene a Cristo lo tiene todo, mas aquel que no tiene a Cristo no tiene nada.
En definitiva, el cristiano es aquel que encuentra su felicidad sólo en Dios, pues como el apóstol Pablo, ha aprendido a contentarse cualquiera que sea su situación (Filipenses 4:11).
Hermanos amados,
Aunque el avivamiento no llegara, siempre nos alegraremos en el Señor, y nos gozaremos en el Dios de nuestra salvación. ¡A Cristo sea la Gloria!

 

 

 


Deja un comentario

NO TE ES LÍCITO (Rafa Boix)

No te es lícito

Fue la voz de un profeta, pero no de cualquier profeta. Fue el último profeta del Antiguo Testamento. Fue la voz de uno que clama en el desierto, de uno que clama contra los religiosos, de uno que clama contra las autoridades corruptas como eran los soldados. De uno que pide frutos como muestra de un arrepentimiento. Fue la voz dirigida a un rey adúltero. Una voz acallada por una sentencia. Tuvieron que cortarle la cabeza para que callara.  “No te es lícito tenerla.” Era la voz de Juan contra el rey Herodes. 

Este estaba pasando por Jerusalén mientras unos le aplaudían, otros simplemente lo miraban, otros de lejos lo saludaban. Los religiosos le sonreían, el profeta lo denunciaba. Esta es la diferencia. El profeta no ve como ve la gente, el profeta ve como ve Dios. 

Oh, que Dios levante profetas en este tiempo, pero no profetas de cualquier clase, hombres y mujeres comprometidos con Dios, con su Palabra. Profetas como Juan el Bautista que puedan clamar en alta voz: ¡¡No te es lícito!! Sí, este es el clamor que este mundo necesita, en medio de una sociedad donde todo vale. Aún dentro de la misma iglesia, que se pueda oír la voz de los profetas declarando de parte de Dios: ¡¡No te es lícito!! Calvin George, ministro de Dios en Rio Grande, Puerto Rico exclamaba lo siguiente: “Que Dios nos ayude a predicar apropiadamente con fervor contra el pecado, para que más cristianos sepan cómo conducirse sin mancha en medio de este mundo, y para que más y más almas perdidas se arrepientan y sean añadidas al reino de nuestro Señor Jesucristo.” 

El problema en nuestras iglesias dice Calvin George, “no es que hay demasiados que intentan ir a extremos en su deseo de ser santo. Nuestras iglesias están inundadas con impiedad. Las bancas y los púlpitos están llenos de los que intentan ver cuán cerca pueden estar del mundo y esperar que todavía sean visto como cristianos.”    Y es por esa razón que necesitamos voces como la de Juan el Bautista, voces no amigas de este mundo y de sus parámetros de popularidad. Esta no es la voz de la religiosidad, pues esta clama de manera diferente. Dice la Biblia en Mateo 12:1-2  “En aquel tiempo iba Jesús por los sembrados en un día de reposo;  y sus discípulos tuvieron hambre,  y comenzaron a arrancar espigas y a comer.  Viéndolo los fariseos,  le dijeron: He aquí tus discípulos hacen lo que no es lícito hacer en el día de reposo.” Esta es la voz de los religiosos, denunciando cosas sin sentido y dando lugar a pecados. No es lícito, diría un religioso, tocar ciertos instrumentos en la alabanza, pero no importa si el que la dirige está fornicando. No es lícito levantar las manos o hablar en lenguas demasiado alto, pero que importa si el que participa de la mesa del Señor comete adulterio. Y continuando con el pasaje anterior, dice el Evangelio de Mateo: “Pasando de allí,  vino a la sinagoga de ellos.  Y he aquí había allí uno que tenía seca una mano;  y preguntaron a Jesús,  para poder acusarle: ¿Es lícito sanar en el día de reposo?  El les dijo: ¿Qué hombre habrá de vosotros,  que tenga una oveja,  y si ésta cayere en un hoyo en día de reposo,  no le eche mano,  y la levante?  Pues  ¿cuánto más vale un hombre que una oveja?  Por consiguiente,  es lícito hacer el bien en los días de reposo. (Mateo 12:10-12) La religión siempre levantará su voz cuando es incomodada o amenazada. Como en los días de Jesús, tenemos un montón de religiosos dispuestos a quejarse cuando algo sale de sus parámetros. Pero no se quejan por la falta de santidad, no amigo mío. Esto es labor del profeta, de hombres y mujeres íntegros a los cuales no se les puede comprar. La religión cuestionará el poder de Dios, preguntará cada vez que Dios haga algo. Pondrá en tela de juicio a los que se levanten a favor de Dios y de su Palabra, pero no denunciará al que peca si es un buen dador. A la religión no le importan los pecados ocultos, le interesa los resultados extravagantes. La religión saluda al rey, el profeta lo denuncia. Como en los días de Acab, los religiosos agradarán al oído, los profetas verdaderos honrarán a Dios (1ª R. 22:13-14) 


Deja un comentario

OH DIOS!!


Estás convencido de que eres guía para los ciegos y luz para los que andan perdidos en la oscuridad. Piensas que puedes instruir al ignorante y enseñar a los niños los caminos de Dios. Pues estás seguro de que la ley de Dios te da pleno conocimiento y toda la verdad. Ahora bien, si tú enseñas a otros, ¿por qué no te enseñas a ti mismo? Predicas a otros que no se debe robar, ¿pero tú robas? Dices que está mal cometer adulterio, ¿pero tú cometes adulterio? Condenas la idolatría, ¿pero tú usas objetos robados de los templos paganos?  Te sientes muy orgulloso de conocer la ley pero deshonras a Dios al quebrantarla. No es extraño que las Escrituras digan: «Los gentiles blasfeman el nombre de Dios por causa de ustedes» .

Romanos 2:19‭-‬24 NTV

¡¡Oh que Dios tenga misericordia!! Si, misericordia de aquellos qué conociendo la Palabra de Dios y aún predicandola semana tras semana blasfeman el nombre del Señor robando en los altares sin importar los pecados de las personas qué engañadas por estos fraudulentos vienen a vaciar sus bolsillos creyendo que así serán más bendecidos. 

«Los gentiles blasfeman el nombre de Dios por causa de ustedes» .

Habéis hecho tropezar a muchos pequeños y las piedras de molino ya están preparadas para vuestros cuellos a menos que haya un verdadero arrepentimiento en vuestros corazones

No necesitamos más predicadores,  apóstoles o profetas que motivados por el dinero, el deseo de los ojos o la vanidad de este mundo, prediquen un evangelio adulterado.

¡Oh Dios! lo que necesitamos son hombres y mujeres que se han acercado a ti y han escuchado tu corazón. Hombres y mujeres que con corazones ardientes predican tu palabra motivados por la compasión hacia las almas perdidas. Necesitamos hombres y mujeres que han llorado y gemido en sus cámaras secretas antes de predicar en un púlpito. ¡¡Oh Dios!! necesitamos a esos predicadores ungidos por el Espíritu Santo y con tu santo fuego para que hablen las maravillas de Dios y hagan volver a tu pueblo de sus pecados.

Haz de mi oh Dios uno de ellos.


Deja un comentario

MATRIMONIO APROBADO POR DIOS (Rafa Boix)

INTRODUCCIÓN

Hoy quiero hablarles del matrimonio, el matrimonio según Dios. ¿Por qué?

–          Porque, como veremos, es una institución creada por Dios.

–          Porque como todo lo creado por  Dios, está siendo amenazado brutalmente.

–          Porque algunos parecen no haber entendido este concepto.

–          Porque entender lo que es un matrimonio según Dios fortalecerá los matrimonios que decidan vivir según Dios y ayudará a las siguientes generaciones a no cometer los errores que nosotros cometimos y a vivir de acuerdo a lo establecido por Dios.

Se han hecho muchas definiciones de lo que es el matrimonio. Y en la medida que el tiempo avanza, estas definiciones van variando conforme a las nuevas corrientes, costumbres o culturas.

Todo va cambiando, modificándose, alterándose, se va distorsionando hasta el punto de hacernos ver el matrimonio de una manera completamente distinta al Plan que Dios diseñó.

Sólo hay una manera de ver el matrimonio y es a la Manera de Dios, según Dios lo diseñó.

El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán (Mt 24:35).

Lo que veremos hoy en cuanto al Matrimonio y según la Palabra de Dios es:

–          La descripción y significado del Matrimonio

–          Es una Institución creada por Dios.

–          Fue instituido antes del pecado.

–          Instituyó el matrimonio monógamo y heterosexual.

–          El matrimonio es una institución de legal, ceremonial y de unidad.

DESCRIPCION Y SIGNIFICADO DE MATRIMONIO

Definición del diccionario:

–          La primera definición que la RAE hace del matrimonio es: Unión de hombre y mujer, concertada mediante ritos o formalidades legales, para establecer y mantener una comunidad de vida e intereses.

–          El matrimonio es una institución a través de la cual un hombre y una mujer se unen en un tipo de dependencia social y legal, con el propósito de fundar y mantener una familia.

Otras definiciones:

 “El matrimonio y la familia se han despedazado. Esto es trágico porque son dos formas estupendas de orden social, pilares de gran fortaleza para el ajetreo de la vida moderna. Podríamos prescindir del gobierno, por ejemplo, pero eliminemos la familia y nada nos quedará.                                                  Dr. Will Durant

Rex Jackson, autor del libro Matrimonio y Hogar de la Universidad ICI, ofrece varias descripciones:

–           El matrimonio es el producto de un plan divino. Lo seres humanos no lo idearon, o lo inventaron. Dios lo creó. Dios decidió instituirlo en el jardín del Edén.

–          El matrimonio, cuyos efectos perduran para bien, es aquel que se construye de acuerdo con las normas y direcciones que se presentan en la Palabra de Dios.

–          El matrimonio es la única institución u organización en el mundo que comenzó antes de que el pecado entrara en él.

–          El matrimonio es la unión de un hombre y una mujer que moral y legalmente se comprometen para toda la vida y priva a ambos de tener relaciones con otros.

 –          Una unión del amor y la vida, un esfuerzo creativo, una labor de amor.

–          Un sacramento, un símbolo publico de la mayor unidad personal en el amor entre un hombre y una mujer.

–          Una vocación, un llamado de Dios para amar a alguien en especial.

–          No es un simple contrato sino una alianza. Un contrato se refiere a cosas, y se hace por un cierto periodo de tiempo. Una alianza se refiere a las personas y es para siempre.

–          Un compromiso hecho por dos personas y sellado por una promesa que se hizo en presencia de los padres, los amigos, los familiares, la sociedad y Dios, de vivir juntos “para bien o para mal, en la riqueza y en la pobreza, en la enfermedad y en la salud, hasta que la muerte nos separe.”

La frase “hasta que la muerte los separe” ya no tiene el mismo significado para la gente, pues, desde hace varios años, es más común toparse con personas que han pasado por un proceso de divorcio. Esto nos hace plantearnos la urgente necesidad de establecer un patrón bíblico para la garantía y el éxito del Matrimonio.

Juan 8:47  El que es de Dios, las palabras de Dios oye; Así que…

¿Qué dice la BIBLIA sobre el Matrimonio?

Jorge C. Córdoba, Cubano de nacimiento, tiene dos maestrías en sociología y trabajo social y doctorados en teología y sicología social, dice lo siguiente: Podemos considerar que el matrimonio es una forma estupenda de orden social, y un pilar de gran fortaleza para el ajetreo de la vida moderna, pero la principal razón por la que creemos en el matrimonio, es porque Dios mismo constituyó esta unidad entre el hombre y la mujer.

Génesis 2:18, 21-22 Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él. Entonces Jehová Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán, y mientras éste dormía, tomó una de sus costillas, y cerró la carne en su lugar. Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre.

Génesis 2:22-24 Entonces el SEÑOR Dios hizo de la costilla a una mujer, y la presentó al hombre. «¡Al fin! —exclamó el hombre—. ¡Esta es hueso de mis huesos y carne de mi carne! Ella será llamada “mujer” porque fue tomada del hombre». Esto explica por qué el hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su esposa, y los dos se convierten en uno solo.

 ES UNA INSTITUCIÓN CREADA POR DIOS

“El hombre dejara a su padre y a su madre, se unirá  a su esposa y los dos serán una sola carne. (Gn 2:24)

En cada ocasión que Dios creaba algo terminaba con la frase: “Y vio Dios que era bueno o incluso, bueno en gran manera”. Pero al ver al hombre sólo, expresó: “No es bueno que el hombre esté sólo, le haré ayuda idónea para él.” (Gn 2:18).

Dios fue el diseñador y no el hombre. Dios fue el Fundador, el Arquitecto.

La Palabra de Dios dice muy claramente que todo lo que es nacido de Dios vence al mundo… (1ª Juan 5:4) y esta es la razón por la que creemos que Dios estableció la unidad matrimonial con el propósito de que prosperara muy a pesar de las tormentas que lo amenazan.

Y si Dios fue el diseñador ¿Quiénes somos nosotros para modificar el diseño de Dios? El ser humano ha tomado ese diseño de Dios y lo ha alterado, modificado hasta el punto de pervertirlo e incluso destruirlo provocando que la familia sea un caos y la sociedad un desastre.

FUE INSTITUIDO ANTES DEL PECADO

Fue la primera institución creada aún antes del pecado y por lo tanto consideramos el matrimonio como algo Santo, aprobado por Dios y como dice el autor de los Hebreos Honroso (Hebreos 13:4).

No tenemos derecho a profanar el matrimonio, a ensuciarlo con nuestras costumbres o conductas pecaminosas o mundanas que Dios no aprueba.

DIOS INSTITUYÓ EL MATRIMONIO MONÓGAMO Y HETEROSEXUAL

Heterosexual: “Que siente atracción sexual por personas de sexo distinto al suyo.”

Monogamia: Régimen familiar que prohíbe tener más de una esposa al mismo tiempo”.

“El hombre dejara a su padre y a su madre, se unirá  a su esposa y los dos serán una sola carne. (Gn 2:24)

Comentario Biblia Ryrie 1991: Este pasaje nos dice que Dios instituyó el matrimonio y que éste es monógamo, heterosexual, y la completa unión de las dos personas.

El término «heterosexualidad» fue utilizado por el médico norteamericano James G. Kiernan en mayo de 1892 en un artículo publicado en la revista Chicago Medical Recorder sobre la «perversión sexual» en el que la heterosexualidad era definida como un «apetito normal» hacia las personas del sexo opuesto, de la misma forma que la «homosexualidad» sería el «apetito anormal» hacia las personas del propio sexo.

John MacArthur “Una carne” habla de una total unidad de partes que constituyen un todo, p. e., un racimo, muchas uvas (Núm_13:23) o un Dios en tres personas (Deu_6:4); así esta unión conyugal quedaba completa e íntegra con dos personas. La frase “una carne” se ve primordialmente en el hijo que nace de esta unión, el resultado perfecto de la unión de dos personas. La monogamia permanente era y sigue siendo el designio y la ley de Dios para el matrimonio.

Cristo mismo dijo: ¿No habéis leído que el que los hizo al principio, varón y hembra los hizo, y dijo: Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne? (Mt 19:4-5).

Génesis 1:27 y 5:2 dice que Varón y Hembra los creó y después en ambos casos dice: y los bendijo.

Dios creó el matrimonio entre hombre y mujer y Dios bendice el matrimonio entre hombre y mujer. Por lo contrario, Dios rechaza la unión homosexual, la unión entre dos mujeres, la unión bisexual y el matrimonio polígamo.

Gn 19:5 la primera mención a la homosexualidad, práctica extendida en Sodoma y Gomorra y descrita por Dios de la siguiente manera: Por cuanto el clamor contra Sodoma y Gomorra se aumenta más y más, y el pecado de ellos se ha agravado en extremo, (Gn 18:20). (Clamor contra la Ciudad; pecado; agravio en extremo)

Lv 18:22 lo considera como una abominación.

Deut 23:17 prohíbe la práctica sodomita.

Jc 19:22 describe la conducta homosexual como perversa.

1 R 15:12 describe a Asa como un rey que hizo lo recto ante Dios al abolir la homosexualidad.

Romanos 1:24-32 describe la homosexualidad y el lesbianismo como inmundicia, concupiscencia del corazón, deshonra del cuerpo, pasiones vergonzosas en contra de la naturaleza, lascivia, extravío, injusticia, fornicación, perversidad, cosas por las cuales viene el juicio de Dios.

1 Co 6:9-10 dice que ni los fornicarios, adúlteros, afeminados (prostitución de hombres), ni los homosexuales heredarán el reino de Dios.

1 Ti 1:10 habla de los homosexuales dentro del mismo contexto que los transgresores de la Ley, desobedientes, impíos, pecadores, irreverentes, profanos, parricidas, matricidas, homicidas, fornicarios, secuestradores, mentirosos, perjuros y todos cuanto se opongan a la sana doctrina.

En algunas culturas permiten que un hombre tenga más de una esposa. O que una mujer tenga más de un esposo. Todos los hijos de la misma familia se casen con la misma mujer. O tienen la costumbre de intercambiar esposas/esposos. O viven juntos sin casarse.

Mar 7:13  Así, por la tradición que se transmiten entre ustedes, anulan la palabra de Dios.

Como usted se dará cuenta, las costumbres no son una guía para la verdadera clase de matrimonio. Para esto tenemos que acudir a la Biblia si queremos tener un matrimonio según Dios. Por lo contrario, lo que tendríamos es un matrimonio según el mundo, según el pecado, según la costumbre o tradición, pero no según Dios.

Pero Dios instituyó el Matrimonio. Cristo dijo que un hombre y una mujer llegarían a ser uno. Sean cuales fueren sus costumbres, esta es la enseñanza de la Biblia.

“Un Varón y una Mujer Dios creó y que el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne?” (Mt 19:4-5).

Esto según la Biblia es Bueno, Santo, Honroso, es aprobado por Dios y digno de ser bendecido.

DIOS INSTITUYÓ EL MATRIMONIO LEGAL

Hay diferentes opiniones en cuanto a este punto: Algunos consideran que un matrimonio es formado cuando están legalmente casados. Otros consideran un matrimonio cuando se realiza alguna clase de ceremonia formal, aún si no se ha realizado ante la ley, y otros consideran el matrimonio como la convivencia y la unión sexual del hombre y la mujer, aún sin ningún tipo de ceremonia o legalidad.

Pero ¿Qué dice la Biblia?

Romanos 13:1-7 nos ordenan sometimiento a toda persona en autoridad superior, indicando que son de parte de Dios y establecidas por Él.

Oponerse a la autoridad según la Palabra de Dios es resistir a lo establecido por Dios y acarrear condenación para nosotros mismos.

Someterse a las autoridades gubernamentales que requieren una licencia, es un mandato bíblico. Pero no sólo bíblico sino histórico.

Se hallaron tablillas en Mesopotamia datadas del año 4.000 a.C., donde hacía referencia a la unión institucionalizada entre el hombre y la mujer y donde se dejaba por escrito el pacto entre el hombre y la mujer reflejando los derechos y deberes de la esposa, el dinero que obtendría la mujer en el caso de ser rechazada y el castigo en caso de infidelidad.

Por otro lado, los versos de Gn 2:22-24 son entendidos por la mayoría de intérpretes como la primera ceremonia matrimonial hecha por Dios. Jesús mismo asistió a la Boda de Caná registrada en Juan 2 lo cual indica su aprobación.

Además de esto, Jesús en Mt 19:7 y haciendo referencia a Deut 24:1-4 habla de una “carta de divorcio” o como lo traducen otras versiones: Certificado de divorcio.

La carta o certificado de divorcio indicaban varias cosas:

–          Que el matrimonio debía ser legal y sacramental, sino de otra manera no tendría sentido un divorcio legal o certificado.

–          La carta de divorcio era para la protección de la mujer, para que el hombre no pudiera repudiarla por cualquier motivo o sin motivo y así la mujer tuviera protección legal.

–          Y también Jesús indica que al principio no fue así, indicando que el divorcio no era algo aprobado por Dios, sino como medida para prevenir males peores.

 

 

Entender como matrimonio a la pareja que convive y mantiene relaciones sexuales sin una ceremonia legal y bajo la bendición de Dios carece de base bíblica.

Pues ya hemos advertido el mandato de someternos a las autoridades legales. Celebrar una ceremonia religiosa sería como presentar a Dios algo que ya previamente se hace bajo la legalidad, bajo un orden establecido por Dios para que Dios lo bendiga. Es hacer un voto de compromiso no sólo delante de los hombres, sino delante de Dios. Por lo tanto la relación sexual entre el esposo y la esposa según Gn 2:24 es el máximo cumplimiento del principio “una sola carne”. Es el sello final de un pacto matrimonial legalmente establecido y bendecido por Dios.

Dios es un Dios de orden, y el orden establecido en la Palabra de Dios es que el hombre y la mujer se unan en matrimonio legalmente bajo las leyes estatales y bajo la bendición de Dios culminando así su unión con la relación sexual.

Por lo tanto, esperar la bendición de Dios para la pareja cuando no ha habido una ceremonia legal respaldada por las leyes civiles no tiene sentido, como tampoco lo tiene el tener relaciones sexuales sin que se haya establecido el matrimonio a la Manera de Dios.

Es una unión tan importante y tan fuerte que Dios decide protegerlo dentro de un marco de compromiso de por vida como dice Cristo en Mt 19:5-6 Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne? Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre.

Así que el matrimonio es: Un compromiso de por vida del hombre y la mujer, avalado y registrado por las autoridades y bendecido finalmente por Dios. Tal es la unión que Pablo en 1 Co 7:2 nos advierte en contra del sexo antes del matrimonio y lo considera como inmoral. Y 1 Co 6:16 nos advierte de la unión con otras personas fuera del matrimonio diciendo ¿Y no se dan cuenta de que, si un hombre se une a una prostituta, se hace un solo cuerpo con ella? Pues las Escrituras dicen: «Los dos se convierten en uno solo.

La Biblia de las Américas: Esta declaración sumaria indica que Dios propuso que el matrimonio fuera decisivo (dejará), permanente (se unirá), físico (una sola carne) y honorable (no se avergonzaban).

CONCLUSIÓN

–          Dios sólo aprueba la relación matrimonial entre un hombre y una mujer. Si piensas lo contrario, necesitas arrepentirte, pedirle perdón a Dios y cambiar de actitud.

–          Si estás pensando comenzar una relación con una persona o estás en medio de una relación y aún no te has casado, mantente puro/a.

–          Si estás viviendo con un hombre o mujer y aun manteniendo relaciones sexuales sin haber celebrado un matrimonio legal, aprobado por Dios, necesitas arrepentirte, pedirle perdón a Dios y cambiar esa situación: Dejar de convivir y tener relaciones con esa persona hasta formalizar el matrimonio. Si no tienes intenciones o la personas con la que estás no tiene intenciones de casarse, mi mejor consejo es que abandones esa relación. Pues como dijo Jesús: Marcos 9:43 Si tu mano te fuere ocasión de caer, córtala; mejor te es entrar en la vida manco, que teniendo dos manos ir al infierno, al fuego que no puede ser apagado.

–          Si estás casado bajo las leyes civiles a la Manera de Dios, me gustaría orar por ti, por tu matrimonio y pedirle a Dios que lo bendiga.

–          Si estás manteniendo una relación de noviazgo y te gustaría que Dios os bendijera y os ayude a manteneros puros, también me gustaría orar por vosotros.


Deja un comentario

ARDIENDO PARA DIOS (Recomendación)

image

Recomiendo la lectura de este libro. Es un clásico, pero es fundamental para aquellos que están hambrientos por Dios y por un mover del Espíritu Santo.
Aquí una porción:
“Necesitamos hombres al rojo vivo, que fulguren con intenso calor; hombres a los cuales no puedas acercarte sin sentir que tu corazón se calienta; hombres que se abren paso ardiendo por Dios…“
“Se necesita mucho más que una iglesia atareada, amistosa o evangélica para impactar en una comunidad por Cristo. Debe ser una iglesia ardiendo al rojo vivo dirigida por líderes que también arden al rojo vivo por Dios“.
Wesley L. Duewel